KULTURTECTURA (I)

Cuando el pasado febrero la revista online Crazy Friday Magazine me ofreció la oportunidad de llevar una columna mensual dentro de su sección Notas desde aquí abajo, inmediatamente vi la ventana de oportunidad abierta a probar algo distinto a lo que estoy acostumbrado y que me venía pidiendo paso desde hacía un par de años: escribir no-ficción futurológica, usar el muchísimo material de referencia al respecto de vanguardias tecnológicas, estudios de tendencias y corrientes de pensamiento prospectivo que barajo como sustrato para los relatos y las novelas, y ponerlo en primer plano. Me impuse a mí mismo, además, un pequeño reto añadido, el de adherir la columna a la escuela futurológica que, tal como están las cosas hoy día, me parece la más rompedora de todas, esa que hunde las raíces en futuristas como Buckminster Fuller y Paul Virilio, y pensadores como Raoul Vaneigem, se desmarca de visiones apocalípticas ballardianas y se aplica a superar el pesimismo posmoderno para formular una futurología moderna, concienciada y homeostática que nos re-enseñe a pensar en las posibilidades del mañana.

Así nació KULTURTECTURA, como un espacio de análisis futurológico del hecho cultural, pergeñado por un escritor de Ciencia Ficción y desde una óptica positiva y también un poco mágica; como una colección de artículos de opinión en defensa de la idea de que aún hay un futuro ahí delante, uno que está por moldear y que no sólo no nos ha dejado de lado sino que está a la espera de que recuperemos la fe en él para moldearse a nuestra conveniencia; como un acto de resistencia, de “robar de vuelta la alucinación” psicodélico, con datos y teorías y algo de pensamiento lateral y poesía.

Mi plan provisional para la columna es que ésta se desarrolle durante un año entero, organizada en tres ciclos o “capítulos” de cuatro textos por ciclo, cada primer viernes de mes. A partir de entonces, dependiendo de cuánto haya podido exponer, de cuánto quede por decir y de la acogida general del invento, KULTURTECTURA seguirá por un año más (o hasta que la buena gente de Crazy Friday conceda) o quedará cerrada. De momento, tengo un buen puñado de motivos para estar contento; disfruto mucho (más de lo esperado, sinceramente) del proceso de ordenación de ideas y de redacción de cada entrada, se han generado un par de debates interesantes a partir de algunas de ellas y el flujo de visitas hace que tanto la revista como la columna crezcan mes a mes de forma francamente prometedora.

Hoy, aprovechando que la actualización del noveno volumen de la revista publicó el pasado viernes la cuarta entrega del espacio, cumpliendo así su primer cuatrimestre, dejo aquí ordenados los enlaces correspondientes a este ciclo a modo de resumen. Leed, compartid o haced con ello lo que buenamente gustéis. Vuestro es:

KULTURTECTURA #1, Atemporal: explicaciones, coherencia narrativa, Justin Bieber y la desfragmentación del tiempo.

KULTURTECTURA #2, No Ámbar: estancamiento, ciencia, diseño y maravillas de estar por casa.

KULTURTECTURA #3, Sensado: privacidad, historia, un ejercicio práctico en futurología y algo de psicodelia.

KULTURTECTURA #4, Disrupción: roturas de paradigma, la jornada laboral de 40 horas semanales, la Cultura como residuo y quimeras.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: