archivo

Archivos diarios: 16 junio, 2010

Recibo un e-mail dándome el toque de que alguien ha dejado un comentario en la última entrada de éste, mi blog. Leo el comentario. En él, alguien que se hace llamar Orfeo Es Punk me llama, desde el cariño, “puto demiurgo”, y me emplaza a una entrada en su blog donde, más que reseñar, reivindica mi (nuestro, de Pablo y mío) Paranormala, el primer número de Tierra Hueca, una serie que, por putadas varias, es probable se quede sólo en eso, un primer número. Escribiendo cosas como la que sigue:

Porque TIERRA HUECA de Fco. Javier Pérez y Pablo E. Soto es uno de los mejores tebeos que pueden encontrarse, si los encuentras, en una librería, entre tanta chapuza de consumo y tebeofórmula de patatín, de patatán. Es lo que hubiera querido firmar Grant Morrison después de dar el braguetazo con The InvisiblesThe Filth. Es un tutiplén, un turbomix, un totum revolutum de lo Alto y lo Bajo que entra como un vaso de horchata pero que te pone las neuronas a currar como si te hubieras tragado el frasco de katovits. Es una dosis de caos inteligente bien calzado y mejor metido al que no le falta detalle: zombis, vaqueros, damiselas en apuros, robots chungos, garrulos de pedanía, el descenso de Ishtar a los infiernos de Ereshkigal, filosofía hermética, pulp, platillos volantes, indios, virus morfolingüísticos, mass media, arquetipos primigenios y mucho más. En 28 páginas de tebeo. Supera eso, Grant Morrison. En una grapa en blanco y negro. Superad eso, culturetas de la graphic novel.

Y me encanta. Y hoy mi ego sube cinco puntos. Y me importa una mierda si esto es poco más que autobombo rastrero. A veces, Internet se convierte en el antidepresivo definitivo.