archivo

Archivos Mensuales: mayo 2012

 

Véjà du: la sensación de que NADA de lo que está pasando ahora ha pasado antes… No es tu paramnesia habitual, o bien podría ser la paramnesia habitual pero vuelta del revés, como un calcetín en manos de un enfermo de Tourette…Vivo en un país en el que el presidente es un marica encerrado aún en su armario de prejuicios y retraso mental; en el que el ministro de cultura se arrodilla frente a empresas y conglomerados varios y deja que le violen la tráquea y se le corran en la cara… Vivo en una comunidad (no tan) autónoma en la que un consejero de interior tarado y que ha leído 1984 de atrás a delante y de derecha a izquierda, legisla más que el presidente y ejecuta más que el juez; en la que un cártel sanitario se sienta en las butacas del gobierno para obligarnos a pasar por la vicaría de sus intereses adquiridos, por nuestro propio bien… Vivo en una ciudad hoy, ahora mismo, sitiada y cerrada en banda por comandos de las fuerzas de seguridad integrados por los individuos con el Coeficiente Intelectual más bajo del ganado; en una ciudad en la que el aire es denso y chisporrotea de tensión nerviosa mal reprimida… Cuando no estoy escribiendo, trabajo con gente en el último estadio de sus vidas, a las que se supone debo proporcionar toda la calidad y dignidad que pueda a pesar de que día sí y día también me resten recursos y amenacen con despidos por recortes de presupuesto… Y, como la mayoría, no llego a final de mes; ni siquiera a mitad, las más de las veces… Todo esto es lo de siempre; el calcetín sucio, sudado y apestoso de siempre; está pasando una y otra vez en la portada de los periódicos, en los fumaderos improvisados a la entrada de los bares y en las colas de la panadería, en las colas de los supermercados de saldo y en las colas de las oficinas del paro… Ha pasado antes y seguirá pasando un tiempo y, transcurrido un tiempo más, volverá a pasar de nuevo… Pero atentos: desde la semana pasada estoy teniendo un Véjà du… La sensación de que NADA de lo que está pasando ahora ha pasado antes… Porque, a pesar de las condiciones, que ni siquiera voy a calificar de adversas (sobre todo porque aquí, además de la adversidad, juega también el hecho de que nada ni nadie, siquiera nosotros mismos, se tomó, nos tomamos, nunca la molestia de preparar a mi generación para esta mierda), yo y otros cuantos nos hemos visto enredados en una suerte de inurgencia accidental… El triunfo de construir aunque los alrededores se estén viniendo abajo… Estoy hablando de M.E.T.A., ese truco bajo la sábana al que me refería en el útimo post, pero no estoy hablando sólo de ello… A estas alturas, me he más que acostumbrado a articular ficciones y dejarme absorber por ellas, incluso a publicarlas, sacarlas a que les dé el aire y que alguien por ahí las recoja y las disfrute y, con suerte, las haga suyas; los días buenos, me enorgullece sobremanera el haber llegado al punto en mi “carrera” en el que estoy, sin haber cedido demasiado y aún deleitándome al perderme en mi propio mapa mesmérico de palabras… Pero atentos: NADA de lo que está pasando ahora, con esto, ha pasado antes… Lo que en un principio iba a ser un fanzine, una revistilla autogestionada a base de ideas potencialmente suicidas pero que hacíamos por nosotros mismos y casi exclusivamente para nosotros mismos, ha acabado por sobrepasar con mucho las expectativas de los implicados… En los diez días que han pasado desde que sacamos al artefacto de imprenta, nos han reseñado de forma inesperadamente entusiasta y cariñosa, nos han escrito dándonos apoyo y deseándonos lo mejor, nos han ofrecido colaboraciones y entrevistas e incluso aparecer en un pequeño documental, nos han pagado a ciegas por nuestra creación, nos han pedido más y nos han obligado a dar más de nosotros mismos… En estos diez días hemos atendido pedidos, contactado con promotoras, gestionado responsabilidades y acuerdos, diseñado nuevas estrategias de visibilidad y un largo etcétera… En definitiva, hemos hecho lo que no podemos o no nos dejan hacer en la vida civil, en la social y en la laboral: usar nuestros conocimientos y habilidades, nuestro arte y respectivas inteligencias a pleno rendimiento y obtener resultados concretos… Hemos construido, por nosotros y para nosotros, mientras los alrededores se derrumban, y lo hemos hecho, lo estamos haciendo, bien… Yendo hacia cierta supervivencia al adoptar conscientemente un paradigma hecho a medida… Un paradigma sindicado a M.E.T.A. y a nosotros mismos… ¿Solipsismo, evasión ficticia y virtual del horrendo paradigma imperante, autoengaño, chorrada que vamos inflando sobre la marcha con lo que de infantil pudiese quedar en nuestras engañadísimas mentes? Todo es posible… De momento, yo lo llamo insurgencia… Por accidente, como he dicho, pero insurgencia al fin y al cabo… Construir y delimitar cuando los demás se empeñan en destruir y licuar; no sólo los gerifaltes y el resto de bastardos, sino también los supuestos movimientos “de protesta” que se empeñan en pecar, de pensamiento, palabra y acto, de lo mismo que peca el Mundo Karaoke contra el que creen estar reaccionando, las tendencias impostadas que se definen por oposición a la tendencia impostada que llegó a la infosfera quince minutos antes, y la horda de Fulanos de Tal que se encogen de hombros repitiendo su mugido de esto-es-lo-que-hay y conceden que el medio de comunicación de masas de mayor éxito en este país sea un diario deportivo que parece hecho a medida de niños de cuatro años… Repito: ¿solipsismo, evasión, autoengaño, chorrada? Echáos un vistazo al espejo y revisad vuestra opción… Construir aparte de esto, por sí mismo, ya es una victoria… “Aparte”, no “contra”… Véjà Du por insurgencia… Sea, pues… Bien.