ARCADIA, siglo XXI

Notas subjetivas, a modo de diario flexible, de lo vivido, pensado y alucinado durante el pasado Saló del Cómic de Barcelona.

LMI

LMI

290509. Viernes. Ahí está La Memoria Invisible. En el stand, sobre el mostrador. Hace tres años que escribí ese guión, y un millón de tropiezos, malas intenciones, malentendidos y errores al fin cobran forma en un acierto. Un acierto sobre el mostrador. Como una pseudo contrapartida, ahí está también Tierra Hueca. Una idea de hace apenas seis meses. Quizá una de las mejores cosas que ha escrito hasta la fecha, ya listo, dibujado, impreso y encuadernado y lomo con lomo con La Memoria... Tres años de nervios y una satisfacción brillante se me arrugan en la nuca, y es jodido porque cuando dejo de clavar la vista en un punto fijo, la cabeza me da vueltas. Es bonito que algo en tu vida tenga resonancias míticas. Por ejemplo, lo que le he contado a todo el mundo estos días: llevo yendo al Saló desde los trece años; como público; esos son diecisiete años hasta éste, en el que por fin tengo, no sólo una sino dos obras que mostrar a la concurrencia y una pulsera que me acredita como autor invitado. Los nervios saben a magia en el paladar reseco por la deshidratación de tanto sudar ansioso. Y sólo llevo aquí unas horas. Resonancias míticas: tengo unos amigos que a veces creo no merecer y que parecen tan entusiasmados con este asunto como yo mismo: Sincriterio, Higronauta, Yume, Forfy, Javi, Marco Antonio… Marta, mi mujer, también está aquí y su orgullo por mi es tan vívido que su alegría se me pega al cuerpo como una segunda capa de sudor. Veo en los ojos de Ernesto, el otro papá de La Memoria Invisible, la misma emoción que en los míos. No es complicidad ni alegría ni nada que se pueda expresar con una matemática simple, por lo que no puede ser puesto en palabras. Pablo E. Soto, el dibujante de Tierra Hueca, es un archipiélago de cariño y todo sonrisas que conecta con todo alrededor y lo vuelve aún más alegre. Hablamos, todos, de cosas ajenas y, aunque a veces pasemos de puntillas por las propias, fingimos no ser niños a los que, en cierto modo, les han regalado por unos días las llaves de la fábrica de chucherías. Esta noche nos iremos a cenar juntos por primera vez. Empachados, riendo, fumando, bebiendo y socarrones.

Duelo de escritores: J.Esteban contra F.J. Pérez (dibujo de Ernesto Rodríguez)

Duelo de escritores: J.Esteban contra F.J. Pérez (dibujo de Ernesto Rodríguez)

300509. Sábado. Saltamos el paréntesis de la noche. Seguimos la fiesta hoy. Alterno las sesiones de firmas de LMI con Ernesto, con las de Tierra Hueca con Pablo. La gente se acerca, compra lo que ya ha quedado dicho en el papel y no puede ser rebatido, algunos dicen que les gusta, firmamos dedicatorias, cada X tiempo la megafonía declama mi nombre y el de Ernesto y el de Pablo. La puta Arcadia mítica, señores, en este siglo y para mí es una jornada de cemento y cartón piedra de escritores, dibujantes, editores, críticos, especialistas, amigos y amantes. A los de Gato Negro les ha encantado mi colaboración, junto a Dani Seijas, en su fanzine: una historia titulada “Menea tu culo victoriano, Wendigo” que llama muchísimo la atención entre tanto cuento gótico. Quieren conocerme. El Saló, desde las trincheras de la autoría, luce de un modo muy distinto en comparación con las incursiones de guerrilla urbana de cuando sólo era un fanático más. Hoy se parece más a transitar por los hilos de una telaraña que a ponerse de rodillas para rezarle a fuerzas mayores para que te dejen entrever un atisbo de grandeza de treinta segundos. Pensaba acercarme a la conferencia de Scott McCloud, pero estoy demasiado encendido. Prefiero charlar con Oriol Roca sobre el futuro de Hoppalong Avalon. Llega Joel, mi hijo, el enano ninja que todos coinciden en calificar como mi mejor obra, y ahora sí que todo cuadra. Puede que todo esto esté sonando demasiado entusiasmado, atropellado con lo emocionante de la experiencia, pero es que así es como son las cosas ahora mismo. Firmo mis cómics y hablo con gente que le da un valor a lo que hago. Empiezo a estar cansado, lo cual no hace sino añadir aún más confusión al contexto. Encajo manos y tengo ganas de darle las gracias a la humanidad al completo. Esto es una puta locura. Yo no soy así. Lo curioso es que, ahora mismo, me encanta serlo.

