archivo

Archivo de la etiqueta: Hierático

Pues resulta que me chivan en los comentarios a otro post en este mismo sitio, que en algo llamado El Carnaval del Señor Wolfville hay una reseña de Hierático suficientemente potente como para, no sólo hacer que el autor del comentario salga raudo a su librería habitual a conseguirse un ejemplar, sino fastidirle en cierto modo el inminente fin de semana largo por no haber podido hacerse con él. Así que busco el mencionado blog, que no conocía, y, caramba, ahí se habla de todo lo que me gusta y algunas cosas más. Y sí, hay un crítica a Hierático de esas que le sacan a uno los colores y le montan en la nube del egotrip durante un buen rato, diciendo cosas tal que así:

Sin tener nada que ver, la estructura de la historia -una novela corta en la que caben todo tipo de enredos psicodélicos- me trajo a la memoria al Pynchon de “La Subasta del Lote 49”, obra escrita cuando el genio americano era un joven psicodélico dispuesto a comerse el “establishment” literario. Ojala el señor Pérez, trabajando siempre en ese “underground” cada vez más valorado, continúe con tan noble empresa.

Joder… Mil gracias, señor Wolfville, sea usted quien sea. Y señor Ricardo Signes: siento mucho que se le haya frustrado el plan para el puente, pero gracias a usted también por el chivatazo, porque desde luego me ha alegrado el mío.

Como en una especie de meta-juego con la misma portada del libro, esta semana se pueden encontrar en la red dos reseñas a Hierático: una buena y una no tan buena; una casi autoconfirmándose gracias a la segunda, y otra que fusila el texto de contraportada para darle la razón en cierto modo a la primera; una firmada por el escritor Alfonso Melero y la otra vaya usted a saber por quién.

De la primera, en Desde Tartessos (publicada a su vez en la revista SciFiWorld), me quedo con un par de piropos:

No hay nada en el texto que nos lleve a no expresar nuestros sentimientos. Pienso que ésta es una de esas novelas que se admira o se odia profundamente, sin ningún término medio.

(…)

La buena ciencia ficción es la que es capaz de despertar al lector reflexiones acerca de. Hierático, desde mi punto de vista, es de esas obras que se recuerdan y que aportan con su lectura algo más que puro divertimento.

De la segunda, en el portal de Literatura Fantástica, con su entrañable tono épico-fandomita:

Un texto por supuesto imaginativo pero narrativamente plano, puramente argumental y falto de recursos estilísticos

(…)

Un completo desvarío cuya finalidad última parece ser la pura y simple reivindicación de lo underground y lo absurdo, empleando para ello una ambientación exótica y futurista.

(…)

Una gamberrada salvaje pero efímera, “generación Nocilla” en estado puro donde no media mensaje ni trascendencia alguna; escritura onanista al servicio del placer unipersonal.

Precioso juego de espejos, oigan.

Quien siga este blog ya se habrá dado cuenta de que lleva unas semanas en barbecho. Veinte días, concretamente. Casi la temporada más larga que he estado sin asomar la cabeza por aquí. ¿Qué puedo decir? 2010, sobre todo el último trimestre, fue una locura que ha acabado derivando en una necesaria descompresión de principio de año nuevo. Un pequeño encierro durante el cual ponderar y poner en perspectiva las bastantes cosas buenas que han ido ocurriendo, así como las malas y las ni fú ni fá.

No han sido unos días tranquilos, sin embargo, sólo desconectados. Poca actividad on-line, poca vida virtual, pero intensa vida real que, si todo va bien, se calmará después de la mudanza que se cierne en el horizonte (todos hemos pasado alguna vez por una mudanza, así que ya sabéis la inmensa tocada de cojones que ello respresenta… y, para mí, es la segunda en menos de un año…). Precisamente la desconexión ha venido bien para poder cumplir el objetivo autoimpuesto de acabar de montar los andamios del par de cosas que estoy preparando para este 2011 antes de que la mudanza se desate y me pase por encima. Así pues, todo ha salido a pedir de Milhouse y p´allá que nos vamos. P´ aquí que volvemos.

Pero, ¿cómo vuelve uno a postear en su blog, tan pancho, después de diecinueve días de inactividad, precedida además de una ristra de entradas en éste basadas en el autobombo y poco más? Bien…

Supongo que lo primero es dar tres o cuatro excusas vagas al respecto de la ausencia.

Hecho.

Lo segundo, echándole morro, sería colar aquí algo de relleno, suave, un post puente. Estupendo y que viene al pelo, porque llevo ya un tiempo queriendo hacer algo como lo que estoy a punto de perpretar, y hasta ahora no había visto la ocasión. Sé, además, que hay gente por ahí a la que interesan estas cosas y, partiendo del hecho de que yo me tomo mi diminuta bitácora más o menos en serio, pues, caramba, igual hasta resulta que esto es una buena idea.

Así, sin más dilación… Lo que sigue es una banda sonora parcial, un listado de las músicas que sonaban, bien en mis auriculares, bien a toda hostia en los altavoces de mi laboratorio, bien sólo en mi cabeza mientras planificaba y llevaba a término mis obras publicadas hasta la fecha. (sí, señora, esto sigue siendo autobombo, en cierta manera… ¿y qué?.. ¿cuántas veces tiene que pedir disculpas uno en su propio blog?… si no lo place lo que ve aquí, vaya usted a buscar verdades a otro lado… el diario postporno de María Llopis, por ejemplo, es un buen sitio; o el juego de las 99 habitaciones… ahora, déjeme a lo mío…). Asimismo, es la lista de fondos sonoros en mi opinión ideales como complemento de las obras que ayudaron a crear.

Vamos a ello…

Dionisia Pop!:

Raw Power, The Stooges

Fun House, The Stooges

London Calling, The Clash

Total 13, Backyard Babies

Born a Lion, Danko Jones

Powertrip, Monster Magnet

...And Out Come the Wolves, Rancid

Sevens, Aina

Relationship of Command, At the Drive-In

Victory for the Comic Muse, The Divine Comedy

Antifuente:

Psalm 69, Ministry

The Mind is a Terrible Thing to Taste, Ministry

Filth Pig, Ministry

Strategies Against Architecture I & II, Eistürzende Neubauten

Silence is Sexy, Eistürzende Neubauten

Pretty Hate Machine, Nine Inch Nails

Year Zero, Nine Inch Nails

Hex, Earth

AtomGrad, Älymystö

Outlaw, Alabama 3

Master Of reality, Black Sabbath

Paranoid, Black Sabbath

Volume 4, Black Sabbath

The End of Silence, Rollins Band

IV, Danzig

Lucifuge, Danzig

La Memoria Invisible:

Alice In Chains, Alice In Chains

Dirt, Alice In Chains

1, The Black Heart Procession

Three, The Black Heart Procession

Amore del Tropico, The Black Heart Procession

The Spell, The Black Heart Procession

Cold House, Hood

Tierra Hueca:

Blues for the Red Sun, Kyuss

Welcome to Sky Valley, Kyuss

And the Circus Leaves Town, Kyuss

We Must Obey, Fu-Manchu

Hierático:

Amber Headlights, Greg Dulli

Black Love, The Afghan Whigs

Gentlemen, Afghan Whigs

In Rainbows, Radiohead

Cleansing, Prong

BlueBob, Bluebob

Unearthed, Johnny Cash

Murder Ballads, Nick Cave & The Bad Seeds

Mer de Noms, A Perfect Circle

Cinco Canciones de Cuna:

Fantomas, Fantomas

Suspended Animation, Fantomas

De-Loused in the Comatorium, The Mars Volta

Frances the Mute, The Mars Volta

The Bedlam in Goliath, The Mars Volta

Houdini, The Melvins

Hostile Ambient Takeover, The Melvins

A Senile Animal, The Melvins

Nude with Boots, The Melvins

Por supuesto, faltan unos cuantos. Bastantes. En la lista no están todos los que son, pero es que mi memoria tampoco da para más. Sí son todos los que están, las obras directamente asociadas, en mi cabeza, a las mías. Y con eso debería valer.

…pero tengo por costumbre reseñar aquí cualquier reseña, no sólo las buenas. Aunque éstas sean tan tendenciosas, partan del prejuicio y digan más (o más bien menos) sobre el crítico y sus faltas que sobre la obra en sí.

En fin, que hoy en el Sitio de Ciencia-Ficción el mismo Francisco José Suñer Iglesias despacha a Hierático en términos como los que siguen:

Particularmente me resultan aburridos y muy cargantes los delirios de los yonkis, y si estos se prolongan páginas y páginas, y encima contienen elementos relevantes sobre la narración, apaga y vámonos. El problema es serio: si me aburro no presto atención a lo que leo y tiendo a pasar páginas rápidamente hasta dar con más fragmentos coherentes de narración.

Y coincido en que el problema es serio. Y bueno, pues, que vale, que venga, que todas las opiniones son válidas, pero no me culpe usted a mí por su Déficit de Atención, caballero, que bastante tenemos ya con lo que tenemos.

En la última entrada de su blog, fechada ayer mismo, Javier Calvo habla de mí, de mi Hierático y mi Cinco Canciones de Cuna.

Y ahí suelta cosas como la que sigue:

Lo que sí puedo decir, con una fe ciega, es que Javier Pérez no ha escrito la mejor novela española que he leído en 2010. Ha escrito las dos mejores novelas españolas que he leído en 2010.

A partir de esto, yo podría aquí empezar a dorarle la píldora, a modo de réplica, a un escritor que admiro y sigo desde hace años; podría escribir párrafos enteros sobre lo jodidamente generoso por su parte que es dedicarme tanto halago y ponerme en la posición que me pone. Pero, sinceramente, me ha pillado torcido. No sé cómo fintar esto.

Así que casi lo mejor será que leáis el artículo, decidáis si le dais crédito a esas palabras o no, leáis los libros y luego juzguéis por vosotros mismos.

Sí, será lo mejor.

Definitivamente.

Mierda… me he quedado sin palabras.