SANTUARIO DEL ACCIDENTE (HONDONADA)

Desde el santuario —À la surface et dans les entrailles de la terre

Desde la posición rugosa, aún con margen, con mi margen, tu margen igual al almohadillado en las articulaciones de la situación, nótame, estamos. En una equidistancia para la que no hay pugna posible. En la ropa ajena guardada en cajones propios. Desde la abstracción, a la geometría —roer tu estela a escondidas, cruzar tu margen con mi margen, visitar el interior de la esfera y, rectificando, hallar la fiebre oculta que supuestamente nos motoriza.

Cómo se conserva la civilidad. Qué es capaz de mantenerla más o menos intacta, una inclusión en miel seca de panales olvidados, reino hueco del final de la acequia condal, antaño la surgidora y, un poco más allá, Clotum Melis cuando fue hospedería de peregrinos, hitos topográficos entre los que pasar, tú y yo, pronombres tan débiles como la adhesión a la verdad del acto documental al que ya no estamos sujetos, no, no habitas la plaza en la que naciste ni habito la plaza en la que nací sino uno la del otro, apropiadas de forma debida, deuda de pares parciales, tus escudos nobiliarios esgrafiados junto a mis estrellas de ocho puntas indican la vía, en respuesta, tras el mostrador de la bodega de Can Siset, destaca enmarcada la tesis del primogénito de la dueña —Element-selective of charge localization processes in manganite thin films

En ocasiones, se diría que el umbral a la villa esotérica de la psique rimada con su técnica porosa de trascendencia puede posicionarse en cualquier longitud capaz de boquear, y así exhalar, una identificación local. En mi barrio, el Clot, hondonada, sometido a vigilancia y con mis datos entregados de buen grado, esta hechura creada por ti y por mí ante la escisión —bêtise / bétail / everywarewolf

Una vía-signo, centrífuga, hacia la diferencia drástica

Una vía-signo, encajonada, al seguir en la embocadura

por tanto como dure la inercia consciente que nos desajusta. La Agartha tras tus costillas y aquellos a los que se llevó el sumidero devienen, pues, una verdad simple, la verdad que pellizco hasta quedar prendido de mi nada en absoluto, nuestra verdad sin fractura, por escogida, camino que coagula bajo las suelas y atrapa por los tobillos como un desenlace.

 

 

La corrupción, el núcleo resistente, la recreación, una vez que nada puede ser reparado sino acudiendo a su mismo origen y volviendo a formularlo como si de un mito se tratase, pero en ese caldo cámbrico no sólo ésta todo roto sino que se descompone y se duplica y está alineado, engendrado por la caída, en esbozos de consciencia y esquemas. La accesibilidad monótona del origen corrupto de todo, el caldo de la fórmula burbujea, ¿por qué quieres conocerme, si sabes que me posee una falla? El núcleo negro y durísimo, aguanta, la descomposición plausible de lo procesable hace que el origen sea más hondo que aquello que lo rodea, el descenso, la caída, en el pozo del que no voy a salir si no es resbalando por sus paredes, si lo más elevando resuena y reproduce lo más innoble y viceversa, debo convencerme de que abajo es arriba, el orden y significado de quién soy está condicionado por sus externalidades, los correlatos del fenómeno de mí, percibo mis percepciones y afuera apenas gatea un vacío inexistente —public void windowClosing(WindowEvent e) {

Porque la fenomenología de nosotros es como es, y será el ejercicio de futilidad de mí que apunte a nuestro fin —una vez que nada puede ser reparado sino acudiendo a su mismo origen y volviendo a formularlo como si de un mito se tratase

 

(Quizá porque nunca fue 19 de octubre de 2069, y ahora sí. Quizá porque esa fecha significa más que ninguna otra. Quizá porque este año las cosas son como son, en todo el mundo, y por eso es el fin.

Ray Bradbury)

 

Injertada en tu espalda, la alimaña de esmeralda clava las patas a lado y lado de las vértebras.

Desde tus despachos de lujuria, desde tu despacho de afectos que son sed y estaño y agua turbia, elasticidad e hipertensión y retorno, clave y llave y copa repleta de menstruo, deseo de sólo placer y ampliación de lo percibido a simple vista —Semen retentum venenum est, y del otro lado se dejan oír lamentaciones. Los aullidos traspasan y agujerean, convulsos, llegan y sacuden. Progresan como médula, garrapatean la necesidad impostada, el secreto los amamanta y mece, en el coro, tres astillas atraviesan la garganta del crucificado

—Móvil,

la alimaña agoniza por su simbología adjudicada

(A finales del siglo XIX, el proyecto y cuidado de la identidad personal como hecho subjetivo intransferible, como algo único a cada individuo aunque producto de casi infinitos impulsos conflictivos e influencias externas, se volvió una prioridad que desembocaría en la implantación del psicoanálisis como intérprete de las tensiones de esta nueva subjetividad y, por otro lado, la instauración de la idea de privacidad como espacio de seguridad introspectivo en el que el ciudadano-consumidor pudiese ordenar y resolver las propias contradicciones antes de decidir si exponer o no sus opiniones y costumbres en público, decidir cómo narrar de puertas afuera su relato personal)

 

La esperanza en nuestra conjunción es un sueño feo y aborrecible —νέκυια

En las condiciones presentes, de consignación, el funeral anómalo de ti, mi funeral, el entierro que prefigura la conservación de lo que podría haber sido exprimido de nosotros, cómo nuestras iniciales se hubiesen deslizado por un bordado en esponsales aparte de la racionalización que nos compele, la consignación del imperio de mí, mermado, el imperio de ti, dispuesto al viaje, me esperas, aunque demasiado poco y es tarde cuando crece un amanecer furioso y expuesto, hoy, después de las traiciones de anoche, y tu barrio y mi barrio siguen inalterados en una parte más honda que aquello que los rodea.

Pero el accidente nos reverdece —de la ronda de circunvalación que nos llevaba de uno a otro despunta un transportador que deja la calzada, sale y abre una senda cuyo término incluso podría resultar la anástasis —Wenn die Religion das Opium des Volkes, die Liebe ist das Opium des Sklaven, überbelichtet

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: