PENSANDO EN VOZ ALTA (y por puntos)

1) Antifuente, mi última antología, fue publicada por una editorial “normal” y aun así tuvo una distribución penosa y prácticamente ninguna promoción. Dos tristes detalles al respecto: a) aún hoy recibo emails de gente que ha leído las críticas al libro y quieren hacerse con él, preguntándome dónde comprarlo porque no lo encuentran por ninguna parte; y b) yo mismo he tenido que enviar algunos de mis propios “ejemplares de cortesía” (el número de ejemplares que la editorial le “regala” al autor) a fin de que el libro fuese reseñado en alguna publicación especializada.

2) Yo no hago esto (ni prácticamente nada) por dinero. Mido el éxito con otro baremo. Y, a juzgar por las críticas y los correos de lectores, Antifuente ha tenido un éxito moderado. Aun así, ni me ha generado un puto duro, ni me ha abierto las puertas de otras editoriales de cara a futuras publicaciones. A pesar de todo, no ha “sumado currículum”.

3) La inmensa mayoría de los editores con los que he contactado últimamente me dicen que no publican antologías porque no es rentable. Cosa de la crisis y cuac-cuac-cuac… Y, por mucho que yo crea (Modo Modestia:OFF) que precisamente mis libros son anti-crisis (más que nada porque, para entender algo, uno tiene que leerse como tres veces cada cuento y teniendo la enciclopedia a mano, cosa que hace que la inversión en el ejemplar quede más que amortizada…), a dichos editores el chiste no les convence y no se bajan del burro y lo siento, chaval, pero esto es lo que hay.

Teniendo estos puntos en cuenta, ¿tan descabellado sería que me autopublicase la nueva antología, que lleva ya casi dos meses pudriéndose en un cajón, mediante alguno de los servicios de Impresión A Demanda (lulu.com, bubok…) que corren por ahí? ¿Qué pierdo al encargarme de todo, hacer yo mismo la corrección, diseñar la portada, subir el archivo maquetado al servidor de turno y abrir una pequeña tienda online desde la que montarme la promoción a mi gusto? ¿Tanto cambia la cosa cuando, en lugar de tener que buscar mi libro en alguna de las cuatro o cinco tiendas que puedan tenerlo, o encargarlo expresamente a la distribuidora, el lector puede pedirlo en la tienda online, que le impriman un ejemplar sólo para él y recibirlo en casa?

No lo sé. Dudo. Así que cualquier comentario al respecto de lo aquí expuesto que tengáis a bien hacerme, será más que bienvenido.

Buenas tardes.

5 comentarios
  1. Mmm…
    Yo no me veo autoeditándome en papel. Para eso prefiero una edición electrónica, a un precio más asequible (incluso gratuito) y con mayor facilidad de difusión. De hecho quiero mover una antología nueva y estoy barajando esas posibilidades. Pero claro, no quiero hacerlo tampoco en Ediciones Efímeras (con mi propio material). Prefiero buscar una editorial que haga el esfuerzo de maquetarlo, distribuirlo, publicitarlo, etc. aunque sea en electrónico y de forma gratuita.
    Si no importa la pasta, entonces no le veo sentido autoeditar para vender. Prefiero una licencia CC y que se distribuya por ahí. Si no, espera y busca, que tiene que existir una editorial que quiera publicar tu antología y, claro está, en la que tú quieras publicar.
    No sé, estoy divagando…

  2. José Ramón Vázquez dijo:

    Se me ocurre como alternativa enviarlo a algún Concursos de antologías. Tu gemelo malvado creo que ganó uno en su momento y de cuando en cuando aparecen. Al menos haces tiempo mientras la excusa de la crisis se desvanece y si suena la flauta, pues mira.
    Por otro lado dos meses en un cajón puede parecer mucho, pero no creo que sea excesivo. Desconozco a qué editoriales has mandado, creo que contactaste con una agencia y te aceptaron. ¿Qué sucedió? ¿Has aporreado todas las puertas posibles? Como faltan datos…
    Y como última opción, puestos a autoeditar, tiraría más por electrónico que por otro sistema, con posibilidad de papel. Aunque a mí no me convence demasiado, es complicado “convencer” al cliente potencial y renunciar a la librería física es complicado.
    De todas formas no desesperaría tan pronto. Al final el talento sobrevive.

  3. Yo no lo haría. Pero conociéndote sé que si lo haces no se va a parecer EN NADA a lo que yo o cualquier otro haría, así que ni puta idea de qué decir.

    En cualquier caso, a mí me rechazaron cierto libro en veinte sitios con exactamente esos mismos argumentos, hasta que cierto tarado se encabronó en que valía la pena sacarlo, así que yo que tú esas cosas me las pasaría por el tambor de los escrotos.

  4. Buenas tardes:
    Conozco este blog por Fidel Martínez, colaborador de nuestra revista EL CASCO y brevemente futura editorial, que llamaremos ARISTAS MARTÍNEZ -casualidad que mi apellido paterno tenga el de Fidel.-
    En cualquier caso comentarle a usted, y a los que han comentado esta entrada suya, que un servidor presentará a principios del próximo mes la editorial. Están invitados a enviar sus propuestas de publicación.
    Pueden encontrar más información en el blog creado para la editorial http://www.aristasmartinez.blogspot.com/ o, a partir de la próxima semana, en http://www.aristasmartinez.com

    Un saludo

  5. Dibiase dijo:

    Como buen desconocido que soy, le daré mi opinión sin rodeos: autoedítese, haga lo que le salga del nabo y a por ello. Todos sabemos del escaso eco de las antologías, y si son antologías de, ejem, género, pues ya mejor ni mentarlo.
    Tenga en cuenta que usted va a seguir escribiendo, no pierda su tiempo buscando una editorial o un editor dispuesto, que luego siempre estará a tiempo de reeditar lo que sea por um medio más convencional.

    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: