ENDO – CONTEXTURA

Ayer se anunció la preventa de mi nuevo artefacto (AQUÍ) y quizá hoy sea un buen día para dar algunas pistas más, mostrar en cierto modo cuáles son sus mimbres.

En primer lugar, cómo denominar La Cosa. Soy plenamente consciente de que eso del “artefacto” para referirse a un texto está más que gastado y empieza a tener los dos pies ya en ese cajón de abajo de todo, el que casi roza el suelo y está a rebosar de las mierdas que uno no sabe dónde colocar y simplemente aparta de la vista de los demás, donde se guardan los tópicos. Pero en este caso, me parece conveniente. En ningún momento entre los primeros esquemas y los últimos pulidos tras las correcciones de la editorial justo antes de ir a imprenta, he pensando en Endo como en una novela, menos aún como un ensayo, un ejercicio de prosa poética o cualquier otra forma de encapsulado formal ortodoxo. Endo es un zodiaco. Es una pieza circular en la que doce (+1) personajes dejan de serlo y se convierten en arquetipos; sus transformaciones y las consecuencias de éstas sobre el territorio que habitan son los engranajes que hacen que el texto gire sobre sí mismo y arme ese círculo que, idealmente, no se cerrará jamás. Un artefacto, pues.

Luego está la cuestión del territorio. Endo, el artefacto, tiene propósito de conjuro arrojado sobre la ciudad en la que me crié y de la que me marché hace ya veinte años: Vilanova i la Geltrú. Entre mi infancia y el momento de mi huida fui testigo privilegiado de cómo una ciudad, tan cargada de historias diminutas e inmensas como cualquier otra, de leyendas, de cuentos absurdos y de rumores terroríficos, se rendía a sus planificadores urbanísticos y responsables políticos y a la presión constante y resuelta ejercida por ambas fuerzas vivas con la intención de hacer de ella nada más que una ciudad dormitorio, un proverbial remanso de paz burguesa donde los jubilados de la clase media fuesen a pasar sus últimos veranos, los trabajadores apenas parasen por allí tras la jornada lejos de casa y quizá el fin de semana, las familias criasen a niños que no viesen satisfecha más necesidad cultural que la diseñada por el ayuntamiento y que, en caso de aspirar a más, tuviesen que huir lo más pronto posible, y todo estuviese bien y en calma y en manos de comerciantes, tradicionalistas, especuladores inmobiliarios y demás elementos retrógrados. Endo es un intento radicalmente personal e íntimo (y ciertamente poco humilde, sí) por reencantar el sitio y devolver a Vilanova parte de los fantasmas que ha expulsado del lugar que les corresponde.

«Todo lugar tiende al cambio, por más que sus fuerzas vivas se opongan»

El otro eje psicogeográfico de Endo, que al tiempo (y si nos dejamos llevar por la necesidad de denominación genérica) encaja al texto en la etiqueta de obra de horror, es el pueblo abandonado de Jafra, muy cerca y a la vez lejísimos de la ciudad y uno de los lugares más peculiares de Catalunya, tan cargado de connotaciones históricas, ficcionales y esotéricas que es imposible no notar algo allí (si no, que se lo pregunten a los muchos aficionados al misterio y lo oculto que acuden en peregrinación al sitio y a los que el sitio toma el pelo cada vez), no intuir corrientes y fugas y, en lo que a Endo concierne, no interpretarlo como una suerte de desagüe fantasmagórico, de pila en la que pescar fácil aquello con lo que realizar el reencantamiento.

«Porque ninguna fuerza viva puede nada contra la fuerza ciega del cambio»

Endo empieza así…

Agente parcialmente purgacional, en parte purificada, está en pie tres minutos antes de la medianoche para que le dé tiempo de echar a correr, y no hay sueño, el sueño es ese desconocido inesperado, si únicamente el sueño fuese ese desconocido inesperado…

Virginia no tendría que abrazarse a la perpetua huida, la enfermedad que no va a remitir, que no merma por mucho que deje de pensar en ella, en la enfermedad, no en ella misma, en Virginia, que se ha entretenido demasiado y ahora se ve obligada a escapar por el terrado.

Sube y usa la llave de la comunidad y cruza con tres zancadas largas el patio que corona el edificio y salta la celosía que separa este del terrado en el bloque adyacente.

Y usa otra llave.

Robada, quizá.

Estira las piernas, fuertes, gatea, le sobreviene un escalofrío, quiere decir algo pero acalla la lengua laxa que a esta hora es el único idioma que puede y sabe salir de sus labios, no tiene por qué dar explicaciones, quizá un día las dé, pero no será hoy, ahora desciende escalones, de dos en dos, ágil. ¿Y si la atrapa?

Y acaba así…

Camila se sopesa y entrecierra, se despide, ha mirado ya aquello que dependía de ser mirado para dejar de ser desconocido, late lentísima, su nido negro desploma los techos bajos del barrio, achica corazonadas secundarias y queda solo la víscera de ella aquí, un anillo de obsidiana en el anular de cada uno y en cada uno se posa ella, y Camila, en el centro de una multitud imaginada y que sin embargo ya empieza a dispersarse, flota, coge una mano con la otra y gira ejecutando un círculo, uno muy concreto, el circulo que no cerrará por un milímetro y cuya representación explica el vacío.

A pesar de su voluntad de conjuro (o, para el caso, de mi voluntad de conjurar), Endo no pretende más que ser una experiencia (esto es, que mi voluntad ya no importa, porque el libro ya es más vuestro que mío). El endorcismo propuesto depende de vosotras y vosotros y vuestra experiencia en él.

«Sirvan estas líneas como advertencia: Endo vibra en clave de psicomancia convulsa y manipuladora. Nigromante disfrazado de samaritano, psicópata que analiza al psicólogo, imán de repulsión grotesca. Un trabajo de psicogeografía carnal y abstracta. Un ritual centrípeto y facetado, conjuro de gravitación inversa hacia el asfalto familiar. Cuando te sumerjas en estas páginas, no estarás leyendo EndoEndo te estará leyendo a ti. Fin de la advertencia.»

Sére Skuld, norna, intérprete, compositora, artista plástica y bruja del caos.

«Endo es un ritual,  un ensayo maestro sobre la sistémica de los lugares que se nos presentan como físicos, pero en realidad no lo son. Sobre cómo los patrones arquetípicos interdependientes se perfeccionan en un círculo vital para permanecer para siempre enfermamente sanos. Endo es un exorcismo a toda una comunidad, a un sistema, a una manera de entender el mundo, a la cosmovisión del lugar dónde permanecía atrapada la fuerza originaria del niño que un día fue el autor, con la misión de desatar a las puertas del año 2020 las energías ocultas bajo la línea que conecta Jafre con Adarró, la antimateria que nos llevará a la inflación, al universo primordial»

David Espínola, líder de Pares.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: