SEARCH AND DESTROY

170707. Hay un pequeño contingente antidisturbios sitiando el supermercado. Dentro, en el suelo, en el espacio de tránsito del pasillo seis al siete, hay una nota tuya: No Estás. Hay una banda de Latin Kings amenazando a una cajera con un árbol de navidad —un cuchillo carcelario de fabricación casera, se entiende, no un estúpido abeto con sus estúpidas bolas y su estúpida nieve en aerosol; eso resultaría demasiado ridículo.

190707. Hay un termómetro diciendo que el verano no existe, que ya es siempre primavera. Hay fieras albinas ocupando el aparcamiento para minusválidos frente a tu portal. Hay otra pista emborronada en una fachada: ¿Crees que esto es una puta gincana? ¡Ven a buscarme! Hay mendigos rascándose estupefactos. No entienden el mensaje. Se aleja demasiado de sus códigos de transmisión habituales.

200707. Hay en alguna parte un decreto ley por el cual hoy es fiesta. No me preguntes a santo de qué. Hay voces que aseguran que has cambiado de ciudad.

230707. Hay una niña muy mona —se parece tanto a ti que duele— preguntando si es a ella a quien todos andan buscando. Hay restos de sangre en el billete de autobús robado a punta de tubería de plomo. Hay una serie de protocolos que no se pueden ignorar: si esa que buscan se parece tanto a mí, ¿por qué no yo?.. Ella va a pie y tú en autobús. Aun así, te lleva un día o dos de ventaja. ¿Qué estás haciendo mal?..

240707. Hay una distancia tácita más que evidente.

250707. Hay nubes negras en el horizonte. Hay un tipo rumano —encaja en el perfil rumano, posee el acento correcto— repartiendo unos papeles que luego debemos devolver, en los que se informa a los presentes de que Cedric tiene leucemia y que apelan al buen corazón del mundo y a rascarse los bolsillos para ayudar a la cría más lenta de la manada. Hay un pacto de silencio general e incluso el traqueteo del tren pasa y se apaga. Hay una nueva ruta trazada con línea discontinua en tu dirección.

290707. Hay un informe del médico con un dibujo aproximado en el que se señalan costillas rotas, tabique nasal desviado, desgarro de los tendones del tobillo izquierdo y contusiones múltiples en el torso. En el espejo, hay un perro apaleado. En el espejo, hay alguien que se te va a comer viva en cuanto te encuentre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: