archivo

Uncategorized

cubierta-alcasseriana-01

 

Ayer vio la luz, editado por el sello Antipersona,  Alcasseriana, una antología que no es sólo una antología sino un acto mágico, en parte intento de exorcismo, en parte análisis psicodélico y en parte ejercicio de la ficción en prácticamente todas sus formas posibles como llave y como arma.

Este libro es un descenso al abismo, un viaje al otro lado de la puerta que se abrió la noche del 13 de noviembre de 1992 en algún punto de una carretera comarcal. Alcàsser no es otro crimen más. Más allá de la conspiración y el delirio, Alcàsser es un trauma en la psique colectiva, una herida que permanece abierta. Nuestro agujero negro no está en Chernóbil, ni en Maine. No está en Amstetten ni Utøya. Está en Valencia. Siempre lo ha estado. Aquí se continuó y se empezó todo. Aquí está lo que devora. Lo indecible. Lo inabarcable. Lo que no se puede mirar ni habitar. Las casas vacías, los esqueletos de hormigón y las cruces en las vértebras. El miedo, el dolor y el conformismo. La pura patria.

Partiendo de la idea de que los crímenes de Alcàsser y lo muchísimo que les rodeó han favorecido y siguen favoreciendo las especulaciones más delirantes y gran cantidad de espectáculos en el mejor de los casos vergonzosos, y que quizá, pues, resultaría necesario aportar un acercamiento al tema desde una perspectiva voluntariamente apartada de todo esto, desde lo multiforme, polisémico e incluso esotérico, los culpables del artefacto hemos planteado una inmersión radicalmente subjetiva y libre en el caso y sus extensiones. Algunos creemos que aquellos asesinatos, de algún modo, funcionaron a modo de ritual, de sacrificio necesario para el advenimiento de un telón negro que cayó entonces sobre España y que aún nos cubre, un telón tejido con lo peor de la superchería, la ignorancia y la historia oscura de este país, con descontextualizaciones y cainismo y retorcidas transiciones virtuales de regímenes sociopolíticos, con sensacionalismo aberrante y teleirrealidad y especulación inmobiliaria. Otros, que el crimen fue una herida fruto de su tiempo y que precisamente por eso, por lo extraño de aquellos días, ésta sigue abierta y aún supura. La única regla que aquí se ha seguido a rajatabla ha sido la de respetar la figura, tanto esencial como construida, de las víctimas y su memoria. Lo demás, cualquier otra cosa, ha sido puesto sobre la mesa de disección, en los matraces de recombinación y bajo los juegos de lupas de aumento, para que cada cual formulase lo que creyese conveniente.

Mi aportación al volumen es un texto titulado Santos de la Piedra, en el que he planteado un acercamiento psicogeográfico a una hipotética Alcàsser futura que, a causa de una serie de fenómenos paranormales que tienen su raíz en los hecho del 13 de noviembre de 1992, ha sido cercada y puesta en cuarentena; allí, una investigadora, una mujer sin piel y, por tanto, sin siquiera mecanismos explícitos que la protejan de la asimilación absoluta de su entorno, sienta testimonio de cómo se desata la naturaleza esencial de la ciudad durante los días que duran las fiestas en honor a sus santos patrones, San Abdón y San Senén.

Allí fui la carente de piel, despojada de la piel que ya ha ardido, la desollada, sin barrera, y así lo otro estuvo en mí en igual medida que yo en lo otro.

(Alcàsser huele a polvo, a cobre, a fosfato cálcico, ceniza de hueso. Un poco a aceite, a rebozado y frito y servido en platos de plástico, y un mucho a rocío sobre las ramas tronchadas de los naranjos y los caquis. Pero esos olores permanecen incomunicados dentro de la alambrada que cerca el pueblo… Tendida al filo del barranco de Picassent, al este, cortando la Autovía del Mediterráneo, imposibilitando los accesos desde el sur por la CV-4153 hasta el límite oeste, ascendiendo por la Acequia Real para cerrarse, cerrar la hechura de la jaula, en la punta norte, pasados los polígonos… Porque absolutamente todo en Alcàsser debe ser, por decreto, aislado de sus vecinos y contenido en una cuarentena sensorial simbólica como una censura a la voz del cáncer, tras una tirita de brillos metálicos sobre la gangrena amable con la que los alcaceros, habituados a no ver ya el enrejado, afrontan su encierro. Por el bien común. Allí)

Alcasseriana es producto de un proceso largo y arduo, a ratos doloroso, a ratos peligroso, a ratos aterrador y a ratos, para qué negarlo, divertidísimo. Como todo lo importante, en definitiva. Personalmente, considero un privilegio el poder acompañar en este viaje a Tania Terror, Juan Camós, Yolanda Espiñeira, Gustavo A. Ruiz, Tony Fuentes, Álex Portero, José Puente, Francisco Javier Casado, Carlos G. de Marcos,  Layla Martínez, Gabriella Campbell y Máquina Líquida, y sólo me queda esperar que este monstruo que hemos armado eche a andar como queríamos y llegue donde debe.

De momento, puede adquirirse aquí: https://antipersona.org/2016/06/01/alcasseriana/

 

 

K

(una evocación)

 

Una ciudad alegre e intacta, llena de luz, de color y de libertad, ausencia de peligro, el cálido sol…

Los rostros irradian felicidad… La sensación de despreocupación produce euforia… El pasado queda olvidado y, con él, el largo, penoso y peligroso viaje y la pesadilla anterior… Mientras ocurría, nada había parecido real salvo esa pesadilla, como si el mundo perdido hubiera sido fruto de la imaginación o de un sueño… Ahora ese mundo, que reaparece, es la única realidad sólida…

Hay teatros, cines, restaurantes y hoteles, tiendas donde se venden toda clase de artículos libremente, sin cupones… El contraste es asombroso; el alivio, arrollador; la reacción, demasiado fantástica…

Se produce una especie de delirio, de alegría demente… La gente canta y baila por las calles, los desconocidos se abrazan… Toda la ciudad está engalanada como para una fiesta: hay flores por todas partes, farolillos de papel y bombillas de colores suspendidas en los árboles, los edificios aparecen iluminados, parques y jardines lucen elaborados adornos… La vibrante música de baile no cesa nunca…

Al anochecer se disfruta del espectáculo de los fuegos artificiales… Durante la noche estallan en el cielo encendidas estrellas y largos cohetes, que se reflejan en la oscura agua del puerto antes de hundirse en ella…

Los festejos se suceden: carnavales, batallas de flores, bailes, regatas, conciertos y procesiones… Nadie quiere que le recuerden lo que sucede en otras partes del mundo… Los rumores que llegan de fuera quedan suprimidos por orden del Cónsul, que ha asumido la responsabilidad de mantener la ley y el orden, “hasta el restablecimiento del statu quo”…

Según las nuevas normas, hablar de la catástrofe es delito… La norma es no querer saber…

Comprender la euforia ciega y no condenarla…

Y yo… Como una bola de menudencias indigeribles espero en las fauces del búho a ser expulsada hacia el vacío…

En un extremo, la seguridad, lo familiar, la anestesia de la rutina, de los días consagrados a tareas aprobadas; una vida protegida y vegetal, sin riesgos ni emociones, que bien mirado no es vida en absoluto… Mientras que el otro extremo se desvanece en lo peligroso y desconocido: nubes amenazadoras se acumulan ahí, fríamente….

Presa del pánico, intento conservar el equilibrio, sin moverme; pero si es inevitable resbalar, por lo menos que sea hacia el infierno conocido: una vida vegetal, sin excitación ni emociones, no quiero ningún cambio, el aburrimiento es lo más seguro, lo mejor… No puedo soportar ningún nuevo peligro…

Pero es que no hay contacto entre ELLOS, ninguna posible conexión… El ser extraño, cuán remoto parece…

Se me antoja irreal… Sólo una forma y un color y una rara cabeza redonda, una efigie moviéndose por el mundo….

El desapego es admirable, nunca te defrauda, es el único objetivo que vale la pena, pero es impracticable… Es demasiado bueno para personas como yo… Es demasiado ideal para cualquier ser humano que esté estropeado por todo este tipo de locas emociones en las que de tiempo en tiempo me enredo…

Eso es lo que veo en mi imagen… Siempre la desolación, siempre el esplendor, la soledad, la oposición, los árboles antiguos, las aves que no habitan ningún otro país, las montañas volcánicas, el barro que burbujea y ríe… Y siempre, en todas partes, extrañeza…

La frente lavada y luego marcada del ANIMAL SOCIAL… Esperad… Los simios y las sombras delimitan un círculo negro en la acera…

Espejo negro… Por el que el juguete que respira deberá pasar a la experiencia de desgarramiento y aniquilación del YO… Acompasa los mensajes de texto con los mensajes de audio y vida plásmida en la televisión y los múltiples dispositivos de simulación de irrealidad en red… El ANIMAL SOCIAL encara el estímulo como puede, aceptando el calloso cordón simbiótico, umbilical aunque tóxico, que emana del logotipo corporativo… Imagen de marca… MARCA PAÍS que se presenta como la proverbial mentira que a fuerza de ser repetida se vuelve verdad… Aunque aquí y hoy es sólo un constructo…

El caso del ANIMAL SOCIAL es llevar encastada en la frente ahora la MARCA PAÍS… Sale a la calle creyendo tomarla… Todo tan falso que a la puesta de sol se decreta que el simulacro va a ser la próxima realidad impuesta… El zeitgeist establecido a parches y parches y parches y parches y parches…

YO disiento, pero poco y en voz baja, plenamente consciente de que mi historia es sólo otra en una sociedad… Vendida… Necesitada de retomar las ideas y estéticas del pasado, sobre todo del vivido recientemente pero lo suficientemente lejos como para que haya dado Tiempo a idealizarlo…

Apocalipsis Sucedáneo sucediendo fuera del Tiempo… Sólo puede ser mantenido a raya mediante una sobreexposición a los residuos de un pasado idílico…

La humanidad mira hacia atrás en busca de un santuario, porque mirar en otra dirección es encontrarse lo desconocido traicionero…

YO ANIMAL SOCIAL presa en el contexto hauntológico… En la jaula de Faraday… Y la MARCA PAÍS como progreso desfasado, hortera: empeño por las fronteras cuando, cruzando el espejo negro, el mundo sensible es vapor… Antes agua… El ANIMAL SOCIAL sin embargo aferrado a la materia sólida… A que fuera del Tiempo no hay nada y tal que así se debe vivir… Conforme… Y la imagen pública es un palimpsesto que empieza a transparentar…

La pinza de nervios que supura… La pinza de nervios supura la máquina de nuestra historia rota… Se narra como engranajes goteando al filo de lo fácil que sería acabar siendo un creyente en la desconexión… Y nuestra actitud normal se basa en una ficción simbólica… Ningún mecanismo externo regula la experiencia fenoménica del YO salvo tú… MARCA PAÍS atrapada en las viejas guerras, diversos infiernos sirven de círculos concéntricos a la ansiedad… MARCA PAÍS existe por el carácter terrorífico del tema del doble y la emergencia del sujeto como apercepción trascendental pura: pero el ANIMAL SOCIAL… Desmarcado…escribe ahora:

Digan lo que digan, la Cultura es nuestra.

¿Por qué, pues, estoy encerrada en esta pesadilla de violencia, aislamiento y crueldad?… Dado que el universo sólo existe en mi mente, debo haber creado este lugar odioso, asqueroso como es… Vivo sola en mi mente y sola estoy siendo aplastada hasta la asfixia, emparedada por los muros que he creado… Lo único que sé es que debo escapar de estas alucinaciones y este festivo horror… No puedo soportar mi atroz prisión ni un momento más…

Solo he descubierto una manera de escapar y, sin que haga falta que lo diga, no la he olvidado…

Nunca más podré ser como era cuando el tiempo aún era…

Esa YO que yacía en la crecida hierba de junio y chupaba los dulces tallos del césped… Que vivía la vida de una amante, una pintora, una persona real, que no era burlada por las aves cantoras…

El ser heredado por mis ancestros, la persona en que debí convertirme, ha sido irremediablemente mutilada y despedazada, su frágil balance de pensamientos y sentimientos destruidos, maltratados…

Se sumerge de nuevo… El ser heredado… Y YO escucho el crujido de sus huesos… Todo un torrente de huesos sale a borbotones, chorrea como cataratas, como fuentes de sangre… En un segundo el balde está lleno y se derrama en el suelo… El doctor casualmente empuja un cojín para tapar la inundación y se aleja… Limpiándose las manos en su pañuelo.

 

 

FJP

(texto recitado durante el ritual de evocación de Anna Kavan el pasado 19 de marzo de 2016, durante la celebración del ArtParador en la librería Papers-Contenciós Postcavourià)

 

psicofonc3adas2

Transcomunicación Instrumental

(Hace un par de años, inspirado por la serie de ilustraciones del artista Álvaro Barcala titulada The Red Cathedral y por varias lecturas sobre mediúmnica y espiritismo en los primeros años del siglo XX, escribí Transcomunicación Instrumental, un relato protagonizado por una versión alucinada de la célebre médium Eusapia Paladino que iba a ser incluido en una antología sobre retrofuturismo y psicodelia. El volumen no se editó nunca, pero la historia llegó a manos de la gente de la editorial Nevsky, quienes tuvieron a bien traducirlo al inglés para que formase parte de su recopilación Best of Spanish Steampunk, publicada a principios de este 2015. Y ya que esta noche he vuelto a soñar con el Niño de Histamina y con el Ingenio de Bogras, dos de los elementos clave que sustentan el cuento, me ha parecido de recibo compartir aquí la versión original del texto, para que Eusapia, el Niño y el Ingenio os habiten a vosotros también, si gustáis. Feliz lectura) 

paralysè

(collage de Mónica Ezquerra)

“El límite entre ciencia ficción y realidad social es una ilusión óptica”

Donna Haraway

…La imagen cinematográfica y la impregnación en primer plano una soga colgando lacia del árbol un lazo el nudo corredizo la casa a oscuras detrás la casa que cobijó una vez el paisaje fronterizo de las cámaras el maquillaje la iluminación la actuación y la fantasmagoría digital la función de la imagen cinematográfica y la función de impregnación de ésta en el espectador todo el mal simulado en la casa ha acabado tornándose imprimación en sus paredes e imprimado también a sus nuevos inquilinos porque el ectoplasma tiende a imponerse (el deseo, la venganza) y no hay escapatoria posible así transforma el simulacro en víctima…

…A los que vinieron a darse de bruces con la dominación ontológica derivada de la idea del hormigón sintiente les acechan ya (la ansiedad, el ansia) las brechas abiertas el corrimiento en las posibilidades de ser una Forma Inhumana disociada de otros discursos de identidad relacional ninguna…

…Ningún sistema de signo diseño acaba de rebrotar fuera con el viejo encantamiento de la Fundación General Eléctrica que se apolilla entre los microrrelatos invitados al suplemento dominical en línea dánosle hoy y no recorre Europa ningún germen más que el cuerpo abandonado los rostros bañados en sudor las patas mudadas ninguna antigua piedra sobre piedra queda en el desfile de refugiados con pantallas implantadas en la tripa…

“Las ‘telepatologías’ no sólo me permiten reinventarme psicológicamente, sino que alteran lo que conozco como ‘privacidad’, pues todas mis neuronas están ‘afuera’, expuestas, exponiéndose. Ya no hay ‘punto de vista’, pues ahora está reemplazado por un punto de ser, mi punto de entrada para compartir el mundo.”

Pepe Rojo

…Y un ojo hundido que sueña con noches de piedra (la casa, la fantasmagoría) y con aquellos “emigrantes económicos de un parque temático de Antoni Gaudí” y con los que acechan en los bordes las señales de tráfico votivas declinantes la larga distancia y la marcha los conflictos fundamentales entre yo y mi graznido y la creación de túneles de humo en el Metro y esta no-arqueología mercurial…

…Por cuánto los contornos del músculo me buscan abajo bajo la fuente como el Hikikomori sensocentrista entregado a la pasión de pasar a línea tras línea tras línea de código su sistema nervioso central ese (¿mayúscula?) que los demás dejan en suspenso ante la pantalla de la televisión y la pantalla del ordenador y las muchas pantallas táctiles (anti-sexo, anti-brecha) como codifica desde lo inspirado por la fachada y el bulevar y la Acequia Condal una diminuta cara de pegatina para la Forma Inhumana de animalillo asustado ante los faros en el rompiente en el Estado intermedio en el laberinto de la ciudad que se resucita a sí misma…

…Con los guantes con los dedos cortados tecleas cariño con los que se desean más allá de la distancia aceptable ahora o mañana ¿quién te espera? (¿yo mismo? ¿la antigua piedra sobre piedra?) con la trituración exterior me inventas en el mundo oculto de los acertijos con la sombra transparente y la piel transparente que transforma el juego en espectáculo con la sentencia a servidumbre con la que serpenteamos mediocres (término capitalista, llave de encantamiento) en tránsito de un sitio a otro negándonos transitar por transitar sin origen ni destino sólo caminar y caminar solos por el circuito de nuestro huerto de sangre Aceldama…

“Un posthumano es un humano que ha puesto a la naturaleza (incluyendo la propia) entre paréntesis (o que se ha convencido de que todo lo no humano es humano, y por lo tanto, humano = naturaleza). Así, en el mundo posthumano, todas las fronteras se convierten en ‘diferencias estéticas’, respaldadas por ‘sistemas morales arbitrarios’.”

