archivo

Archivo de la etiqueta: Libros

Ya he desmenuzado aquí casi todo lo que tiene que ver con Endo, mi nuevo artefacto, pero estoy metido en un montón más de cosas importantes en esta recta final de año y primera del siguiente, en las que mi “carrera” está tocando tantos techos que va por ahí con los dedos rebozados de pintura desconchada y telarañas, y quizá estaría bien hacer un pequeño resumen.

  • La semana pasada salió a la luz Horror Cósmyco, el último trabajo de una de mis bandas favoritas del panorama actual, PYLAR, en el que tengo el inmenso placer de colaborar aportando el poema Anástrofe, que el grupo hizo suyo y transformó a su antojo para configurar las vibrantes invocaciones que son los cuatro temas que componen el disco.
Metal experimental, filosofía contemporánea y literatura de vanguardia… Nada puede fallar ahí:
https://pylar.bandcamp.com/album/horror-c-smyco-2
  • Acaba de confirmarse mi participación en el próximo Cosmic Fest de Vitoria Gasteiz, que incluirá en sus actividades del día 27 de marzo mi charla Nihilogía: nuevo nihilismo y su autopsia de lo humano.

El pensamiento sobre la nada, la reflexión sobre el vacío y en el vacío, ha sido desterrado a un margen minúsculo y muy concreto de la conversación social, encerrado a base de repeticiones de tópicos en los compartimentos estancos de la psicología popular al respecto de la depresión y la enfermedad, y de la crítica demagógica a los desórdenes del individuo instalado en el simple tránsito por el mundo posmoderno globalizado. La nada, como la muerte, el terror y la anarquía, resulta execrable al máximo común denominador de la opinión pública virtualizada en el hecho social por su capacidad de desmantelamiento radical y modelado extremo de esa opresiva realidad escatológica que nos asigna vidas que no solo no pueden ser vividas sino que coartan cualquier posibilidad de vivir-siendo. La presente charla propone un mapa ideal de la nuevas formas de entender la nada y el vacío desde la teoría cultural a partir del cual buscar una vía filosófica por la que devolver a la conciencia el vacío inherente a la irrelevancia de lo humano, históricamente instrumentalizado justo en contra de lo humano y su intuición de que el único sentido de la vida es la vida y aun así esta le es negada de continuo para hacer pasar su nada intrínseca por factores individuales en las cuentas residuales de una serie de perversas operaciones económica, cuando no de números a bulto en el recuento de víctimas de una sistematización de conflictos que no le pertenecen. Porque nada le pertenece.

  • La editorial Materia Oscura publicará en breve mi traducción de Tentáculos más largos que la noche, tercer volumen de la serie El horror de la filosofía, de Eugene Thacker.

El imperativo fantasmagórico: todo lo irreal debe aparecer. El imperativo fantasma: actúa como si todo lo real fuese irreal.

  • He abierto una página en Ko-fi con la intención de poder mantener cierta independencia. Si te gusta lo que escribo tanto en mis libros como aquí o en redes sociales, mis intervenciones en podcasts como La liga de los céroes, mis conferencias y demás, puedes contribuir a que siga experimentando y rompiendo cosas mediante un pequeño donativo (a partir de solo 3€): ko-fi.com/jotaperez
  • Y se pone en marcha la gira de presentación de Endo, que tras su arranque en la librería barcelonesa La Inexplicable pasa este mismo viernes, 15 de noviembre, por la madrileña Pasajes, vuelve a Barcelona el día 22, cuando hablaremos del libro durante las jornadas Coll Fantasy del Centre Cívic Coll-La Bruguera, y luego pasará por la mismísma Vilanova i la Geltrú, Zaragoza, Bilbao y Málaga (fechas aún por cerrar).

EXTRA: –Cosas que dicen– Hoy, los miembros del Inner Circle de Orciny Press reciben en exclusiva el ensayo crítico-reactivo que el poeta Sergio Chesán ha escrito tras la lectura de Endo, en el que deja caer cosas como la siguiente:

…su monstrificación, su vocación de salirse de toda estructura prefabricada —que queda patente en todo Endo— salvan a la obra, ya de partida, del proceso de vaciamiento y mercantilización, de vectorización, al que están abocados casi todos los libros en una sociedad como la nuestra. Aunque lo cierto es que no podía ser de otra forma, siendo Endo un libro que ataca sin reparos a la gentrificación (recordemos que la palabra proviene de gentry, un término usado antiguamente para referirse a la baja nobleza o alta burguesía) urbana, que su lenguaje huyera también de mitos burgueses y demás clichés de ese pollaviejismo literario que impera en lo que aquellos que ostentan el capital cultural han convenido en llamar «alta literatura». Y es que, Jota-Pérez, como todo escritor que aspira a ser artista, escupe sobre la palabra exacta, la economía del lenguaje, la escritura desapasionada, la literatura como espacio completamente autónomo y cualquier otra estupidez que los cuatro burgueses de turno usen para justificar la asepsia, la mediocridad de sus obras, de esos libros que disfrazan, a base de dinero y lameculismo, de Sagradas Escrituras.

Casi nada, ¿eh?

A una semana de que Endo sea realidad material de pleno derecho, creo que lo único que me queda por apuntar antes de que empiece la ruta de presentaciones y demás es la lista de herramientas que tomé de la metafórica caja y a las que obligué a funcionar como a mí me dio la real gana en lugar de como se supone que deben hacerlo. En el anterior post conté qué quiero decir con ese zodiaco psicogeográfico. Este trata de arrojar luz sobre el cómo.

La primeras chispas que prendieron el fuego bajo lo que ya se estaba cociendo en frío en mi libreta de apuntes y en los rincones más sucios y húmedos de mi cabeza fueron tres obras que me dieron las tres citas que abren el libro:

El poema Destrucción de la mañana, de Josep María Fonollosa, que en su edición por parte de DVD Ediciones incluye además tres cartas del poeta que expanden la reflexión en el texto al respecto de la intrascendencia de la creación si no conlleva cierto riesgo para la personalidad…

En Destrucción de la mañana, Fonollosa establece una ecuación terrible: “He vivido” equivale a afirmar “He fracasado”, palabras válidas para resumir la condición humana en general y, específicamente, el esfuerzo de quienes pretenden salvarse del anonimato y la soledad construyendo una obra literaria o artística.

…proporcionándome así una figura imaginal perfecta en la que volcar mi relación personal, absolutamente subjetiva y moldeadora (a la vez que aniquiladora) de la personalidad, con Vilanova i la Geltrú.

El poema Nadie quiere estar con el cangrejo porque hace daño a todos con sus pinzas, de Maite Martí Vallejo, incluido en Todos vienen al funeral de Rick (RIL Editores), que es una exploración fantasmagórica, e impregnada de un feminismo exquisito, esta vez no de la interioridad de la relación personal con el territorio, sobre todo durante la infancia, adolescencia y primera madurez, sino de su exterioridad, de lo tejido con lo otro y con los otros, sus aislamientos, pequeños triunfos y fatales vergüenzas…

Lo sucedido a continuación no es propiedad de nadie; pero las personas que intervinieron en los hechos sí podrían ver vulnerada su intimidad.

…que me abrió un camino mental hacia la medida de la realidad a través del cuerpo pasado y de los cuerpos forzados a cambiar en favor del presente.

Y The Nude Brain, una entrevista a Kenji Siratori, autor con el que llevo años obsesionado y quien mejor define (por cómo lo hace, de un modo que es solo suyo) las ligaduras entre cuerpo, lenguaje (todos los lenguajes, incluidos el informático, el publicitario y el coercitivo, que también nos son connaturales) y el espacio que habitamos…

So my writing was born with the horizon of techno — I’m advocating nerve physics here — I process violence and sex as the reality of data — I take a view of my conceptual web with nerve experiences. The writing is linked to how I game this expanded hardweb for me — such a method that touches to my brain more cruelly.

…que fue la coartada táctica que necesitaba para encajar la reflexión sobre el cuerpo y los códigos que quería presentar en Endo.

Iniciado el incendio, solo quedaba ponerse a ello. Mientras escribo, uso muchísimas referencias a fin de que me aporten texturas, pero esto no es en absoluto un artificio, no busco piezas que encajen en el diseño sino que me obligo a permitir que las calidades de estas se mezclen con él. Y, por lo general, provienen de lo que me esté rodeando en el momento de trabajar en una nueva obra. En el caso de Endo tuvo mucho peso, especialmente en lo narrativo, en la composición de la forma, una cierta inmersión en los modos del manga y el anime, influencia que siempre ha estado ahí y que ahora se vuelve explícita. Me fascina la manera de narrar japonesa, radicalmente presente y tomada por la nihilidad, que siempre resulta contemporánea sin llegar a serlo nunca del todo, evitando fecharse de forma casi fanática incluso en sus encarnaciones más populares o aparentemente perecederas y de consumo inmediato. Es así como quiero manejarme en mi escritura, como llevo haciéndolo los últimos años, entre una densidad emanada de una nada metafísica, los equilibrios de fondo y forma que esta permite y su libertad inherente y superfértil.

A este respecto, las principales obras por las que gustoso me dejé contaminar fueron Mushishi, en la versión anime de Hiroshi Nagahama, Tenshi No Tamago, de Yoshitaka Amano y Mamoru Oshii, Anamorphosis, de Shintaro Kago, y Billy Bat, de Naoki Urasawa y Takashi Nagasaki.

Como es de sobra sabido, también los videojuegos y el cine son una inmensa influencia en la que hago. Endo bebe esencialmente de las aguas turbias de Lone Survivor: The Director’s Cut, de Superflat Games, The Evil Within, de Tango Gameworks, What Remains of Edith Fich, de Giant Sparrow, A Ghost Story, de David Lowery, The Duke of Burgundy, de Peter Strickland y November, de Rainer Sarnet.

Y por último, la banda sonora. El proceso de escritura de los distintos borradores de Endo tuvo de fondo constante, en bucle, la discografía de Gnaw Their Tongues. Es la primera vez que uso los distintos discos de un mismo artista para que impregne una de mis obras largas, pero es que hay algo en los trabajos de Maurice de Jong, el multi-instrumentista parapetado tras el seudónimo, que se adecuaba a la perfección a los tonos y al ritmo del zodiaco que estaba tejiendo y me bombardeaba de paisajes sonoros que sobreimprimir a la deformación psicodélica del paisaje concreto sobre el que estaba escribiendo.

Como he dicho, Endo echa a rodar en una semana, ya está aquí, casi, en nada, desde la nada y desde todo esto. Tratadlo bien.

Hace ya un año que traduzco de forma profesional, y en este tiempo la traducción se ha convertido en una parte grande de mi actividad. Además, he tenido la infinita fortuna de empezar desde arriba, sin renuncias, enredando con autores de un calibre sobresaliente y obras que casan a la perfección con mis propias coordenadas. Ha sido un año como un torbellino, en el que las alegrías y el orgullo por el trabajo bien hecho atropellaban a las angustias y las inseguridades, los cálculos de la fórmula correcta al respeto fanático por el material original y el ansia por aprender a las jornadas eternas frente a la pantalla y rodeado de diccionarios y material de referencia.

Recopilo aquí hoy el resultado de todo ello, lo que ya ha visto la luz y lo que está por verla en breve, para tenerlo junto, y aprovecho para agradecer públicamente la confianza que los editores de cada obra han depositado en mí desde el primer día, casi un tiro a ciegas. Espero haber estado a la altura y, sobre todo, seguir creciendo en esta dirección, subiendo por esta cuesta hacia vaya usted a saber dónde pero qué bonito aunque oscuro es el paisaje.

Tiempo a la sombra de aquello demasiado grande para ser visto, de Michael Kazepis, y Dibujos animados en el Bosque de las Suicidas, de Leza Cantoral

(incluidos en Monstruos bizarros, ed. Orciny Press)

«Se levantó a duras penas y golpeó la puerta con los puños, pero nadie acudió. Esperó un rato, se rindió, y pintó DESINTEGRACIÓN en la pared de ladrillo junto a la entrada. Miró hacia arriba, vio unas salpicaduras rojas en la ventana, la música se suavizó, algo más distante. El zumbido en su cabeza arreció. Las luces se apagaron en el apartamento de arriba; dirigió la mirada más allá de ellas. Las estrellas se estaban apagando también»

Rutilante cadáver especulativo [El horror de la filosofía, vol. 2], de Eugene Thacker (ed. Materia Oscura)

«Y así el ser humano descubre, al fin, que su existencia ha dependido siempre de su no-existencia, que muere en el momento que vive y que, quizá, no hacemos más que acarrear un cadáver que a su vez lleva de acá para allá esa taciturna materia gris que de vez en cuando se pregunta si acaso las igualmente taciturnas estrellas que ocupan cada firmamento a cada escala también ocupan este rutilante cadáver especulativo»

Cartografías de lo absoluto, de Alberto Toscano y Jeff Kinkle (ed. Materia Oscura)

«Contamos con incisivas descripciones marxistas de las causalidades económicas tras la crisis y con detalladas investigaciones etnográficas del exótico mundo de los fondos de inversión y las obligaciones de deuda garantizada. Y, sin embargo, andamos muy escasos de modos de examinar detenidamente “los problemas de la historia, los problemas de la biografía y los problemas de la estructura social en los que la biografía y la historia se cruzan”, citando a C. Wright Mills, de forma que nos permita localizar las palancas estratégicas de las que él mismo nos habló. Las finanzas siguen siendo insidiosamente ubicuas y refractarias a la totalización»

Próximamente…

Filosofía, porno y gatitos, de Stoya (ed. Orciny Press)

«La gente me ve con frecuencia como una representación bidimensional y retuerce mi escala de tiempo para que se adapte a la narrativa en sus cabezas. Proyectan sobre mí su vergüenza o su necesidad de inspiración. A veces, acompañadas una u otra de una desconcertante cantidad de odio o admiración brillando en sus ojos. Resulta deshumanizador, pero son gajes del oficio»

Tentáculos más largos que la noche [El horror de la filosofía, vol.3], de Eugene Thacker (ed. Materia Oscura)

«El imperativo fantasmagórico: todo lo irreal debe aparecer. El imperativo fantasma: actúa como si todo lo real fuese irreal»

Actúa como si todo lo real fuese irreal. En efecto.

Seguimos.

homo-tenuis_2

El próximo 28 de enero sale a la venta, en formato físico y digital simultáneamente, la reedición-pero-no-pero-sí de mi ensayo Homo Tenuis.

¿Y qué es eso de una «reedición-pero-no-pero-sí»? Veamos… A mediados del pasado año, la editorial Gasmask dejó de funcionar como tal para pasar a convertirse en el sello dentro de Ediciones El Transbordador que albergaría la colección de no-ficción. Se perfilaron detalles, se retocaron contratos, se llegó a acuerdos y, en el proceso de traspaso de una editorial a la otra de los títulos vigentes, se dio la circunstancia de que la primera edición de Homo Tenuis se había agotado y que aún existía demanda de él, por lo que se imponía una segunda. El problema (esencialmente legal) radicaba en que El Transbordador no podía reeditar algo que no había editado originalmente y en que Gasmask, en fin, ya no existía como tal. Así, y dándose la circunstancia de que ambos editores tienen el libro en altísima estima, se optó por una nueva «primera edición». Que no es una reedición, pero sí lo es.

HT_In.jpg

Esa nueva edición consiste en el texto original, revisado y maquetado de nuevo para adaptarlo a su versión digital y darle un aspecto algo más fresco, e incluye, como extra a la versión anterior, Ocultismo noumenal: seis textos sobre psicodelia oscura, una recopilación de artículos alrededor de los mismos temas explorados en el ensayo principal, concretamente «La forma inhumana», «Sed Contra» y «Bienes dañados», tres piezas experimentales sobre nihilismo y psicodelia publicados anteriormente en este mismo blog, y «Siempre hay un faro», «Siempre hay una ciudad» y «Siempre hay un hombre», mis tres colaboraciones para Láudano Magazine en forma de análisis de la trilogía de videojuegos Bioshock en clave de transhumanismo, realismo especulativo y teoría de la hiperstición.

Ni que decir tiene que estoy orgullosísimo de que mi único ensayo hasta la fecha haya gustado como lo ha hecho (con muy buenas reseñas por parte de lectores bastante exigentes, menciones en otros ensayos y estudios, nominaciones a un par de premios y demás) y vaya a tener una segunda vida, engalanada además con dos detalles que, para mí (y probablemente solo para mí), significan muchísimo: que su publicación vaya a coincidir, en fecha y casa, con la de la esperadísima novela de Pilar Pedraza, «Pánikas», y que la ilustración de cubierta del nuevo-pero-viejo monstruo sea obra de Joel Pérez, mi hijo mayor.

HT+Panicas.jpg

A por ello.

 

.·.

Llegan imágenes de una muralla grave como agua pesada que enriquece la linde, una muralla que saja la secuencia óptima del paisaje…

·.·

El próximo día 23 de abril, de la mano de Ediciones El transbordador y su flamante colección de poesía Pequeño Laboratorio Alternativo, ve la luz mi nuevo poemario, sólidO_Celado:

Degradado Múltiple

tema de Máquina Líquida a partir de fragmentos de sólidO_Celado

Música y voz: Máquina Líquida

Vídeo: Bensalem Al-Jabri

.·.

Psique abre su caja dorada, y dentro sólo hay inmundicia

aun así, Psique está, presente, y su caja sigue siendo de oro…

·.·

sólidO_Celado es un libro en forma de artefacto híbrido en el que la poesía, la prosa y el ensayo filosófico y ocultista se confunden y suman para articular un ejercicio de topografía profunda sobre Barcelona, por el cual la ciudad es entendida como un territorio preñado de símbolos, ficciones pugnando por volverse realidad, redes de asociaciones autobiográficas con los elementos urbanos y procesos prácticamente biológicos que cristalizan a través del poeta cuando éste advierte que mediante la palabra es capaz de suspender el tiempo y amalgamar presente, pasado e hipótesis de futuro.

Sobre estos puntos de partida, el libro pretende transmitir una nueva reflexión al respecto de nuestra relación con el entorno que se inicie en lo más tangible y consensual (lo sólido: la Historia, el desarrollo urbanístico, el suceso íntimo, las rutinas vecinales, la actualidad informativa), derive hacia lo más relativo, metafísico y potencialmente transformador (lo celado: las escuelas filosóficas de vanguardia, el Realismo Especulativo, la Fenomenología de la Imago, las nuevas tendencias ocultistas, la futurología tecnológica) y sirva tanto de testimonio de una visión parcial, subjetiva y psicodélica de todo lo que confluye con la idea de la ciudad de Barcelona hoy en día, como de guía sobre esa misma visión que el lector pueda asimilar para, quizá, formular su propia hipótesis al respecto del futuro que nos aguarda en tanto habitantes de una metrópolis capaz de albergar tanto y arder a tan alta temperatura conceptual.

sólidO_Celado, que se inspira en las formas y técnicas de escritores como Birgitta Trotzig, Mircea Eliade, Juan Eduardo Cirlot, Nick Papadimitriou, Jorie Graham o Layla Martínez y artistas como Austin Osman Spare, Kenji Siratori, Daniel Pablo o Marc O’Callaghan, cierra la tetralogía dedicada a la inmersión psicogeográfica en Barcelona que se iniciase con el volumen de prosa poética Aceldama (editorial Origami, 2014) y continuase con las novelas Pasaje a las Dehesas de Invierno (Esdrújula editores, 2015) y Teratoma (Orciny Press, 2017).

.·.

El desvanecido se convence de que sus manos no son suyas, pues aunque éstas solían obedecerlo también es cierto que en ocasiones asían y apretaban y exploraban y se crispaban sin que mediase orden consciente…

·.·

.·.

Contra lo sólido, su reverso. En lo celado, todo enlace con el anverso se ha roto

Conocer al acosador de los restos. Conocer lo tardío sólo por sus modos de ocultación…

·.·

Nota al pie: desde hace cosa de un mes, se encuentra disponible en Lektu para descarga en modo pago social Arco, pequeño ciclo poético que sirve de aperitivo y acompañamiento a sólidO_Celado, seis poemas sin conexión temática pero sí formal con el poemario, erigido cada uno de ellos sobre seis puntales: la depresión en relación a la familia, la depresión en relación a la infoxicación mediática, la depresión en relación al sexo, la depresión en relación al territorio inmediato, la depresión en relación a la memoria y la depresión en relación al lenguaje.

.·.

La corrupción, el núcleo resistente, la recreación, una vez que nada puede ser reparado sino acudiendo a su mismo origen y volviendo a formularlo como si de un mito se tratase, pero en ese caldo cámbrico no sólo ésta todo roto sino que se descompone y se duplica y está alineado, engendrado por la caída, en esbozos de consciencia y esquemas…

·.·

 

Ya está en preventa (y, en cuatro proverbiales días, estará en las librerías) mi nuevo artefacto, Teratoma

 

Teratoma (del lat. cient. teratoma, y este del gr. τέρας, -ατος téras, -atos ‘monstruo’ y -oma ‘tumor’, ‘hinchazón’):
Tipo de tumor de células germinativas que puede contener varios tipos diferentes de tejidos, como pelo, músculo y hueso.
Instituto Nacional del Cáncer

Ya nada existe por sí mismo. Ahora todo es simulacro, semejanza de aquello que ha desaparecido y apenas se recuerda, abstracción, un mapa superpuesto al territorio. La Realidad ha devenido en una Virtualidad totalitaria, omnipresente, autogenerada y subordinada a la Casa de Alivio, la entidad divina diseñada tanto para cubrir las necesidades espirituales y materiales de los habitantes del mapa como para controlar sus destinos y regular sus pulsiones. Nodriza, juez y motor, la Casa de Alivio rige las ciudades de Hombre y Mujer; en cada ciudad hay una Casa y en cada Casa se encabe una ciudad.
En Barcelona, tres personajes transitan el simulacro como si de tres anomalías en el sistema se tratase: Fátima Astruc, a quien el fallecimiento de la que fuera su naturópata y confidente durante los últimos once años ha abocado a cuestionarse la conveniencia de seguir esforzándose por integrarse en la nueva normalidad de las cosas a pesar de su hipoxia, su obsesión por escribir una canción perfecta y su fobia a la Casa de Alivio; Deán Astruc, un médium psicogeográfico que, a diferencia de su hermana, puede entrar y salir de la Casa a placer y a quien la metrópolis está castigando por un aberrante delito que cometió en el pasado; y Cristina Sacanera, una mujer nacida en la Casa, luego expulsada para ejercer de santa patrona de uno de los barrios de la ciudad y que trata por todos los medios de renegar de ese rol que está a punto de destruirla.
Articulada como una adivinación, Teratoma es una novela experimental que se sirve de mecánicas inconscientes, psicodélicas, surrealistas y metatextuales para biopsiar el monstruoso y a la vez bello tumor en que el mundo se ha transformado.

 

Publicada por la magnífica editorial Orciny Press, Teratoma es, para mí (y, obvio, uno no puede ser en absoluto objetivo con estas cosas), mi obra más compleja y densa hasta la fecha, en la que he llevado al extremo mi habitual obsesión con el hecho de que el texto funcione más por asimilación que por comprensión explícita, a fin de proporcionar una experiencia de inmersión en la lectura más allá de la historia que cuenta; aquí se trata de transmitir al lector la sensación de estar recibiendo en bruto el flujo de información subconsciente y ectoplásmica que una pitonisa estuviese modulando en trance a partir de las imágenes que recibe de su bola de cristal.

Así, y como una de las posibles acepciones a su título, el libro contiene en su cápsula varios quistes formados por tipos de tejido narrativo distintos al tejido puramente ficcional que les circunda: deformaciones y juegos lingüísticos, teorías filosóficas de vanguardia, acertijos y experimentos mentales, referencias visuales y sonoras extrañas, reformulaciones metanarrativas e interferencias esotéricas, de las cuales apunto una selección a continuación:

Filosofía y experimentos de pensamiento

Realismo Especulativo: oposición a las formas dominantes de la filosofía pos-kantiana, a las “teorías del acceso”, o el “correlacionismo”, esto es, oposición a toda forma de des-absolutización del pensamiento, a toda filosofía que afirme la imposibilidad que tiene el pensamiento de acceder al en-sí de la realidad (el noúmeno). Defiende que el pensamiento es capaz del absoluto, entendiendo “pensamiento” no como algo intelectualista o cognitivista, sino en su sentido más amplio, el que reúne toda forma de subjetividad: imaginación, percepción, sensación, memoria, entendimiento, voluntad, etc, y lo absoluto, como lo no relativo al pensamiento, lo independiente al él, pero a lo que, no obstante, se puede acceder mediante el pensamiento.

El Basilisco de Roko: experimento mental que explora los riesgos potenciales de desarrollar una inteligencia artificial. Plantea que, en el futuro, una IA con acceso a recursos casi ilimitados desde una perspectiva humana pudiera decidir castigar de manera retroactiva a todos aquellos que de alguna manera no contribuyeron a su creación.

Teoría de la tensión tectónica: a raíz de la constatación de que ciertas tensiones en el interior de la corteza terrestre cerca de fallas sísmicas producen intensos campos electromagnéticos y fenómenos luminosos que han sido interpretados como brillantes objetos voladores no identificados, esta teoría propone que esos campos electromagnéticos podrían generar alucinaciones en el lóbulo temporal construidas sobre estereotipos de imágenes formados por la cultura popular, como ingenios, seres y criaturas extraterrestres o comunicaciones con los mismos.

Esquizoanálisis: teoría alternativa del psicoanálisis y, a la vez, contrapuesta a éste, que analiza e investiga los dispositivos de enunciación colectivos y/o individuales. La incidencia de las disposiciones de enunciación sobre las producciones semióticas y subjetivas en un contexto dado. La propuesta esquizoanalítica es evidenciar el pasaje de los sistemas de enunciados y estructuras subjetivas preformadas, hacia disposiciones de enunciación, que sean capaces de nuevas coordenadas de lecturas y de poner en existencia representaciones y proposiciones inéditas.

Textura:

Extracción de la piedra de la locura, El Bosco

Hojas muertas, Remedios Varo

Exploración de las fuentes del río Orinoco, Remedios Varo

El templo de la palabra, Leonora Carrington

Sin título, Luis Ángel Abad

Nueva Babilonia, Constant

Banda Sonora:

 

Teratoma es futurología, sexo, magia, filosofía, surrealismo de batalla,nihilismo posthumanista de guerrilla, política de la carne contra el simulacro y ciberpunk en la época de la hipernormalización, pero, sobre todo, es ya toda vuestra.

Publicaciones, presentaciones, charlas, premios… Los últimos meses han sido muy activos, por lo que es buen momento ahora de dejar aquí el recurrente post de recopilación y marca en el camino como una idea de dónde estoy y en qué dirección voy. A ello:

COSAS QUE HAGO


  • Recientemente han visto la luz, además del artefacto-conjuro Luz simiente, dos relatos ciertamente importantes para mí, ya que tengo la sensación de que sientan las bases de lo que pretendo hacer a medio plazo, exponen más de lo que había sido capaz de exponer hasta ahora los temas y las formas y los dejes de los que estoy rodeado y con los que estoy operando, y han emanado de forma preciosa desde el extraño estado mental alterado en el que me sumí en algún punto a finales del año pasado después de que éste, de algún modo, dejase preñada a mi manera de escribir:

Un altar — publicado como regalo de bienvenida y declaración de intenciones para los suscriptores del Inner Circle de Orciny Press, es una pieza de horror cósmico trenzado con metafísica y política nihilistas que juega a la poética de la degradación y la intrascendencia de lo social y lo íntimo.

Extractos de una última instantánea — publicado en el número 7 de la revista SuperSonic, es una fantasmagoría fragmentaria y psicodélica que explora las calidades hauntológicas del cáncer, la soledad, la filosofía normativista, la hipernormalización y lo performativo.

 

 

  • Hace aproximadamente un mes, con la excusa del día dedicado a la editorial GasMask en la librería Gigamesh, impartí una larga y fructífera charla sobre teoría de la Hiperstición y el resto de temas alrededor de los que se arma Homo Tenuis:

 

 

COSAS QUE DICEN


 

 

 

Por supuesto, hay más cosas, más noticias, infinitos detalles ínfimos que quedan ahogados de inmediatez entre lo dicho, lo hecho a medias, lo hecho por completo y lo desechado, las redes sociales y los instrumentos del ahora mismo acelerado, pero aquello es el territorio sensible de los días y esto sólo pretende ser un mapa; y como tal, así queda. Seguimos.