archivo

Archivos diarios: 24 noviembre, 2011

 

Cucarachas: en Orígenes del Lodo, son más una descripción que un proceso; una herramienta de reconocimiento de patrones repetitivos y bucles, puesta al servicio de los puntos de apalancamiento de la historia  para formular, a modo de código-trampa, opciones, posibilidades y óptimas vías alternativas que eliminen los límites del sistema narrativo.  Avatares de la metanoia, existen sólo cuando las luces del narrador se apagan; acampan en la basura que la omnisciencia del narrador pugna por dejar fuera del relato y la reciclan en estructuras viables que reincorporar a éste: “La marabunta de cucarachas utiliza un río de papel de plata como tobogán. El río se divide en miles de afluentes y las cucarachas se deslizan y dan volteretas y decantan en los miles de costillares abiertos con separadores Gosset que tapizan la plantación de cadáveres. Dentro, construyen sus nidos usando la carne pútrida de corazones secos y pulmones ulcerados. Interrelacionan los nidos y demarcan colonias, estableciéndolas alrededor de factorías de metáforas.” (ODL, página 33 del manuscrito original)

 

Cucarachas: “Un canto de triunfo se elevó en un aire insensible, una antena sondeó el horrible silencio y se replegó sabiéndose satisfecha: todo bien. Todo en su sitio, como era en un principio.” Conversación nocturna con una cucaracha, Wole Soyinka.

 

Cucarachas: pilotos de la metáfora.