Andrei Codrescu

…INTERLUDIO imágenes de archivo colonos volviéndose salvajes a la buena de Dios como locos del exceso de población hozan entre el alcantarillado al descubierto y la mala tecnología chisporrotean obsolescencia temprana y llegan los platillos volantes y los salvajes se arrodillan he ahí los santos ángeles siliconados he ahí los hombrecillos numinosos que salvan apertura de compuertas corazas antidisturbios pistolas cargadas la salva y el impacto y el píxel retocado hacia tonos menos gráficos del rojo para pasar la censura lo correcto purga lo insalubre…

…En la ampolla coriácea dentro de la que se enrosca una larva que desea que quiere contestaciones de quien las quiere pasados los controles de orina y la esterilización de los concursantes y la memoria ajena del viaje por imposición Gane Usted Una Estancia De Por Vida En La Casa Que Supuestamente Era Ya Su Hogar y nuestro agradecimiento eterno pruebe después que es capaz de mantenerse en la condición ficcional ofrecida (letra pequeña, ínfima, sistema nervioso central)…

“No podemos ‘ver’ (porque el discurso en que nos socializamos no nos enseña a reconocer) todos los comportamientos que demuestran que los seres humanos seguimos estrategias para conjurar los miedos, la impotencia y la fragilidad que el mundo nos suscita, y la necesidad de pertenecer a parejas, grupos y comunidades para sentirnos seguros. Y así, al no cuestionar la lógica en la que se sostiene la historia, apoyamos y reproducimos el orden patriarcal, y convertimos en una verdad científica que la ‘lógica de los mercados’ es la lógica universal humana.”

Almudena Hernando

…La pantalla es implacable por honesta e impermeable al sentimiento por lo que sólo cabe seguir jugando INTERLUDIO imágenes de actualidad en las que te reconoces una delicada lectura de los vectores de infección en la colonia diezmada y re-civilizada que da paso al destacamento en el que formas como el más concienciado el que más de los trabajadores sociales voluntarios que fueron a capacitar a los heridos material reciclable ¿cómo te alcanzó a ti también la necesidad? ¿cómo me alcanzó a mí?…

“La tentación de la atemporalidad. Más allá del límite. La atemporalidad es un sueño de claridad, la realidad separada de sí misma”

Birgitta Trotzig

 

índiceK

El socavamiento y la disolución de las redes sociales —ya no redes de agentes, sino Algo Más— quedan claramente ejemplificados en la siguiente arquitectura atemporal: una diminuta cámara GoPro pegada con cinta aislante a la corredera y la curva de la culata de una Walther P22… Pongamos que aprieta usted el gatillo de ese artefacto… La cámara lo está registrando todo, y el enlace de ésta con su teléfono móvil permite que la grabación suba en tiempo real, a intervalos de 45 segundos, a sus cuentas en Twitter y Facebook… Pongamos que aprieta usted el gatillo… En el vídeo, que pronto se hace viral, no aparecen sujetos sino el objeto fantasmático que ejerce de verdugo en la escena de juego de disparo en primera persona, el objeto fetiche como un apero retrofuturista de bajo coste, los objetos víctima y todos los demás objetos flotantes imposibles de ser identificados por la ramplona percepción…

Dicen: “el ser humano siempre está en relación consigo mismo o con el mundo. Y esos tipos de relación se solapan: el humano sólo puede entender al humano transformándolo en un objeto con el que poder relacionarse (mediante la psicología, la sociología…), al tiempo que únicamente puede relacionarse con la esfera de los objetos transformándola en algo familiar, accesible o intuido en términos humanos (a través de la biología, la geología, la cosmología…)”

 

índiceSF2

La realidad, separada de sí misma y luego virtualizada. Un estigma. Al abolir el limbo de esa correlación, se generaría una viscosa sustancia ontológica —llámele “pensamiento de lo impensable”, si gusta— en la que el sujeto visitante —eventual: sujeto a cualquier evento o contingencia— quedaría hundido hasta las rodillas… Fíjese: allí al fondo, al final de ese pasillo anegado, hay una habitación bañada en luz negra y que mide mil años de ancho, desprovista de muebles; sus paredes, techo y suelo están surcados de filamentos crepitantes de estática. Hace mucho que nada vivo ha entrado en ella. La tenue radiación de las lámparas ultravioletas parasitadas por las enredaderas de nervadura enraizadas a la mínima composición del cuarto, hacen destacar lo que se halla grabado en el muchísimo polvo que satura el ambiente, siendo esto toda idea que cualquier ser humano haya tenido jamás. Ideas sueltas, comprendidas en el abanico casi infinito entre las reutilizadas hasta el desgaste y las apenas esbozadas, talladas en esferas microscópicas de cobre y hierro, en esporas, en polen, en diatomeas, en moléculas de caucho y de madera, en escamas de piel y en deposiciones de ácaro… Reaccionan a los haces estroboscópicos en vibrante turquesa. Se hacen legibles. Las formas en que ese polvo fluye, idas y venidas y cambios de rumbo, y sus itinerarios, son una traslación a escala de la simulación de las cambiantes líneas del campo magnético terrestre… Y, claro, aquí tampoco hay transferencia sin transformación… No hay más juego que el juego de simulación de masas… En esta habitación, la realidad virtual, como una bailarina, se alimenta de bolas de algodón y cigarrillo tras cigarrillo tras cigarrillo. ¿Qué hay de usted?…

Dicen: “en general, el lenguaje más poderoso y más vivo logra decir cosas sin decirlas: no por un amor inherente a lo vago y lo borroso, sino simplemente porque las cosas nunca pueden ser conocidas o abordadas directamente en su repliegue de la mirada humana. Para llegar hasta la naturaleza oculta de las cosas, la oblicuidad y la metáfora son herramientas más precisas que cualquier catálogo engreído, despreciativo y reduccionista de sus rasgos palpables.”

 

índiceM

Titulares: “No existe conjunto fijo de leyes naturales”“A día de hoy ya sólo queda la ficción de una esfera política”“Meester snijt die Keye ras”: en la Habitación de Mil Años de Ancho cabe un amplio paisaje despoblado, con la línea del horizonte elevada amplificando el efecto dramático del decorado. En primer plano, coágulos de IdeoPolvo compactado forman figuras que imitan los movimientos de cuatro personajes muy concretos: el trasunto autómata de usted mismo, prematuramente envejecido, yace en un sillón, vestido con una suelta bata de hospital y ceñidos pantalones de terciopelo rojo… Abalanzado sobre el pelele, un Autómata Padre le extirpa de entre las cuerdas vocales un tulipán lacustre color perla… El Autómata Padre luce un embudo por sombrero y un jarro pendiendo del cinturón que le ciñe la túnica de curandero… Observando la operación, disfrazado de fraile, un Abuelo Autómata da su bendición al asesinato conceptual de su nieto, acompañado por una Abuela Autómata, que lleva un libro cerrado en equilibrio sobre la coronilla y está acodada a una mesa redonda de pie bulboso, contemplando atenta y aprendiendo de las falsas doctrinas curativas de los hombres… Si lo desea, puede usted introducir otra moneda en el escaparate animado y que los androides de polvo repitan su mensaje. O, si lo prefiere, puede pasar a la siguiente composición, donde se le mostrará a una Esposa Autómata abierta de piernas, desparramada en la camilla de un relojero, con la falda arremangada hasta la cintura, pariendo ahora una aguja percutora, ahora un armazón hueco, ahora una corredera, el mecanismo de un gatillo, el martillo del percutor, un cañón, su correspondiente guía y muelle recuperador, y una diminuta cámara GoPro… Engranajes que un Autómata Amigo recogerá a manos llenas y achicará hacia una Autómata Madre que los hará encajar unos con otros con unos con otros y, descuide, no oirá usted los berridos de tormento del aborto, pero asistirá al procedimiento con toda la fidelidad que los autómatas puedan escenificar, toda la plástica hemoglobina que unas bragas baratas puedan absorber…

 

 

11024900_10205752343909974_903644650_o

Referencias: 

Tanta era la vivesa de la concideració, ab gran desitg que totas las criaturas me trapitjassen, obligant-me en lo exterior del cos fer la acció de abaixar-me de manera que una vegada o dos me fou precís posar la cara en terra, tal era lo conexament de ma vilesa, suciedat y nada.

Teresa Mir i March, Rahó de l’Esperit (facsímil, c.1715)

 

La técnica de deconstrucción de la feminidad y de aprendizaje de la masculinidad de Diane Torr reposa sobre un método teatral, sobre la descomposición de la acción aprendida (la marcha, el habla, sentarse, levantarse, la mirada, fumar, comer, sonreír…) en unidades básicas (distancia entre las piernas, apertura de los ojos, movimiento de las cejas, velocidad de los brazos, amplitud de la sonrisa, etc.), que son examinadas como signos culturales de la construcción del género. Mi técnica toma elementos de su análisis preformativo de la acción, pero, en realidad, reposa sobre un método más próximo a la reeducación corporal postraumática y a la producción política de la subjetividad a partir de la elaboración de una narración colectiva.

Beatriz Preciado, Testo Yonqui (Espasa Calpe, 2008)

 

En algún punto de la larga andadura de la raza humana se ha producido una especie de divorcio entre el Yo y el Nosotros, una especie de desprendimiento espantoso, y yo (que no soy yo, sino parte de un todo compuesto de seres humanos, como ellos de mí) floto aquí en el aire, como sobre el lomo de un ave blanca, con la sensación que estoy regresando (…), sí, regresando al vórtice del terror…

Doris Lessing, Instrucciones para un Descenso al Infierno (Seix Barral, 1974)

 

Te he seguido como nos persiguen los días / Con la seguridad de irlos dejando en el camino / De algún día repartir sus ramas / Por una mañana soleada de poros abiertos / Columpiándose de cuerpo a cuerpo / Te he seguido como a veces perdemos los pies / Para que una nueva aurora encienda nuestros labios / Y ya nada pueda negarse / Y ya todo sea un mundo pequeño rodando las escalinatas / Y ya todo sea una flor doblándose sobre la sangre…

Emilio Adolfo Westphalen, Las Ínsulas Extrañas (Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2003)

 

El objeto hipersticioso no es un mero producto del constructo social, sino que es algo ‘conjurado’ a la realidad mediante la forma en que nos acercamos a ello.

Nick Land, Abstract Culture: Meltdown (CCR.net)

 

La preocupación popular por la falta de certeza en el futuro que provocan los rápidos cambios, no son sólo producto de la ignorancia. Más bien equivalen al cuadro sintomático de un mundo al borde del ‘shock por futuro’”.

Felipe Fernández-Armesto, Civilizations (The Free Press, 2001)

 

Sólo hay, pues, la oscura claridad de las estrellas que viene del lejano pasado de la noche de los tiempos, la débil claridad, y es ella la que nos permite aprehender lo real, ver, comprender nuestro entorno actual, ya que ella misma proviene de una lejana memoria visual sin la cual no hay acto de mirada…

Paul Virilio, Máquinas de Visión (Cátedra, 1998)

 

El Repta-Tuberías (Go-Juice), nombre en código para el vehículo autónomo que pasa de contrabando máquinas de guerra islámicas a las civilizaciones occidentales –por otra parte, es de hecho la lenta penetración de otras entidades narrativas del petróleo en las profundidades rectales de toda orientación política, ya sea formuladas desde plataformas religiosas o no…”

Reza Negarestani, Cyclonopedia (Re.Press, 2008)

 

(Las Casas Bajas del Clot) …se construyeron en 1837 con la espada de Damocles sobre sus tejados. Ya antes de levantarse pesó sobre ellas el llamado derecho de evicción: cada propietario tenía la obligación de derribarlas y llevarse los escombros en caso de guerra. La proximidad del Fuerte Pio (Fort Pienc) era la causa. La amenaza persistió durante décadas.

Blanca Espacio, Los Supervivientes del Clot (Taller d’Historia del Clot, 2013)

 

En todos tiempos, ó en sus diferentes épocas, ha sido siempre Barcelona dechado de virtudes, escuela de costumbres y empresas, y modelo de escelencias y hazañas. En la pureza de su fe aventaja á muchas ciudades, pues que en ella predicó Santiago, fundando la iglesia y dejando en ella de primer obispo a Teodosio; en la cultura de las ciencias fue maestra Barcelona con su universidad; en suelo es otra Babilonia, como la llamó un poeta…

Antonio de Bofarull, Guía-Cicerone de Barcelona (facsímil, 1847)

 

En el Universo, como hemos reconocido al principio, es la vida lo que constituye el fenómeno central –y, en la vida, el pensamiento- y en el pensamiento la ordenación colectiva de todos los pensamientos en sí mismos. Pero he aquí que, por una cuarta opción, nos encontramos llevados a decidir que, más profundo todavía, es decir, en el corazón mismo del fenómeno social, está en marcha una especie de ultra-socialización…

Pierre Teilhard de Chardin, La Aparición del Hombre (Taurus, 1958)

 

Texturas:

dali18drones-eye-viewHäxan (1922) Filmografinr: 1922/0610374014_10206183090884369_1915186385065666264_nUntitled_painting_by_Zdzislaw_Beksinski_19845242511514_fbe3dc55db_bmapa clot10375566_670952376311970_1779193687_n38C48BF8F11006446_10206251109344788_7842102541821349222_nel clot bcnmed-hoteles-diagonal-hotel-pasillo-habitaciones-106

 

 

Banda Sonora:

 

Fugas:

Espectros e Inductores (óleo sobre tela, 116,6 x 78,7cm.), en Obituario nº 22

Ligadura de Prolongación, en Revista Kokoro nº 9

 

large

 

El próximo sábado 14 de marzo, en el marco del TransHuman Fest 2015, impartiré la conferencia “Tecnogénesis, Ontología Cíborg y la Cuarta Discontinuidad”, cuyo resumen vendría a ser lo que sigue:

La idea del ser humano como ente específico y único, pensado como singularidad absoluta y diferente al resto de lo real, ha sido cuestionada históricamente por una serie de científicos y pensadores que encontraron mecanismos capaces de salvar la discontinuidad entre el Hombre y el Mundo. En la actualidad, nos hallamos sumidos en el cuarto de esos desajustes teóricos, el que aún hoy diferencia al hombre de las máquinas por él creadas.

En la presente charla repasamos las bases filosóficas del transhumanismo y el posthumanismo especulativo, haciendo hincapié en cómo el prejuicio de la cuarta discontinuidad se ha hecho extensivo también a ambas disciplinas, y presentamos una propuesta teórica para la disolución y superación de dicho conflicto a partir de una aproximación general a la ontología cíborg (metafísica del cuer­po hu­mano en con­fluen­cia con las tec­no­lo­gías que le son connaturales) y a la teoría de la tecnogénesis (la re-descripción del ser humano como híbrido tecno-orgánico perpetuamente actualizable desde el nacimiento de la especie).

Así pues, igual que hice con mi última charla, detallo hoy aquí una bibliografía con los materiales usados para la configuración del guión y las referencias, tanto a modo de introducción como para aquellos que, una vez pasado el evento, quieran profundizar en lo hablado:

 

Libros:

La Cuarta Discontinuidad. La coevolución de hombres y máquinas, Bruce Mashliz (Alianza Editorial, 1995)

Ciencia, cíborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza, Donna J. Haraway  (Ediciones Cátedra, 1995)

Natural Born Cyborgs: Minds, Technologies, and the Future of Human Inteligence, Andy Clark (Oxford University Press, 2004)

Ontología Cyborg. El cuerpo en la nueva sociedad tecnológica, Teresa Aguilar García (Gedisa Editorial, 2008)

Critica de la Razón Pura, Immamuel Kant (Editorial Alfaguara–Santillana, 1997)

Fanged Noumena, Nick Land (ed. Urbanomic / Sequence Press, 2011)

Cyclonopedia: Complicity with Anonymous Materials, Reza Negarestani (ed. Re.Press, 2008)

 

Artículos:

Ontología cyborg en perspectiva compleja desde la biología filosófica“, de Oscar José Fernández. En Ontogenia.cl

Una historia del pensamiento transhumanista“, de Nick Bostrom. En Argumentos de Razón Técnica nº14

A Cyborg Manifesto“, de Donna J. Haraway. En Simians, Cyborgs and Women

La ruptura de la cuarta discontinuidad. Trazos para una filosofía de la técnica y la tecnología“, de María Eugenia Esté. Ensayo ganador del Premio Federico Riu a la Investigación Filosófica 1999

Time without becoming“, de Quentin Meillassoux. Conferencia en la Universidad de Middlesex

Antesalas del Posthumanismo“, de OBSERVER. En La Industria del Placer

Posthumanismo #1: Transhumanismo“, de OBSERVER. En ¿Pero tú a esto le llamas arte?

The Coming Technological Singularity“, de Vernor Vinge. Simposio durante el VISION-21

H-: Wrestling with Transhumanism“, de Katherine Hayles. En Metanexus

 

Y esto es más o menos todo. De nuevo: a por ello.