(CASI) BESADO POR BORGES

Lo admito, conozco personalmente a Javier Iglesias. Pero no conozco personalmente a Javier Iglesias. Nos hemos visto las caras, como mínimo y que yo recuerde, una vez. Hemos tomado café juntos. Tenemos amigos en común y hemos intercambiado más de una docena de emails. Hemos chateado y nos hemos mandado mensajes privados. Sé quién es (casi) de primera mano. Pero nunca me he emborrachado con él. Ni compartido una tertulia, ni visitado la librería en la que trabaja, ni estado en su casa. De su vida privada no sé más que los retales que voy cosiendo juntos a partir de lo que otros me cuentan de él. Nuestros nombres aparecen cerca, como colaboradores, en más de una publicación que corre por ahí, y me encanta su material en ellas.

Esto viene a decir que, a la hora de hablar de El Beso de Borges y otros absurdos cotidianos (Ediciones Equi-Librio), su primer libro, no soy imparcial. Pero sí lo soy. Porque le conozco personalmente, es amigo, pero no le conozco TANTO ni es TAN amigo como para sentirme raro e idiota al afirmar que esta especie de “novela-pero-no” que ha confeccionado, me parece la obra de un escritor impresionante.

Él podrá pensar lo que quiera, porque por lo que sé y lo que deduzco el señor Iglesias debe tener un serio problema de gestión de la autoestima (y tampoco es que lo vaya escondiendo: su blog se llama “Vida Puta y Sin Talento” y tanto en el prólogo como en la misma reseña biográfica incluídos en El Beso de Borges, carga contra sí mismo con una virulencia que va bastante más allá de la pose y la falsa modestia), pero lo que hace, lo hace muy bien, demasiado bien a ratos, manejándose muy, muy suelto en un estilo aterradoramente propio, a pesar de ser desopilantemente bastardo; algo del todo íntimo a pesar de dejar ver clarísimamente un montón de costuras que van desde el realismo sucio al realismo mágico, de lo más pop a la poesía barroca, de Carver a Kafka pasando por el cuento de terror cósmico y ciencia-ficcionero sin cobrar (ni de coña) las 20.000; obligando al lector a devorar uno tras otro, sin (casi) poder ni querer pararse a reflexionar, los quince relatos que conforman la antología; y eso no es algo que un mal escritor sea capaz de hacer, ni siquiera uno regular.

Además, para colmo, te ríes. Quizá se deba a esa falta de autoestima que mencionaba antes, y de ser así más que bienvenida sea, pero El Beso de Borges destila un cinismo con el que yo no me había topado en años. El cinismo del que no tiene nada que perder y, de hecho, se la trae al pairo todo. Total, no es que Javier Iglesias tenga, creo, precisamente la esperanza puesta en que le citen en el EP3 en un futuro siquiera lejano… Cosa que lo relaja todo muy mucho, tanto la experiencia lectora como la falta de condicionantes autoimpuestos a la hora de dejar que aflore la risa cruel por más que los pobres miserables que, de media, son los personajes principales en los relatos del libro, pasen las de Caín; la mayor parte del tiempo justo por ser unos pobres miserables. Sí, esa clase de cinismo y de buen hacer que, la verdad, se echa bastante de menos en demasiado de lo que se está publicando ahora mismo. Esa “actitud”, si se me permite (y también manda cojones que tengamos que ir pidiendo disculpas por mencionar la actitud, pero ese es otro tema…), que añade un valor precioso y fundamental a El Beso…

Y ahí me quedo. Siempre. Contar nada más de este exquisito monstruo que se ha trabajado Javier Iglesias sería una estupidez, caer en la redundancia y resignarse al spoiler. Debería bastar. Esto nuestro es literatura, no estadística e ingeniería de caminos y puentes. (Casi y otra vez) actitud sólo y sentimiento.  Suerte tenemos de que de eso al tipo que nos atañe le sobre suficiente como para imprimir, encuadernar y así permitirnos obsesionarnos con ello un buen par de días, sin cortes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: