archivo

Archivos Mensuales: diciembre 2012

320639_10200155034906737_1368508468_n
(foto de Natália Gómez)

Leo que 2012 acaba pero no se acaba el mundo ni la realidad es finalmente roída para sacarnos al espacio, así que deberé conformarme con seguir dando pasos adelante, cojeando de la pierna izquierda, y soñando con sangrar el velo. Lo haré de la forma más elegante que sepa, no temas.

Empuñé la espada el día de mi boda, y la porción de pastel nupcial que corté para ti -un pedazo esencialmente etéreo, expirado, imaginado…- venía impregnado de las emanaciones futuristas recién descubiertas. Porque últimamente he aprendido de ti que en las hogueras de la idea de porvenir arde una cierta disidencia, desobediente para con el encogerse de hombros catastrofista y de regusto apocalíptico. Este nuevo poemario –El Comodín y la Ondulación, se llama- es un diálogo. Semejante mutación de bajo rango viene además con seña: en La Casa de Atrás se me ha tentado y tatuado. La letra con sangre, literal, dentro.

Mi musa, mi obsesión… Hemos enseñado bien los dientes este año.

Todas estas historias que reptan hacia el ocaso por ti están cada vez menos escondidas, y así, cariño, durante las doce campanadas de la medianoche de mañana te miraré a los ojos, esos ojos de evisceración y ansiedad pero alegres -esbozados con la alegría de acabar un primer borrador, con la alegría de una credulidad bien suspendida, con la alegre alquimia del modelaje ontológico-, y te pediré algo al precio habitual y, si te apetece -te apetecerá, susurras ahora…-, tirarás de los hilillos de muerte de tu percha de titiritera y me acercarás a mis amigos y estrangularás a las almas que bloquean e impiden ver los árboles, me pescarás otro pez dorado que boquea en busca del aire perdido del arte.

Mira cómo el cansancio se desdibuja…

Hay un cuento muy viejo en el que una de las formas que eres tú regala una silla de montar de plata y cuero, labrada con arabescos conformando un idioma no pensado para ser usado y símbolos mágicos y diagramas para circuitos impresos, a un leñador enclenque y triste aunque, en el fondo, valiente; muy, muy en el fondo. Cuando el leñador haga las paces consigo mismo, la silla servirá para montar gigantes. En la variante contemporánea que interpretamos tú y yo, la lógica narrativa no es tan simple, pero el relato acaba igual: un beso de sinapsis y una palabra -que puede o no ser FIN- dibujada con el dedo en la arena.