archivo

Archivos diarios: 29 abril, 2009

dylan-painting-medium1

Si es verdad lo que las siete trompetas del telediario anuncian, quiero recorrer la discontinua hasta la fractura última en compañía de Bob Dylan, porque en su último disco, el último de su última época, la oscuridad huele y un acordeón reinventado abre un vórtice en el final de los tiempos que es un sumidero, otra definición de “Antifuente”, por cierto, capaz de arrastrar a un estado preverbal en el que los príncipes vuelven a ser príncipes, los fortines de cartón después de la puesta de sol en una tarde de primavera cualquiera vuelven a ser castillos, alcázares inexpugnables a los gritos de mamá en los que soñar con amantes futuras y aventuras que sólo nos atreveremos a plasmar en papel una vez el ciclo se reinicie, volvamos en piloto automático hacia el colapso y lleguen las facturas que el mal rock n´roll nos debe –y en una onda herziana a cuatro colores, alguien grita: ¿sabéis qué? hace mucho, antes de los tiempos de internet, un chaval llamado Robert Zimmerman dijo “a la mierda con todo, voy a ser el hombre que sueño ser; voy a convertirme en alguien completamente nuevo y a escribir sobre el fin del mundo, porque es lo único de lo que vale la pena hablar”-.