archivo

Proyectos

Son días extraños. Ya sabéis por qué, así que no voy a dedicar esta entrada a darle más vueltas a nuestro apocalipsis pequeñito de hoy. Sí, creo, cabe puntualizar que estoy muy a favor del confinamiento y de hacer lo humanamente posible para contribuir a contener la pandemia que nos ha caído encima. #QuédateEnCasa y tal.

Como también creo que en momentos así todos tenemos la responsabilidad de hacer pasar el trago a los demás. La alerta sanitaria, las cuarentenas decretadas en varios puntos del país y las recomendaciones de los departamentos de sanidad conllevan que se hayan suspendido presentaciones, recitales, conferencias, obras de teatro y que se hayan cerrado museos, centros cívicos y cines. Y sería muy triste si ahora, por las circunstancias, rindiésemos la resistencia cultural en la que peleamos a diario a los ídolos de estiércol de Amazon, las plataformas de streaming o, peor, la televisión. Lo mínimo que podemos hacer, pues, es liberar algo de lo nuestro y que lo tome quien quiera, como quiera, si acaso eso ayuda.

Los últimos meses he estado colaborando con Orciny Press en la confección de una revista antifascista y solidaria para recaudar fondos para las represaliadas durante las manifestaciones del pasado septiembre, y hemos acordado poner hoy en descarga gratuita tres de los textos que conformarán la cosa: «Joker, o la connivencia con la alt-right», un artículo de Ana Casanova; «La sección», un relato de Layla Martínez; y «Lengua carbunco», un poema-mememanifiesto de mi autoría.

Podéis descargar ese adelanto coronavírico AQUÍ.

BOLA EXTRA, ya que estamos: actualmente me encuentro trabajando en el que espero sea mi segundo ensayo, este sobre el neonihilismo y las posibilidades de las nuevas filosofías transhumanistas para superar los límites del humanismo y minar el capitaloceno; de momento todo apunta a que la criatura no va a ser un tratado filosófico al uso y resultará, como poco, tan experimental como Homo Tenuis. A modo de humilde contribución a ese hacer más llevadera la cuarentena, por tanto, ofrezco yo también mi pequeño adelanto: «La mera carencia de entidad», una recopilación de los poemas que abrirán cada sección de ese libro en construcción.

Y poco más. Vuestro es todo esto.

«Cuidaos, cuidad a los vuestros, lavaos las manos a menudo, bebed mucha agua y, ahora más que nunca, no os juntéis con fachas. Son ultra-tóxicos.
Comunidad o barbarie»

Hoy hace un año, Hugo Camacho (@hugonemanarmy), Sabrina Rodríguez (@Sabrinarguez), Sergi Tomsen (@electrilisto) y yo grabábamos la primera entrega de La liga de los Céroes. Tras un mes y algo dándole vueltas a la idea de cuánto nos apetecía tener nuestro propio podcast, en el que tratar temas recurrentes en nuestras conversaciones sobre crítica cultural, política, esoterismo y conspiranoias varias, nos atrevimos a probar y ver qué salía. El escritor Jeremy Robert Johnson nos cedió amablemente el nombre que decidimos para la cosa, a la que definimos, influidos por Adam Curtis como «ruido y caos para un mundo hipernormalizado».

La liga de los Céroes cuenta , hasta la fecha, con ocho entregas. Todas, salvo la que grabamos con público en directo en la BizarroCon Barcelona 2019 y el episodio especial que dedicamos a comentar los comentarios de los oyentes, siguen la estructura que diseñamos desde el principio: un primer bloque dedicado a debatir dos o tres noticias que nos hayan llamado la atención y a leer comentarios de los que nos escucha, y un segundo bloque en el que tratamos un tema que creamos poder exprimir a fondo. Dejo aquí la lista y sus correspondientes enlaces, para quien guste:

#1 – Transgresión: en el que definimos en qué consiste transgredir ¿Qué se está transgrediendo, cómo y quién? ¿Y por qué?

#2 – Bimbovision tv: en el que analizamos la serie de collages audiovisuales extremos en Pornhub supuestamente capaz de convertir a cualquier mujer en una mascota sexual MK Ultra hipercomplaciente.

#3 – Indepe*; independencia, independentismo, indepefilia e indepefobia: en el que nos metemos en el jardín de la independencia, el independentismo y los nacionalismos varios.

#4 – Gentrificación de lo friki: en el que enredamos con qué queremos decir con que la afición a la ciencia ficción, la fantasía y el terror se ha aburguesado, a qué obedece el vaciado de contenido y el ahuecamiento de intenciones que estamos padeciendo en los último tiempos y de qué está orgulloso quien celebra el día del orgullo friki.

#5 – Especial BizarroCon 2019.

#6 – Futuros: en el que tratamos el estado de represión imperante que estábamos viviendo en Catalunya ese octubre de 2019 y, luego, la prospectivista Elisabet Roselló nos guió en una conversación sobre la especulación futurista y las posibilidades del pensar en los diversos futuros.

#7 – Comentariocalipsis: en el que recomendamos otros podcasts y comentamos los comentarios de los oyentes a los anteriores episodios.

#8 – Veganismo: en el que definimos qué es el veganismo más allá de las falacias y la construcción de hombres de paja, pensamos en por qué lo vegano sigue siendo un tema, como poco, polémico, debatimos qué hacer con toda la ética que no usamos y nos preguntamos si el “cazador subrogado” está en vías de extinción.

La liga… no es, ni de lejos, uno de los programas más escuchados de la podcasfera, no marcaremos tendencia nunca y ni siquiera está a la altura de la calidad técnica de lo mejor que el género puede dar de sí, pero es nuestro, lo hacemos nosotros y por nosotros. Y con eso, de momento, nos basta. Aquí estamos.

«arrancado como hemos sido arrancados del mundo»

granum sinapsis es uno de mis últimos poemas, al que tengo especial cariño y creo especialmente relevante justo hoy, en mitad de la que quizá sea la peor época del año y en uno de los años más duros de la guerra cultural en la que nos hallamos inmersos, así que me ha parecido que simplemente tenía sentido regalarlo ahora, justo hoy, y que sea todo vuestro.

Podéis descargarlo desde aquí mismo: granum sinapsis

Cuidaos y andad alerta

nuestra_amiga_la_luna_s-813129295-large

Tras pasar por el Festival Internacional de Cine de Locarno, se estrena hoy en España Nuestra amiga la luna, cortometraje co-escrito por mí y su director, Velasco Broca. Y aterriza de la que considero es la mejor forma posible: como obra a competición en la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Sitges

Hadji es un joven hindú con limitaciones físicas que vive humildemente a orillas del río Ganges. Tras perder lo poco que tiene, es aceptado como discípulo por un guía espiritual de origen ruso. Esta alianza dará lugar a unos extravagantes episodios que tendrán su repercusión, a través de un principio sincrónico, en otros puntos de occidente.

Nuestra amiga la luna es el resultado de un trabajo de cuatro años de idas y venidas, altibajos, alegrías y peleas que sería imposible detallar en su totalidad no ya en un post sino en un libro entero; por el camino han quedado tres guiones de largometraje con sus correspondientes borradores y revisiones, de los que Velasco Broca ha sabido destilar a la perfección las esencias para, usando la cámara y su peculiar y fascinante forma de entender el cine a modo de filtro, dar a luz a una bomba semiótica y ontológica que condensa lo que queríamos contar en aquellas tres películas y, a la vez, es mayor, mucho mayor, que la suma de ellas…

nuestra_amiga_la_luna_2

Del corto se ha dicho que

es capaz de tejer líneas espacio-temporales que unen pasados y presentes (sí, en plural, porque la acción ocurre en distintos lugares y en tiempos a veces confusos), que conectan A Costa da Morte con las ciudades de la India a través de un eje vertical y luminoso que refuerza la idea de que en este mismo planeta son capaces de convivir realidades tan opuestas que parecen pertenecer a universos completamente distintos

, que

la disposición del espectador a interactuar con las imágenes ha de ser máxima, si existe la intención de que relacionemos todo lo que se ve, hay que partir de un necesario elemento que juegue como pista, nada nos lo va a indicar, ligeras sutilezas como el desdoblamiento o los colores de las ropas. Si una acción en un lugar provoca la contraria o la reacción en otro extremo del planeta acerca la propuesta a lo místico o a lo extrasensorial

y que

integra elementos propios del surrealismo, las fábulas orientales, la religiosidad ancestral, la música popular y la fantasía humorística más inesperada. La película no solo conecta con una tradición centenaria de ese cine español que se ha movido al margen de lo institucional

nall3

Planteado como una versión libre del Himno de la Perla, una de las parábolas más bellas del cristianismo primitivo siriaco sobre la cristalización del alma/idea, la divina trinidad, la gnosis elevada y el olvido, Nuestra amiga la luna es un pequeño filme de Ciencia-Ficción, es una bofetada noir, un ejercicio esotérico, un documental bastardo y una comedia descacharrada. De apenas 15 minutos. Es experimental pero opera en lo sentimental y en lo hondo. Es un viaje a los espacios. También un reflejo ciertamente preciso de lo que sus autores somos y pretendemos ser…

En lo personal, cierra varios círculos (algunos de ellos concéntricos, otros excéntricos y orbitales de ciertos puntos de fuga psicológicos) y significa la culminación de un periodo de absorción y sublimación de influencias que se inició cuando, tras seguir durante mucho tiempo su carrera con devoción absoluta, me tomé la libertad de mandar a Velasco un ejemplar de uno de mis libros, hecho que abrió entre nosotros un portal transarmónico por el que ahora se cuela nuestra criatura…

No quepo en mí de gozo.

jeff_the_killer_by_mattt1996

 

Hacia el cierre del Paréntesis de Gutenberg… Las historias que nos contamos sentados en corros concéntricos se adhieren a la arquitectura de la realidad y la actualizan… Esa realidad como discurso performativo que se autorrealiza… No existe una oposición neta entre lo “real” y lo “imaginario”, sino un pasaje borroso; cuanto más se carga un agregado semiótico de significados y usos sociales, más real llega a ser, y en cierto momento será imposible distinguir qué era real al principio y qué ha llegado a serlo, partiendo de una base compuesta sólo de signos.

Los corros concéntricos… Es sábado por la noche, entre colegas, celebramos mi cumpleaños, estamos sentados alrededor de una mesa sobre la que descansan nuestros teléfonos móviles junto con las varias latas de cerveza que ya hemos vaciado. Nos contamos historias cara a cara, mirándonos a los ojos, al tiempo que otros le están contando las suyas a nadie en particular, con la vista fija en la pantalla del portátil, en la pantalla táctil o en el monitor plano, al otro lado del espejo negro a través del cual se accede a la Red… Fácil, nosotros también vamos a hacerlo en cuanto la conversación se suspenda unos segundos para coger aire y resituarse… Es entonces cuando el vecino del piso de arriba se pone a hacer agujeros con el taladro, en plena noche, mientras algo más allá los niños duermen, un sábado… Mi amigo Óscar aprovecha para recoger el hilo del coloquio y nos habla de un videojuego, Party Hard:

El juego arranca con un hombre que, a las tres de la madrugada, al no poder conciliar el sueño por el fiestón que tienen montado los de arriba, sube a incorporarse a la fiesta y, bueno, los mata a todos. De formas muy creativas. Y luego, ya que está, sale a la ciudad a seguir poniendo en su sitio a todos esos fiesteros que no dejan dormir a sus vecinos. Es principalmente un juego de sigilo: lo más importante es que la policía no nos pille en pleno asesinato en masa. La principal forma de matar del Asesino de la Fiesta es la clásica cuchillada, pero claro, no podemos liarnos a navajazos en mitad de la pista de baile. Tenemos que ser pacientes, acechar a los fiesteros solitarios, a las parejitas que se alejan de la multitud o al pobre desgraciado que va a servirse una copa a la cocina; y después alejarnos rápidamente del cuerpo para que el borracho de turno no sume dos y dos al vernos cuchillo en mano al lado de un cadáver.

party-hard-steam-2

 

Lógica slasher, sigilo, algo divertido y que viene completamente al pelo… Me fascina (y, últimamente, obsesiona) el modo en que el pernicioso hechizo de la Realidad Dogmática de lo Antrópico se deshace, sublima y muta desde sus más oscuros y terroríficos bordes exteriores… No puede ser de otro modo, de hecho: lo que está ahí afuera no es más que la negrísima metáfora alusiva a nuestra incapacidad, como humanos-humanistas, de salvar el vacío entre Lo Real y Nuestro Pensamiento de Lo Real… Ejemplo: Slenderman, el monstruo de Gutenberg; Slenderman y su naturaleza de ficción autorrealizada.

Los monstruos de Gutenberg… La noche del sábado duermo mal, me despierto a las tres de la madrugada; no es nada nuevo y, en mí, está relacionado con los episodios de parálisis del sueño que sufro de vez en cuando y mi peculiar relación con ellos… Por supuesto, en una esquina de mi cabeza resuenan continuamente esas teorías relativas al Tiempo Muerto y La Hora del Diablo… “Las 3 a.m. es el momento en que la actividad paranormal entra en su máximo apogeo”; “Jesucristo murió a las 15:00h, siendo las 03:00 a.m. la hora opuesta, en un claro desafío de los demonios hacia la ‘imagen’ de Cristo burlándose de la Santísima Trinidad”; “según algunas investigaciones, se producen muchas muertes entre las 03:00 a.m. y las 05:00 a.m., ya que en este momento el sistema inmunológico del cuerpo es más vulnerable. Entre estas horas, los enfermos terminales o personas muy ancianas son más propensas a pasar al ‘otro lado’ debido a que el cuerpo se debilita energéticamente”; “el Tiempo Muerto no es más que una representación de nuestro miedo colectivo a la oscuridad. Durante ese período de la noche nuestros sentidos se agudizan, ya que somos mucho más conscientes de nuestro entorno y estamos en guardia, en busca de peligros potenciales; esto es una traducción evolutiva de nuestra lucha innata o de nuestros instintos”… Paso el domingo ordenando ideas y echando un par de partidas a The Evil Within (la última obra de Shinji Mikami, la cual, al menos en sus primeros niveles, juega esencialmente con los símbolos del gore, la huida, el desplazamiento de Lo Real, el fuego, el faro y la metamorfosis); me olvido por completo de lo que hablamos la noche anterior, aunque a última hora recibo un correo de Óscar con el trailer de Party Hard; lo dejo para el día siguiente. Vuelvo a dormir mal, en parte porque a mi hija le ha sobrevenido un ataque de llanto entre las dos y las tres de la mañana.

Los monstruos de Gutenberg… Llevo dos semanas investigando todo lo que tenga que ver con Jeff the Killer, algo así como “el nuevo Slenderman”:

Una creepypasta, como Slenderman (“historias cortas de horror recogidas y compartidas a través de Internet con la intención de asustar o inquietar al lector. El nombre se deriva de la jerga de Internet ‘copypaste’, que se refiere al texto que ha sido copiado y pegado por los usuarios en los foros de discusión en múltiples ocasiones. Son similares a las leyendas urbanas, aunque no siempre tienden a tomar la forma de texto escrito o narración, algunas creepypastas toman en forma de imágenes, videos o videojuegos, supuestamente encantados”), que narra el relato de Jeff Woods, un muchacho de 14 años de edad quien es invitado a una fiesta de cumpleaños sólo para ser atacado por otros tres adolescentes que ya llevaban un tiempo acosándole en la calle y el colegio. Durante la agresión, Jeff es cubierto con lejía y alcohol y luego es prendido fuego. Tras el ataque, el chico pierde la cordura, se corta los párpados para volverse incapaz de cerrar los ojos cuando se mira al espejo, y desfigura su boca en una sonrisa perpetua.

JEff_real

 

Llamémoslo sugestión… tanto la noche del sábado como la noche del domingo, desvelado, el rostro de Jeff the Killer se me aparece en los márgenes del campo visual, en el pasillo, de camino al lavabo. El encantamiento por documentación obsesiva está surtiendo efecto… Según algunas de las muchas deformaciones y reformulaciones aplicadas a la historia de Jeff, el chaval, en un arranque de manía homicida, mató a sus padres y su hermano a las 3 a.m. de una noche especialmente oscura y turbia a causa del revuelo causado por la fiesta celebrándose en la casa de los vecinos de la familia… Resonancia, trauma, tragedia y las tres de la madrugada… Deformación y reformulación también del hechizo de la Realidad Dogmática de lo Antrópico.

Lunes… Me despiertan el vecino y su taladro; con el primer café, abro el correo de Óscar, veo el trailer y ahí está él, Jeff; todos los elementos compositivos de la hiperstición puestos a sus pies, el fragor de la batalla contra lo sensato y lo mensurable… Corre por la Red la falsa noticia de que un chico disfrazado de Jeff the Killer se coló a las tres de la madrugada en una fiesta y mató a todos los presentes a modo de ritual enfocado a la invocación al plano real del mismo Jeff; hay YouTubers titulando los vídeos de sus partidas a Party Hard “cómo ser un buen Jeff the Killer”; algo en pasillo suelta una risita apagada y susurra “vete a dormir”… Y las miles de figuradas hogueras interconectadas frente a las que nos acomodamos para contarnos cuentos de miedo, chisporrotean de sincronicidad.

Jeff_The_Killer_sleep

49ffc3cbfeeea865976b151798cb2bf0

 

Este pasado verano, me he dedicado a darle forma a algo a lo que he llamado Ocultismo Noumenal (expresión fusilada sin pudor a Eugene Thacker… a quien no creo que le importe demasiado, o eso espero, esta apropiación, la verdad), una amalgama de filosofía teórico-práctica como un intento de dar coherencia a gran parte de mis temas habituales, de más o menos estructurarlos en un sistema de ideas: realismo especulativo, transhumanismo, ontología cyborg y ontología orientada al objeto y ontología plana, teoría de la hiperstición, futurología, topografía profunda, shock por futuro, horror cósmico, conspiranoia, ciencia ficción, magia del caos, aceleracionismo, poesía y prosa experimental.

Aquí mismo, en el blog, ya se han podido ver algunos ejemplos de hacia dónde iba la cosa, así como se verá en algunas de mis colaboraciones en varias revistas y antologías que saldrán al mundo durante los próximos meses, pero el ejemplo más claro de ejercicio práctico y formulación de ese Ocultismo Noumenal, algo así como un manifiesto, se puede encontrar ya en la serie de artículos que la revista online Láudano Magazine ha venido publicando semanalmente durante este septiembre.

Siempre hay un faro, Siempre hay una ciudad y Siempre hay un hombre son tres piezas que, juntas, funcionan como un ensayo extraño al respecto de los temas comentados algo más arriba, aplicados al análisis por inmersión profunda en la saga de juegos BIOSHOCK, no tanto “periodismo videojueguil gonzo” (aunque algo de eso tiene) como, repito, un ejercicio práctico de Ocultismo Noumenal.

Dejo a continuación los enlaces a los tres trabajos, para que hagáis con ellos lo que gustéis:

 

SIEMPRE HAY UN FARO

“¿A qué crees que podrías aspirar tú siendo una Forma Inhumana alterada irreversiblemente por la prótesis ficcional?”

 

SIEMPRE HAY UNA CIUDAD

“De la honda sima de tu discontinuidad con lo Real, esa que te ha estancado en un shock por futuro —y te ha llevado a diferenciarte irracionalmente de, por ejemplo, las máquinas con las que cohabitas, los sistemas algorítmicos con los que convives y las herramientas en paridad con las cuales evolucionas—, surgen inteligencias metonímicas que, al parecer, son las únicas capaces de cruzar a un lado y otro de tus espacios interior y exterior.”

 

SIEMPRE HAY UN HOMBRE

“Lógica-ficción: la suspensión de la reciprocidad entre fenómeno y noúmeno te sitúa, Ocultista Noumenal, en la senda de un posthumanismo crítico por el cual al abismo insondable que el hombre, debido a sus limitaciones intrínsecas, apenas puede testimoniar de manera parcial y puntual, se le opone un ser evolucionado en paralelo y equivalencia con sus herramientas materiales y ficcionales; Dios aún no existe; todavía no ha sucedido, más que como profecía con el ferviente deseo de ser autocumplida”

 

Vuestros son.