archivo

Archivos Mensuales: enero 2009

El Parásito Verbo yace escondido.

El presente de la historia

es un regalo circular

envuelto en las heces del ahora,

un lazo arcoiris y ya es tuyo,

para siempre tuyo.

El parásito involuciona,

se retroalimenta

porque te quiere

y porque le gusta que le pegues

y porque le gusta que le mientas.

El Parásito Verbo es distorsión.

Catecismo en lucha

que es la guerra de los mismos

contra los mismos mucho peores.

Ahora muta con la rima

y es precioso, es un puente, es tuyo,

para siempre tuyo.

El parasito involuciona.

Se retroalimenta

porque te quiere

y porque le gusta que le pegues

y porque le gusta que le mientas.

Una pizca de remiendo.

Dos cuartas partes de soflama.

El sentido de trascender el tiempo.

El propósito de una fuerza arcana.

¿Cómo sacas a una oca de una botella,

sin matar a la oca ni romper la botella?

No hay oca, no hay botella.

Sólo palabras.

Sólo el Parásito Verbo.

Solo y todo tuyo.

MADM

Para Juanma y Javi

No, no elegimos mal: pulsadores jodidos, quizá; los goznes de la puerta número cinco rechinaban como un accidente de avión, así que nos apelotonaron en la número dos. Claro que hubo unos cuantos que se pasaron de graciosos: modo marioneta activado, que le den por el culo a tu Dios, vamos a meternos mano delante de un espejo. En lo físico y lo profesional, dijo una voz de decencia. Mal asunto enredar con espejos mientras se parasita a otra bioforma por puro placer: que se lo pregunten a Alicia. Cuarta cuerda al aire y nos recogemos el pelo: tan simple como lo más sexy: el silencio de un gesto inocente y estamos rodeados de hombres y ahora nos van a comparar con Thanos: Judith es Melissa es Judith y somos todos. Minuto y tres segundos para el final de la canción: tiempo más que de sobra para clavar media docena de veces una lanza henchida de odio en el costado de esos fanáticos: tiempo más que de sobra para media docena de te quieros.

Tres formas distintas de entender el sexo en este convulso principio de siglo nuestro, todas ellas (por suerte) con la vista puesta en el futuro:

* Esta misma semana se ha presentado “Ponme la mano aquí”, el nuevo libro de la dibujante, escritora y directora porno, Sandra Uve.

* Acaba de aparecer también el tercer número de Devora Rand, un nuevo concepto de revista porno en el que se dan la mano lo explícito, lo artístico y demás desviaciones.

* Y, al fin, enero del 2009 será recordado (y si no, al tiempo) como el momento en que el sexo virtual, tal como nos lo han venido prometiendo los gurús más cerdos de la Ciencia-Ficción durante los últimos cincuenta años, dio un salto cuántico hacia delante. El advenimiento de RealTouch.

Velasco Broca: con diferencia, mi director de cine español favorito, quien últimamente se está convirtiendo en toda una influencia para lo que hago. Los dos vemos la ciencia-ficción del mismo modo bastardo y surrealista, y si bien hasta ahora Velasco sólo ha producido cortos (el de arriba quizá sea mi favorito: Saturno al Final del Verano), en breve se espera el estreno de su primer largometraje, Noches Transarmónicas (una anécdota al respecto: mientras Velasco escribía el guión, estuvo leyendo  Dionisia Pop!, así que esperad lo peor…).

Todos deberíais quererle tanto como le quiero yo.

Spread some love.