Firmando

Firmando

310509. Domingo. Al fin, algo menos exaltado, saco un ratito para hablar con José María, el editor de La Memoria Invisible y Antifuente, que además nos ha cedido amablemente un espacio en su stand para vender y firmar Tierra Hueca, ya que los editores de La Parada, responsables de ésta, vienen sin sitio propio este año. La voz de José María no le hace justicia a lo que es en persona. Mucho más intenso e intímo que por teléfono. A pesar de los picos y simas de nuestra relación hasta hoy, él es una de las personas a las que estoy más agradecido por este ahora mismo. Ahora mismo, nada más cuenta. Sigo en la tela de araña, más tranquilo y, por eso, con mejor perspectiva. Se me proponen proyectos. Los nervios y toda esa turbación enajenada se convierten en motivación profesional. Almuerzo con Dani Seijas y cuaja algo muy bueno que no pienso explicitar aquí. Ernesto, Pablo y yo seguimos firmando y dándonos abrazos de mutuo ánimo. También compro un montón de tebeos, porque no todo va a ser “trabajo”.

El Descenso

El Descenso

010609. Lunes. Esto se acaba. El Saló, esta mañana, es un cónclave de papás ex-frikis con sus hijos pequeños. Podemos concluír que tanto La Memoria Invisible como Tierra Hueca han funcionado a la perfección. Se han vendido bastante bien y, importante, han gustado aún más. La calma: huele a pequeña victoria; Marta, Joel y yo lo celebramos a nuestra manera; las despedidas son todo el tiempo hasta luegos; es demasiado pronto para recapitular y sacar conclusiones, así que decido disfrutar de la bajada y colgar mañana en el blog esta especie de diario que he ido llevando estos días. En el Metro, de vuelta a casa y el resto de días por delante fuera de “Arcadia, siglo XXI”, me da por acordarme de cuando de niño leía cuentos sobre los mitos griegos, de la imagen mental del Olimpo que éstos formaban en mi cabeza: un paraíso poblado de dioses demasiado humanos compartiendo espacio con héroes humanos a las que se concedía una chispa de deidad. Durante cuatro días, ha sido como estar triscando por un sitio similar. Estoy exagerando, claro, pero así me lo ha parecido en algunos momentos. Y con eso me quedo, de momento.

_IGP5307

4 comentarios
  1. Ernesto dijo:

    hemos vencido

  2. yume dijo:

    joder, mola!
    enhorabuena y un verdadero orgullo haber formado un poco parte.
    Nos vemos!

  3. marco. dijo:

    ofú, qué grande eres, tío. me alegro del encuentro. ahora sólo hace falta regar la planta. 😉

  4. Vaya, pues tras muchísimo años ya, este ha sido el primero en el que no he acudido a la, para mi, casi ineludible cita al Salón del Cómic de Barcelona.
    Esto explica que, ayer mismo, descubriera en una librería de Sant Celoni, la al fin publicada obra “La memoria invisible”.
    Me hizo ilusión por muchas razones, igual que me apenó por otras muchas, aunque afirmo sin dudar que las primeras vencieron a las segundas.
    No llevaba suficiente dinero encima, así que probablemente hoy o mañana estará en mi poder, y será entonces cuando podré comprobar los diferentes enfoques, encuadres y acabados que se le pueden dar a una historia, según la creatividad del dibujante asignado a la obra, y sinceramente, es algo que me motiva mucho poder observar a toro pasado.
    Con este comentario, Francisco, tan solo pretendo darte la enhorabuena, y decirte que te mereces el éxito que ha de llegar y mucho más.
    Felicidades por la publicación de “La memoria invisible”, y la de esas otras obras que he descubierto aquí y que localizaré sin falta, (o cuando salgan, como “Buddy & Spike”), pues seguro que tienen en donde incarles el diente y sacarles buen jugo.
    Gracias por no rendirte ante las adversidades, como a veces han hecho otros, y luchar para llegar a ver tus sueños hechos realidad.
    Si se me permite, un fuerte abrazo, Francisco.
    ;D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: