archivo

Archivos Mensuales: marzo 2020

Son días extraños. Ya sabéis por qué, así que no voy a dedicar esta entrada a darle más vueltas a nuestro apocalipsis pequeñito de hoy. Sí, creo, cabe puntualizar que estoy muy a favor del confinamiento y de hacer lo humanamente posible para contribuir a contener la pandemia que nos ha caído encima. #QuédateEnCasa y tal.

Como también creo que en momentos así todos tenemos la responsabilidad de hacer pasar el trago a los demás. La alerta sanitaria, las cuarentenas decretadas en varios puntos del país y las recomendaciones de los departamentos de sanidad conllevan que se hayan suspendido presentaciones, recitales, conferencias, obras de teatro y que se hayan cerrado museos, centros cívicos y cines. Y sería muy triste si ahora, por las circunstancias, rindiésemos la resistencia cultural en la que peleamos a diario a los ídolos de estiércol de Amazon, las plataformas de streaming o, peor, la televisión. Lo mínimo que podemos hacer, pues, es liberar algo de lo nuestro y que lo tome quien quiera, como quiera, si acaso eso ayuda.

Los últimos meses he estado colaborando con Orciny Press en la confección de una revista antifascista y solidaria para recaudar fondos para las represaliadas durante las manifestaciones del pasado septiembre, y hemos acordado poner hoy en descarga gratuita tres de los textos que conformarán la cosa: «Joker, o la connivencia con la alt-right», un artículo de Ana Casanova; «La sección», un relato de Layla Martínez; y «Lengua carbunco», un poema-mememanifiesto de mi autoría.

Podéis descargar ese adelanto coronavírico AQUÍ.

BOLA EXTRA, ya que estamos: actualmente me encuentro trabajando en el que espero sea mi segundo ensayo, este sobre el neonihilismo y las posibilidades de las nuevas filosofías transhumanistas para superar los límites del humanismo y minar el capitaloceno; de momento todo apunta a que la criatura no va a ser un tratado filosófico al uso y resultará, como poco, tan experimental como Homo Tenuis. A modo de humilde contribución a ese hacer más llevadera la cuarentena, por tanto, ofrezco yo también mi pequeño adelanto: «La mera carencia de entidad», una recopilación de los poemas que abrirán cada sección de ese libro en construcción.

Y poco más. Vuestro es todo esto.

«Cuidaos, cuidad a los vuestros, lavaos las manos a menudo, bebed mucha agua y, ahora más que nunca, no os juntéis con fachas. Son ultra-tóxicos.
Comunidad o barbarie»