archivo

Archivo de la etiqueta: Colegueo

* THE READING MACHINE (la imagen que acabais de ver arriba), porque a veces me gustaría quedarme a vivir en una ilustración de Bethalynne Bajema.

*FCO. JAVIER PÉREZ MOLA, porque Sergio Parra le nombra en una interesantísima entrevista.

*EL CASCO MOLA, porque Fco. Javier Pérez ya colaboró en el nº18, acaba de hacerlo en el nº19 (con el relato Plectro Kyuss) y lo hará en el nº20 (sucumbiendo a La Moda al aportar un relato de zombies).

*VUELVE VINALIA TRIPPERS, lo cual es una buena noticia en sí mismo; pero es que, además, el nuevo blog de la publicación lo inaugura el gran Javier Esteban.

Se supone (y digo se supone porque… bueno, en este mundillo, ya se sabe…) que hoy sale a la venta el nuevo libro de Sergio Parra, Venus Decapitada. Y yo, que lo leí antes que nadie, puedo asegurar con mucho más conocimiento de causa que cualquiera, que mola. Mola mucho. Un artefacto entre el Fight Club de Palahniuk (aunque, a mi entender, bastante mejor escrito) y la Poppy Z. Brite más chunga. Lo que debería ser un buen Best-Seller, si acaso un Best-Seller puede ser bueno en alguna medida. Un libro que puede entenderse como “de género”, o no, pero que precisamente por eso es incuestonable y fresco y raro y precioso y…

Lo dicho, mola mucho. Y, si no fuese un libro, editado además por una editorial minúscula, haría correr montones de esos proverbiales ríos de tinta que parecen ser el único motor cultural hoy en día. Si no estuviésemos hablando de un puñado de hojas cosidas y a rebosar de palabras a las que no hay más cojones que armarse de paciencia y prestarles atención para entender algo, si estuviésemos hablando de una serie de televisión o de una película, hoy mismo habríamos visto publicadas las más variopintas reacciones a su incendiario contenido en multitud de medios, la fotografía de su autor aparecería en vuestro diario gratuito preferido y alguna que otra asociación bienintencionada (feministas, defensores de la familia, folladores políticamente correctos… elegid una, cualquiera, y os aseguro que en Venus Decapitada se puede encontrar algo que ofenda a sus miembros) estaría ya afilando los cuchillos para despellejar a todo el que se atreva a defender al pobre engendro. Sí, lástima que sea un libro y que, de forma del todo injusta, vaya a quedarse en poco y sólo acabemos comentándolo los cuatro de siempre.

Pero los que nos dedicamos a esto somos medio gilipollas (perdona, Sergio, pero sabes que es verdad…), por lo que seguimos insistiendo y dando codazos y… bah, yo qué sé… igual esta vez hasta acaba sonando la flauta y todo… El caso es que, para el lanzamiento del libro, se han habilitado los ya casi obligatorios gimmicks promocionales, que os dejo por aquí a continuación…

La impagable nota de prensa:

Este lunes día 15 de febrero, tras la resaca del Día de San Valentín, sale a la venta la última novela de Sergio Parra.

Posiblemente la novela más machista y misógina que hayas leído nunca. ¿O quizá es todo lo contrario?

Sergio Parra nos conduce desde un punto de vista alternativo y polémico por los recovecos de las relaciones sentimentales, los corazones rotos, la pornografía, la guerra de sexos, el chantaje emocional, los penes de plástico, las dosis milimetradas de bromuro, las páginas centrales del Playboy, el carmín rojo pasión y los coches-polla, todo ello sazonado con la conspiranoia más desatada.

La Primera Guerra Sexual está a punto de estallar. Escoge un bando y lucha por tu sexo. ¿Compradicción o fútbol? ¿Erección o menstruación? ¿Sistema límbico o neocórtex? ¿XX o XY? ¿Pene o vagina? ¿Testosterona o estrógenos? ¿Ba-bla-bla o Grrr? ¡Tú eliges!

El tráiler:

Y, por supuesto, la página web que centraliza todo el asunto de la promo, y en la que se pueden chequear los puntos de venta:

Un gran libro, de verdad, que no se puede dejar perder.

Primero, algo de autobombo:

* Juanma Sincriterio, analista de Las Cosas, arquitecto del Plan y buen colega en general (para qué vamos a negarlo), se marca una muy reveladora y, a pesar de todo (del colegueo, de la información privilegiada…), objetiva y lúcida reseña a Antifuente, en su blog.

* Ya está en la calle la edición en papel del número 2 de La Fanzine, donde colaboro con mi relato Fender Telecaster.

Luego, todo lo demás:

* Dándole vueltas al tema de hacer un webcómic, de pasarme a lo digital como reacción al hastío que últimamente siento por el mundillo de las viñetas en papel, he dado con esto. Obra de un tal Balak01, reflexión y ejemplo al mismo tiempo.

* Estoy empezando a engancharme al Historias de Naima, de Daniel Pérez Navarro. Algo curioso, curioso.

* Una frikada, pero que mola: la serie de fotos de Peter Ross a artículos personales de William Burroughs.

En breve, más (y seguramente, mejor… es fácil a estas alturas).

Acabo de descubrir la mejor librería de Barcelona. Así, sin más. La mejor.

Se llama OUTSIDER y está especializada en literatura de género (y SÓLO de género: Terror, Ciencia-Ficción, Fantasía, Novela Negra, Cómic y… ¡¡PULP!!). El dueño, cosa rara en estos asuntos, es una persona encantadora y apasionada de esta misma mierda que nos apasiona a mí y a unos cuantos como yo. De hecho, he pasado esta misma mañana casi dos horas hablando con él, cosa que no había hecho en la vida.

Si tenéis previsto tirar por ahí algo de dinero en breve (y sé que lo tenéis previsto), tiradlo aquí. Seguro que vuestra alma os lo agradecerá.

Más info, en su web.

(Y sí, soy consciente de que esta entrada no es más que propaganda gratis y, en cierto modo, innecesaria. Pero de verdad me ha emocionado el descubrimiento y, qué coño, por una vez hago publicidad de algo que no soy yo mismo, cosa que deberíais valorar y apreciar en su justa medida…)

Narrar es método científico. Expresar es la hipotética inductiva muerte que nos lleva a la extinción total. Hay quien tiene problemas con lo que no son: desde los jóvenes poetas a los ganadores del Planeta ―el Premio como paradigma del émbolo que demasiados necesitan―. Esto es un binomio: escribes y alguien te lee. Todo lo demás es accesorio. Es industria. Es editorial y pagos atrasados que no sirven ni para pagarte media letra de la hipoteca. Me preguntan a menudo temblorosos: “¿qué tal el trabajo?”. Pero esto ya no va sobre el trabajo. El trabajo es consistente con mi vida. No pinta nada hablar aquí de tu trabajo. Aquí solo hay palabras y el juego de desemejanza entre labor y curro y la labor que te sostiene como rabia ―nunca vocación, no jodas.
Javier Esteban, “Despite al my rage”

Haciéndome pasar por lo que no soy, me convierto en personaje y el personaje se come al autor y el autor se come a la persona y la superposición no sólo no me mata sino que me hace más fuerte. Tiro de palancas y pulso teclas y tú, inocente lector, me imaginas en mi caverna hiponogógica, desnudo de cintura para arriba, con los tatuajes al viento, me encajas en la fotografía que una vez viste de mí en Internet y me vuelves autor. Bebo gasolina y fumo códigos de barras y mi esputo es literatura automática de género. Para ti, habito las catacumbas e invento máquinas de clonar mutantes. El autor ahora es científico loco.

Necesitaba una vacaciones, así que me monté en un rayo láser. El científico loco es una dendrita desbarrando al borde de la velocidad de la luz, arriba y abajo por el mástil de la guitarra de una KirbyForma Elemental, esquivando los agujeros negros de marca de traste que el lápiz del buen creador tuvo a bien poner ahí con propósito meridiano. Me desdoblé en riffs.

Apenas más que un técnico de laboratorio henchido de glamour. Hago ecuaciones que son frases, aplico los logaritmos a las palabras y luego las violo y, si no te queda claro del todo y tienes que reflexionar sobre el contenido y la narrativa dos veces, correr a buscar las referencias, me río mientras una tormenta eléctrica se desata al otro lado de la ventana de mi base de operaciones. Estoy contigo mientras me lees, y me gusta ver cómo mueren las máquinas.

Si subdivides el espacio que nos separa, éste se vuelve infinito. Nunca estaremos juntos. Me lees, y punto. Así lo designa la aritmética más elemental, pero no por ello voy a dejar de intentarlo. Ahora. Ven. Compra mi libro. Dicen las críticas que es “lo más”.

Hace unos días ya que quiero escribir algo aquí sobre esas “reformas educativas” que tanto se mencionan en los periódicos últimamente, ésas de dos pasos atrás y todos en pie cuando llega el profesor y el usted y, a la que se les vaya un poco más la pinza, el brazo en alto y el cara el sol y la regla en las yemas de los dedos. El problema es que yo soy más de desobediencia civil y faltar al respeto a quien no se lo ha ganado y quemar pupitres, por lo que no sabía muy bien cómo enfocar el asunto. Por suerte, a mi alrededor y muy cerca hay gente mucho más lista que yo, así que mejor os redirijo desde aquí al Higroblog, en el que Maese Higronauta dice todo lo que yo iba a decir al respecto, pero de una forma mucho más sosegada y brillante.

Y, de regalo, una de esas canciones ideales para ponerse el pasamontañas, saltar la valla del colegio más cercano y repartir un poco de sanísimo vandalismo:

fernandovicente01

Niña Cénit dice: esto no es el año 2009. Niña Cénit dice: si el órgano sexual más grande que poseemos los humanos es la piel, ¿imaginas las posibilidades de un microinjerto masivo de epidermis de bebé, ionizada por un inductor Tesla que nos convirtiese en dos chisporroteantes niños eléctricos hipersexuados? Dos peces de luz follando sobre el smog, entre el humo de las chimeneas de las fábricas de computación lógica. Niña Cénit dice: éste no es el futuro que nos prometieron. Que una llamarada azul cruce los distintos páramos recosidos con puntadas prietas de imaginación que conforman esta ciudad en la que nos han encerrado dentro de nuestras cabezas. Ahí tenemos el pulso para el primer single disruptor de la Orquesta del Vapor. El pasado no cuenta y el futuro pinta tenso, así que pongámonos en posición prolapso y que sea lo que Dios y la virgen que no soy quieran. Niña Cénit dice: me siento desnuda cuando me desnudan con la mente los frikis de la letra impresa en mis presentaciones. Niña Cénit es la analista de tendencias de esta nueva época victoriana. Niña Cénit dice: siempre hecho con estilo.

(texto inspirado por Kahlo / Ilustración de Fernando Vicente)