#MICROCORRUPTO

74523_467731379929469_607582311_n

 

El pasado 31 de diciembre, un poquito antes de despedir a 2012 para siempre jamás, el gran poeta Marco A. Raya y yo decidimos poner en marcha un experimento tan alocado como excitante: #MicroCorrupto, una página en Tumblr de relatos hiperbreves protagonizados por la plana mayor de la política nacional e internacional, adheridos a la actualidad para retorcerla en ficción bizarra, preciosista, explícita y, por qué no, ontológicamente terrorista. Algo más o menos tal que así:

Su calva al magenta vivo de crudo deseo contra el negro denso del huevo de fabergé. Luis de Guindos se desnuda de cintura para abajo, se acuclilla e incuba. No existe hogar más cálido ahora para las hadas. Ni más húmedo. Ni más duro.

Cabe puntualizar que gran parte de la culpa de #MicroCorrupto es de Marco, ya que ha sido él quien durante el último mes ha ido definiendo en sus cuentas de Twitter y Facebook las formas y retruécanos de estas micro-piezas, que han acabado por hacérseme irresistibles hasta arrastrarme a su mismo núcleo y hacer crecer en mí la necesidad de aportar las mías propias. Y que los dos coincidimos en que el proyecto surge del descontento y el desgaste moral que inevitablemente nos asalta a todos a diario en estos últimos tiempos, tanto como de las conversaciones que ambos hemos ido manteniendo al respecto y de cómo el arte, la Cultura y la imaginación, a pesar de las evidencias en contra, son las mejores armas de disidencia para con el contemporáneo.

“Puro malestar contra el Malestar”, lo hemos definido nosotros. “Política, Carne y Descomposición”. Aunque otros han tenido a bien aportarnos a su vez descripciones propias, en las que nos vemos del todo reflejados: “Un poco de enfermedad para una realidad peor” (Raúl Quinto), “Política-ficción o la verdad de las cosas, a vuestra elección” (Juanma Sincriterio) y “Ahora sí, el mundo se ha acabado…” (Sergi de Diego Mas) son algunas de ellas.

Esperamos las vuestras. Esperamos atraparos en esto y que el tamiz que os brindamos os resulte, sino útil, sí evasivo y sublimador de ese asco redondo y resbaladizo que sentís por dentro cuando leéis las noticias o véis el telediario. Porque la Cultura es nuesta, recordad, mal que les pese.

 

2 comentarios
  1. Yo sólo puedo solazarme. Y afilar las uñas de cada circunvolución. Larga vida a lo que nunca se esperan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: