archivo

Archivo de la etiqueta: Antifuente

OK…

Antifuente ya no es (sólo) el título de mi antología.

Porque Antifuente es también el nombre del flamante subcampeón argentino en categoría libre de Sumo Robot. Y eso está bien. Muy bien. Me hace sentir orgulloso, de alguna extraña e impropia manera.

Además, por lo visto el puto cacharro es famoso en su círculo, y hasta tiene grupo de fans propio en Facebook.

Os dejo pues aquí, por aquello de darle al César lo que es del César, unas sobrecogedoras imágenes del tercer round de la semifinal del séptimo Torneo Nacional de Robótica de Bahía Blanca (Buenos Aires), en el que Antifuente despliega todas sus habilidades de combate para humillar a su oponente:

Si es que el inconsciente colectivo es raro de cojones y da miedo y establece sincronías capaces de alegrarle la tarde al más obtuso…

PD: felicidades desde aquí al blog de Sincriterio, que ayer cumplió cuatro años. Keep on fuckin´, jefe.

Primero, algo de autobombo:

* Juanma Sincriterio, analista de Las Cosas, arquitecto del Plan y buen colega en general (para qué vamos a negarlo), se marca una muy reveladora y, a pesar de todo (del colegueo, de la información privilegiada…), objetiva y lúcida reseña a Antifuente, en su blog.

* Ya está en la calle la edición en papel del número 2 de La Fanzine, donde colaboro con mi relato Fender Telecaster.

Luego, todo lo demás:

* Dándole vueltas al tema de hacer un webcómic, de pasarme a lo digital como reacción al hastío que últimamente siento por el mundillo de las viñetas en papel, he dado con esto. Obra de un tal Balak01, reflexión y ejemplo al mismo tiempo.

* Estoy empezando a engancharme al Historias de Naima, de Daniel Pérez Navarro. Algo curioso, curioso.

* Una frikada, pero que mola: la serie de fotos de Peter Ross a artículos personales de William Burroughs.

En breve, más (y seguramente, mejor… es fácil a estas alturas).

Una de las definiciones  de “subida de ego” es que reseñen tu trabajo (y de qué manera, oiga…) en uno de los blogs a los que estás enganchado. Werewolfie lo hace con Antifuente en El Show de los Hombres Lobo, diciendo cosas como ésta:

“Tomen nota de este nombre: Fco. Javier Pérez. Recuerden: Antifuente. Recétenselo a sí mismos si notan síntomas de apatía, si creen que han perdido el sentido de la maravilla, si no pueden salir de los caminos en los que A lleva a B y luego a C. ¿Efectos secundarios? Muchos, por suerte. Quizá no todos agradables. Pero todos valen la pena.”

(Y nadie es capaz de hacerse a la idea -bueno, quizá sólo Sincriterio, pero es que él SABE- de cuantísima ilusión me hace, además, que alguien asocie la expresión “sentido de la maravilla” a lo que hago)

Julián Díez dedica su reseña de ayer en Literatura Prospectiva a Antifuente. Un par de cosas a destacar en ella, desde mi punto de vista totalmente parcial y subjetivo: la primera, el tono de la crítica, puramente constructiva; sin aspavientos ni grandes emociones, pero tampoco descalificadora porque sí. Bien. Eso le viene genial a mi ego, lo calibra y mesura, porque tan malo es que ande por las nubes como bajo tierra. Lo segundo a destacar, sería un pedazo de la misma…

“El libro se cierra, y la sensación clara que se dibuja es la de que estamos ante algo valioso: un caudal poderoso de sensaciones e imágenes, pasión verdadera por la escritura, una imaginación insobornable capaz de concebir verdaderas bizarrías.”

… y es que, aunque parezca poquísimo, esa es, para mí, la mejor recompensa para el que se dedica a esto: el libro acaba y el lector se queda con la sensación de haber recibido algo, cualquier cosa, sea un caudal de sensaciones e imágenes o una patada en la boca. La indiferencia es para cobardes.

captura-2009-03-24-11-05-121

¡Tilt!, relato incluido en Antifuente, acaba de ser publicado también en el número 11 la prestigiosa revista NM.

(Y digo “prestigiosa” porque, cuando menos, lo es para mí: hace años que la sigo de forma fanática, y me parece una de las más ágiles, mejor diseñadas  y de más cómoda lectura en pantalla del ámbito de esto del fandom)

Disponible para descarga aquí.

O para lectura on-line aquí.

Daniel Pérez Navarro acaba de publicar una bonita e inquietante reflexión-reseña al respecto de Antifuente en su blog.

Por lo visto, se supone que llevo la bandera del nosequé y nosecuántos.

Y escribo.

Sí.

Literatura.

Gracias, Daniel.

(A todo esto, aún se me hace raro que gente a la que sigo y cuya literatura me parece bastante mejor que mi literatura, hablen bien de mi libro. Y me gusta muchísimo lo que dice el señor Pérez Navarro sobre la no-competición en todo esto)