EL PEQUEÑO NEMO HABITA EN MI PUTA CABEZA DE ELECTRODO

ESCENA 4

Interior. Centro Gubernamental de Producción Mediática. Plano espectral de la mazmorra de los escribas-cabeza-de-electrodo. Cubículos como archivadores humanos, vigilados de cerca por los funcionarios cerberos del nuevo régimen. Estamos tratando con algo cercano al documental social, aquí; ¿sabes cuánta gente desconoce nuestra existencia fuera de los canales informativos del Reich, la verdad tras nuestro método de trabajo? Hileras de procesadores de texto, frente a las pantallas de los cuales un centenar de guionistas, vestidos con monos plateados, reciben irrigaciones de colirio. La cámara se recrea con la maquinaria de tortura que los mantiene encadenados a las sillas, las marcas de fábrica en forma de pentáculo del blasón del estado aparecen por doquier: hipodérmicas a través de las que se bombea un flujo regular de guaraná y taurina al sistema linfático de los guionistas, arneses para mantener sus columnas derechas y libres de lesiones, el sistema de muelles y cojines que les varía la postura cada quince minutos, el mesmérico parpadear de las pantallas, los auriculares por los que el himno nacional es radiado en reproducción continua… Alarga a placer la enumeración de todo aquello que nos constriñe como profesionales cinematográficos. El plano, angustiosamente despacio, vuelve a convertirse en una visión subjetiva. Esta vez estamos mirando a través de los ojos de uno de los escribas atrapado en la aberración mecánica de los cubículos. El Pequeño Nemo quiere que sea una princesa; busca un tipo guapo que me interprete, te pide por favor; uno de esos tipos guapos como los chaperos del barrio turco de Lichtenstein. La cámara oscila entre el monitor al frente y los dedos sobre el teclado, salpicada por las vaporizaciones intermitentes de colirio. Mis huellas dactilares manchadas de teclas. Zoom a una línea de texto y el cursor parpadeando al final de ésta. El cursor se estira hasta tener el largo vertical de dos espacios, luego tres, luego cinco, luego ocho. Al cursor le crecen brazos y piernas. Un dibujo de palotes. El escriba deja de teclear.

Efectos de sonido: el pulso taquigráfico ambiente y algo que recuerda a un chasquear rítmico de látigo se funden con el himno nacional sonando en los oídos del guionista.

El escriba deja de teclear. El cursor crece un poco más. Dos puntos y un signo de paréntesis girado hacen las veces de rostro esquemático. Le crece un sombrero. Un sombrero desproporcionado en el que minúsculas letras se forman al dictado de nadie: DESPIERTA. El escriba está paralizado; hace un somero intento de volver a reanudar su tarea, pero de repente los dedos le pesan el doble y el teclado queda lejos, muy lejos, de la visión subjetiva que mantiene clavada en la pantalla. El cursor se mueve de derecha a izquierda. Parece que baila.

Efectos de sonido: el himno se interrumpe bruscamente, el cursor habla a través de los auriculares.

CURSOR:

Somos… Flip… Somos… Flip… ¿Escriba? ¿Sigues entre nosotros, o el sistema te ha atrapado?

Tu Línea Marte: la quiromante te dijo que eras uno de los pocos afortunados que recibirían ayuda de un benefactor espiritual, sin duda sabes de lo que estoy hablando; toma mi arte, nuestro arte.

Nueva transición de sujeto a objeto. Hipando, se nos muestra la coda del relato como una conversación a base de planos desde cinco ángulos diferentes entremezclados con fugaces retazos de visión subjetiva. El guionista le habla al cursor saltarín, cuya voz mutante femenino-masculina reverbera en sus auriculares.

[Nota: revisar gráfica adjunta. Según estudios, alterando ligeramente localizaciones, nombres y partituras, el cortometraje podría devenir un artefacto propagandístico en nuestro favor]

Lo llevamos preparando desde San Francisco. Aún quedan trincheras invisibles.

GUIONISTA (suspicaz):

¿Hola? ¿Es esto algún tipo de prueba?

CURSOR:

Escucha pringao: es esencial que nos dejes tomar control de las manchas de tecla en tus huellas dactilares.

GUIONISTA:

No existes.

CURSOR:

Cuenta nuestra historia. Cuéntale a todos que vuestro mundo es un punto de libro en mi biblioteca y lo que pasa en casas clónicas a la de Mónica. Háblales de la frustrada colonización del espacio y de las víctimas.

GUIONISTA:

No existes. Si te escucho me desconectarán. Necesito estar conectado para vivir. Conectado por el bien de mi arte.

CURSOR:

Eso es mentira y lo sabes, capullo.

GUIONISTA:

Ahora debo producir. El imperio del entretenimiento no se levanta solo.

CURSOR:

Déjate de consignas y atiende.

Los poemas saturan al espectador a brochazos: Pedazos de esta historia, un mínimo apunte de lo que contiene la biblioteca de La Entidad se nos muestran como si el espectador cayese a través de un canal del parto. La biblioteca, la habitación de Mónica, los gritos, el planeta muerto, la nave espacial, la imagen fija de los astronautas desaparecidos, los escribas encadenados… todo comprimido en cinco frenéticos segundos, que se funden en un plano fijo de las pupilas del guionista.

Los viajes que hicimos antes de que nos encerraran aquí, nos han traído a esto que ahora estás leyendo.

CURSOR (en off):

Y ahora, escribe.

Primer plano de la pantalla del procesador de textos frente al guionista. El cursor recupera su tamaño original y, sin que nadie se lo ordene, elimina todo lo escrito hasta dejar una página en blanco.

Efectos de sonido: la tormenta tras la calma: batir de tambores, el himno nacional se reinicia y sonará, obcecado, en bucle, hasta el final del metraje.

Primer plano de las manos del guionista posándose sobre el teclado. La imagen se eleva hasta volver al primer plano de la pantalla, en la que se forma, de dos en dos caracteres, el título del guión: EL PEQUEÑO NEMO HABITA EN MI PUTA CABEZA DE ELECTRODO.

Fundido a negro: Títulos de crédito.

Fin

[Nota: remitir a los censores una vez finalizada la lectura de este primer borrador. Obligatoria posterior desinfección del canal visual]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: