archivo

Archivos Mensuales: marzo 2018

 

Algo más de seis meses después de que Teratoma viese le luz, y antes de lo que está a punto de llegar, vale la pena (aunque solo sea en beneficio de la centralización) recopilar lo que la novela ha dado de sí ahí afuera, una vez salida de la jaula pequeñita para recorrer a paso de insecto los bordes de la jaula grande del Simulacro.

En primer lugar, algo que considero particularmente especial: en El coloquio de los perros, Alfonso García-Villalba dedica al libro un artículo que es más bien un ensayo sobre sus potencias, su legitimidad (si acaso eso existe, hoy, en relación a la palabra escrita en negro sobre blanco y en papel) y su profundidades, Regreso a la metrópolis del Simulacro (notas sobre una novela de Francisco Jota-Pérez):

Las visiones de los profetas (sus discursos) tienen mucho de mecánica irracional, lingüística del inconsciente, artefacto surreal: un mantra que alguien recita porque los dioses susurran al oído aquello que estará por venir (una simulación, un leviatán tal vez). Algo así sucedía con la Sibila de Delfos, con la de Cumas: susurros sagrados, ventriloquía divina. Igual ocurría con Ezequiel o Daniel en el Antiguo Testamento, San Juan trazando una caligrafía delirante en Patmos, Francisco Jota-Pérez abducido por una voz narrativa que interpreta el futuro como un nódulo patológico, haciendo literatura neoplásica que, en sí misma, es una célula tumoral, una célula germinativa que vive dentro del cadáver de la literatura contemporánea (una parte de ella), un núcleo resplandeciente más allá de la putrefacción ambiente.

Otro detalle que atesorar: Sabrina Rodríguez (actriz, bruja y artista digital, y copresentadora del artefacto en sociedad) aplica un proceso de databending a la versión en formato PDF del libro, traduciéndolo a sonido y obteniendo así una pieza ruidista que condensa, de algún modo, la esencia del libro y la vuelve una experiencia (aún más) sensorial; luego vuelve aplicar el mismo sistema sobre la canción para transformarla en imagen dando resultado a un paisaje visual como una especie de muralla virtual con la que contener el contexto en el que se desarrolla la novela:

 

Y hablando de la presentación, aquí tenéis el vídeo de la misma, que tuvo lugar en la ya tristemente desaparecida librería Chronos y durante cual me acompañaron la mencionada Sabrina Rodríguez y la futuróloga e investigadora de tendencias Elisabet Roselló:

 

También ha habido un puñado de reseñas, de las que me quedo con la de Ekaitz Ortega en su blog:

…es raro que seas vanguardia si no demuestras gran conocimiento de las herramientas, o no puedes ser revolucionario sin una base ideológica asentada. En Teratoma no encuentro oposición a estos requisitos.

Y la peculiar y sandunguera crítica de Lucas Albor en Libros prohibidos:

La obra consigue traspasar los límites de la racionalidad, utilizando digresiones inacabables, subordinadas tras subordinadas, o escisiones continuas de significante y significado. Por encima de todo, el elemento que se impone con mayor fuerza es el de la sucesión de imágenes, a través de las que se va dibujando un contexto futurista, violento y deshumanizado.

Para ir acabando, solo recordar que podéis añadir Teratoma a vuestra estantería de Goodreads, que el primer capítulo de la cosa aún está disponible para descarga en la página de la editorial, a modo de adelanto, y que este sábado andaremos por Madrid firmando ejemplares:

Vayan en paz…