archivo

Archivos diarios: 7 noviembre, 2019

Vaciado. A todas horas. Incluso tras los atracones enajenados del final del día; la comida, el alcohol, las caricias… amargantes como advertencia ante lo potencialmente peligroso por indeterminado. Los diez metros de caída por el patio de luces y, allá abajo, un árbol negro del que colgarse. El escrutinio condicionado por la depresión —¿estamos seguros de esto?— no lleva sino a otras fugas, ninguna un estado ideal. Este poniente del cuerpo hace que el desplazamiento por los espacios de los demás tronche la rama y —¿así que llegaste a hacerlo, más allá de la consideración?— trae otro fracaso.

Rutas por un mundo a semejanza de una mente solo mencionada por otros. El impostor que se despereza y anda, ahí vamos —¿quién más?—, pendientes aun distraídos del sonsonete del lenguaje y que así la apariencia se proyecte sobre lo que soy, pleno impulso, y lo vaya gastando de fuera a dentro. No trato con una culpa, no se está negociando un peso ideal. La culpa no hace saltar diferenciales ni pincha diafragmas sino que corroe despacio —¿y de dentro a fuera? ¿Tan aburrida resulta?—, muy despacio, y crece y enroma las puntas de la voluntad con planes y posibilidades descabelladas que se van volviendo plausibles, planta portales engañosos hacia una libertad verdaderamente duradera y enfría la animosidad hacia motivos, funcionamientos, fricciones y evoluciones hasta que solo queda culpa y cálculo y solución. La fría matemática de lo que me envuelve ya no permite siquiera eso. Vaciado, solo entretengo a las versiones hipernormalizadas del momento exacto ahora hasta que acaban por marcharse y entonces, ya sí, podemos ir a dormir.

«No debatimos la Ley, sino las leyes; como si nuestro sometimiento a la autoridad quedase fuera de toda cuestión, fuese una posición por defecto. En Europa, el uso de la fuerza es prerrogativa del estado, no del individuo. Así como la moral no existe, la ley no tiene fundamento alguno, por lo que toda ley no es más que una unidad de gente gobernando por la fuerza sobre los demás»

Uno puede repetirse a sí mismo ante cualquier reliquia —¿quieres decir fetiche?— y limpiarlo de cualquier veneración por tanto exponerse por tanto en analogía con sus trayectos por tanto el eco de una visión sobre el pistón de vacuidad en la máquina de semiotización generalizada que detiene los procesos, formula una magia que no es original ni distinta de cualquier prejuicio respecto a la disciplina pero que adquiere un brío inusitado en esta fantasmagoría que estoy representando: incluso la propia idea de ilimitación carece de sentido, si no es en contraste con lo limitado. Vaciado, como la nota vacía dentro de la nota hueca de la composición de lo que es en-nada.

Proceder por reconocimiento parte el alma y dentro no hay palabras. Queda el trazado y lo que está trazando —¿se extingue el cronotopo de mis conexiones?—, un género inmaterial fabuloso por cuanto nadie hace sincero uso de él y puede vestirse según la ocasión convenga, siempre cuando sea tarde. Hinchado, me pueblo de miedo por si este fuese capaz de compensar la masa del todo clara —¿por cómo se limita a lo percibido, y por tanto es una fracción mínima de lo que existe y lo que se piensa, o por lo que tiene de admisión de derrota, y pues, ya que nada existe ni se piensa, el mejor curso de acción quizá sea plegarse a la evidencia?— que se acumula y se escurre sobre los frenos de los que tira la necesidad de dejar descansar a lo que es sincero fuera mí y que acentúa esta intrascendencia. En la duda prospero. Y así.

«…un silencio de leche de hielo de huesos / nos envolvía con un halo / eres la transfigurada / mi destino te ha roto los dientes / tu corazón es un hipo / tus uñas han hallado el vacío…»