archivo

Archivos diarios: 16 septiembre, 2009

Con la excusa de analizar a los finalistas del IV premio Xatafi-Cyberdark de la crítica de literatura fantástica, Juanma Santiago (responsable de la canónica revista Artifex, entre otras muchas cosas) se marca en su blog una más que acertada reflexión sobre el estado del género de terror en España. Acertada e interesante, en tanto que en ella plantea que quizá se están sentando las bases para una forma propia de literatura “de miedo” patria; según el señor Santiago:

(…) el nuevo terror español (al menos, el que entra en el listado de finalistas de esta edición del Xatafi-Cyberdark) no es un terror de dimensiones descomunales. No encontraréis en él grandes catástrofes cósmicas, ni profundos surgidos de los abismos marinos. No; los verdaderos protagonistas de este nuevo terror, de este spanish gothic, son gente como vosotros o yo, personas normales que se ven envueltas en líos no excesivamente descomunales en términos cósmicos, pero no por ello menos trascendentales para ellos. Es más, parece haber un nexo común en todas estas historias: la causa o la consecuencia de los males de estos personajes, el hecho terrorífico que sirve de detonante en la mayoría de las historias suele tener apenas unos milímetros de longitud, seis patas y alas.

Y la verdad es que estaría bien que todo lo postulado en ese artículo fuese así, tal cual se cuenta, porque he leído a casi todos los autores que en él se mencionan y, sí, me parecen lo más interesante que hay ahora mismo en el panorama del género patrio, y porque uno es así de cándido y me gusta fantasear con buenos autores haciendo algo distinto, original y propio, por minúsculo que sea, y recibiendo justo reconocimiento por ello, y porque es excitante estar en la primera línea de trincheras mientras algo embrionario, primitivo, una semilla de lo que podría llegar a ser, se fragua. La cosa se mueve (parece), y eso mola.