archivo

Archivo de la etiqueta: Noticias

Publicaciones, presentaciones, charlas, premios… Los últimos meses han sido muy activos, por lo que es buen momento ahora de dejar aquí el recurrente post de recopilación y marca en el camino como una idea de dónde estoy y en qué dirección voy. A ello:

COSAS QUE HAGO


  • Recientemente han visto la luz, además del artefacto-conjuro Luz simiente, dos relatos ciertamente importantes para mí, ya que tengo la sensación de que sientan las bases de lo que pretendo hacer a medio plazo, exponen más de lo que había sido capaz de exponer hasta ahora los temas y las formas y los dejes de los que estoy rodeado y con los que estoy operando, y han emanado de forma preciosa desde el extraño estado mental alterado en el que me sumí en algún punto a finales del año pasado después de que éste, de algún modo, dejase preñada a mi manera de escribir:

Un altar — publicado como regalo de bienvenida y declaración de intenciones para los suscriptores del Inner Circle de Orciny Press, es una pieza de horror cósmico trenzado con metafísica y política nihilistas que juega a la poética de la degradación y la intrascendencia de lo social y lo íntimo.

Extractos de una última instantánea — publicado en el número 7 de la revista SuperSonic, es una fantasmagoría fragmentaria y psicodélica que explora las calidades hauntológicas del cáncer, la soledad, la filosofía normativista, la hipernormalización y lo performativo.

 

 

  • Hace aproximadamente un mes, con la excusa del día dedicado a la editorial GasMask en la librería Gigamesh, impartí una larga y fructífera charla sobre teoría de la Hiperstición y el resto de temas alrededor de los que se arma Homo Tenuis:

 

 

COSAS QUE DICEN


 

 

 

Por supuesto, hay más cosas, más noticias, infinitos detalles ínfimos que quedan ahogados de inmediatez entre lo dicho, lo hecho a medias, lo hecho por completo y lo desechado, las redes sociales y los instrumentos del ahora mismo acelerado, pero aquello es el territorio sensible de los días y esto sólo pretende ser un mapa; y como tal, así queda. Seguimos.

Usted está aquí… Finales de 2013 y lo que llevamos de este 2014 están resultando de una intensidad abrumadora, así que más o menos vuelve a imponerse el trazar una aproximación a lo que he hecho, lo que estoy haciendo y lo que haré, aunque sólo sea para poner algo de orden en lo que de lo mío va goteando por las redes sociales y demás… Que todos los jugadores muestren sus cartas. Devolvedlo todo devolvedlo todo devolvedlo todo. Jugáoslo todo devolvedlo todo jugáoslo todo. Que todos lo vean… Y no podría estar más agradecido a cualquiera que sea la fuerza que hace que los proyectos vayan llegando, germinen y prosperen, cimentando una pista por la que mis temas y razones de hacer se deslizan firmes y contentos, en direcciones a veces inesperadas pero, hasta ahora, satisfactorias como la mentira mejor blindada. Así pues… He aquí un planisferio

* El pasado noviembre,  Albis Off publicó en su web El Penúltimo Almuerzo, una suerte de split, una revistilla pensada para ser impresa en casa, plegada y grapada de forma que se obtenga un fanzine tamaño bolsillo con un par de cuentos largos: “A Través de las Galaxias Heridas”, de Alexis Brito Delgado, y mi “A Espaldas del Más Allá”:

alquigrandePorque, vamos a ver, a vosotros  también os han contado que esto es una tercera guerra mundial, ¿verdad? ¿Sí? Pues no. Lo de las guerras mundiales es pura narrativa del siglo XX. Sólo en el siglo XX se podía dar el concepto “guerra mundial”. Este nuestro es el siglo XXI y, en todo caso, lo que nos ha tocado padecer es un reseteo, un inicio de la cuenta otra vez, otra vez la primera guerra mundial. Mirad las armas que manejamos. ¿Sabéis en qué año estamos? ¿A que no? Eso es información clasificada, en manos de los poderes fácticos y sólo para ellos. Mirad el resto de armas, no sólo las inmediatas. ¿Cómo se declaró la guerra? ¡Por desplazamientos de mercado! ¿Quién quiere potencia nuclear cuando puede arrasar con miseria? Pináculos de información corrupta, heridas a los procesos lógicos, mucha, mucha confusión, personalidades múltiples de contraespionaje, doble telepatía autoinmune, telequinesia funcional y neurosis de desayuno, comida y cena. Los infinitos hijos de Tánatos; de ellos es la realidad hoy.

 

* Entrado ya el nuevo 2014, la revista Obituario tuvo a bien invitarme a colaborar en su número 10, dedicado a conmemorar la efeméride de la defunción de Albert Camus, para lo cual aporté una ficción breve titulada “Malconfort”:

índice El cadáver de Albert, deshuesado y vuelto a coser, descansaba sobre la mesa de disección; un saco de blanda forma humana en piel, carne y entrañas, desprovisto de rasgos, cetrino aunque dotado de una deliciosa fragancia tras haber sido ungido, como mandaba la tradición, en aceite de almizcle blanco y agua de rosas. Plantada junto al lecho metálico de aquella capilla ardiente, la estructura ósea extrañada del ya no hombre, lavada y desinfectada, observaba sin ojos con los que ver lo que fuese su vestimenta terrenal

 

* Hoy mismo, la editorial Rubeo ha anunciado la salida el próximo 18 de febrero de El Viejo Terrible y otros cuentos inquietantes, una antología (física, esta vez) en homenaje a H.P. Lovecraft, a la que aporto mi “Cero Zen / Trapezoedro”, un artefacto en el que las entidades y otras fobias del escritor de Providence se diluyen entre sampleados, quiebros narrativos y física teórica retorcida a ritmo de dubstep:

portada el viejo terribleweb_Maquetación 1

Mucho se especularía después sobre la desaparición de Cero Zen nada más finalizar el álbum considerado hoy pináculo de la hibridación entre música electrónica y teología-ficción, de la retro transferencia emocional entre elementos ajenos y obsesiones propias, llegándose incluso a insinuar que el artista había dado con la forma de desvanecerse al hacerse uno con el código fuente de su obra para componer a perpetuidad insanas escenas y profecías de tú a tú, ultrapersonalizadas, en las galerías sensibles de las cabezas de cada uno de sus oyentes; pero sin duda lo más urgente ahora, a la luz de los recientes acontecimientos en Pohnpei y la catástrofe de Finisterre, es diseccionar tal legado y tratar de entender aquello que Cero Zen previó, de qué nos está avisando su enigma lírico.

 

* También para finales de frebrero está anunciado el primer número de la fantástica revista Láudano, en la que participaré con “Ciclo de Deceso y Excepción”, una pieza necrófila y ritual:

1689497_443942652408618_1679769547_nAhí aprendí que un médium no es otra cosa que un espectador de excepción en la pantomima robótica de un simulacro de vida eterna, la valla publicitaria que ayuda a fomentar la mentira de la cesura entre animado-inanimado, un adicto a la telegenia de lo mórbido. Ahí me reconocí y dio comienzo mi desintoxicación.

 

* Por último, y dejando lo más gordo para el final, la editorial Origami, mi nueva casa oficial, publicará en breve lo que será mi quinta novela, la primera tras el Tríptico Linde: Aceldama, una obra más lírica que formalmente narrativa, un ensayo-ficción personalísimo en forma de collage multirreferencial de cyberpunk, teoría cultural futurológica y muchísima psicogeografía, y a la que dedicaré por entero la próxima entrada:

Conecte usted, estimado lector, como jugando a unir los puntos, los McDonald´s de su ciudad y, al igual que pasa con los McDonald´s de Aceldama, comprobará que el entramado obtenido es más nítido de lo esperado: una estrella de cinco puntas, un símbolo masónico, los planos para una torre de alta tensión… Repita el procedimiento con Domino´s y Starbucks… ¿Qué se le aparece? Sea lo que sea, dice más de usted de lo que usted mismo es capaz de admitirse. Corredores fantasma no gregarios visitan cafeterías y proveedores de precocinados caseros para microondas, garitos de zumos y ensaladas y pastelerías de perfume extranjero condimentando con tino el sistema de calefacción. Se teletransportan para evitar los derroteros del prejuicio. A diferencia de usted, no describen nada sobre el territorio.

 

Aquí, usted está; pero no sólo aquí… Y, de momento, esto es lo que hay. Por supuesto, como siempre, quedan cosas en el aire y en la recámara y cosas de las que aún no se puede hablar, pero que, si en algún momento cristalizan, serán sin duda motivo de tanta alegría como todo lo de más arriba… Aún no se ha precipitado fuera de curso… Noticias por llegar y un seguir adelante. Sigamos, pues… Gracias por su visita, vuelva pronto

* A pesar de la súbita amigdalitis que me atacó a traición el día antes, de la fiebre derivada y de que el sitio estuviese a rebosar de impresentables, la sesión de firmas de Antígenos de Gaia en el 29º Saló del Cómic de Barcelona fue estupenda: Vicente siendo el centro absoluto de atención de las dedicatorias (en su blog podéis ver unas cuantas fotos del evento dentro del evento), la gente de Arkham visiblemente satisfecha (amabilísimos y todo el día con la coña puesta), y yo medio flipado y hasta arriba de antipiréticos (lo cual, según los presentes, me confería una envidiable mirada de rockstar depravada). Todos contentos, pues.

* La editorial Aristas Martínez (o lo que viene a ser mi “segundo hogar”) está ahora mismo en el SELIN, presentando su nueva colección Plaquetrash. Según ellos mismos “pequeñas publicaciones editadas en formato 29 x 20 cm, plaquettes envueltas de obra gráfica (serigrafía, en estos primeros ejemplares) en edición limitada, numerada y firmada”. Y que inauguran, con el número uno y dos respectivamente, mi novísimo Supernaturaleza y el Lo Peor de Javier Esteban.

* Y ayer, el suplemento Tendencias del diario El Mundo, publicó una entrevista a página completa de éste vuestro seguro servidor, en la que la excelsa Laura Fernández me pinta de submarinista narrativo, máquina creativa y tipo raro en general.

Good times, new times.

En el nombre de lo que es importante, algunos matan ontológicamente. Estamentos blandos se deforman cuando se impone el mensaje-sobre -guitarra. En el nombre de lo que es importante, a veces vemos las herramientas (porque tenerlas, las tenemos), las manipulamos y, con una sonrisa, le soltamos una patada en los huevos al stablishment. Las dictaduras, aunque sean simplemente estéticas, son fáciles de debilitar con voluntad y anarquía.

wilfred02

Ernesto Rodriguez, además de uno de mis mejores amigos, dibujante de “La Memoria Invisible” y autor de las portadas de “Dionisia Pop!” y “Antifuente”, es un grandísimo escritor-barra-humorista-barra-decodificador surrealista de lo bizarro y lo caótico; por eso, no es raro que acaben de concederle el Premio Nacional de novela corta Jóvenes Escritores.

Según la nota de prensa:

La deliberación fue complicada, pues el nivel en esta ocasión ha sido muy elevado, pero fue finalmente elegida Wilfred y la perdición, “por su humor, protagonista excepcional que se retrata en casi todas sus páginas con un desparpajo desopilante”, en palabras del propio jurado tras su decisión, compuesto por Antonio Hernández, Juan Garrido, Eugenia Rico, María Antonia Velasco, Javier Moreno (en representación de CCM), Andrés Sorel y Miguel Ángel de la Torre. Ese humor, “no excluye la afilada construcción de los protagonistas”, como consideraron los miembros del jurado, “ni oculta el buen trazo del autor al dibujar un ambiente cuyo paisaje más deslumbrante es el surrealismo vecino de la ironía y el sarcasmo o la crítica corrosiva a una sociedad tan necesitada de esos latigazos”. Esas cualidades fueron las que finalmente dieron la victoria a esta joven e ingeniosa novela.

Podéis leer el resto de la noticia aquí, o aquí.

Y sí, deberíais tenerme envidia por ser uno de los pocos que han seguido todo el proceso de creación del libro, desde el gérmen de la primera idea hasta ahora, pasando por dos borradores intermedios, además de que, aunque sólo sea de forma velada, se me mencione en él.

Como solemos decir, Ole Tu Polla, Ernesto. Venceremos.

Hay días en los que todo cuadra. Te levantas de la cama, aunque eso es lo último que desearías hacer, y vuelves a la vida como habiendo escapado por los pelos de una telaraña movediza; sales de la oscuridad de esos sueños terribles que estás teniendo últimamente, una oscuridad uniforme moteada por puntitos rojo brillante que sabes son los ojos de las arañas feroces que te esperan de vuelta a la noche siguiente, para toparte de morros con una realidad en la que, si bien por consenso se ha llegado a la conclusión de que los octopodos de pesadilla y las prisiones de seda no existen, tampoco es que luzca demasiado bien. Te obligas a no dedicarle un solo segundo a la imagen mental del mundo como una gran máquina a la que han extraído quirúrgicamente la magia que lo definía. Incluso de madrugada, sigues definiéndote en un rincón del subconsciente como un escritor de ciencia-ficción de cuarta categoría y con demasiadas pretensiones. Tomas café, enciendes un cigarrillo, humo reseco espolea la conexión entre ayer y hoy, toses con la primera calada, sales al balcón, un frío de cojones que no es del todo culpa de esa ola polar que venden en el teledario, escupes una flema a la calle y te oyes a tí mismo recintando:

Las calles son arroyos y los arroyos están llenos de sangre… Y cuando los desagües se atasquen, todos los gusanos se ahogarán. Toda la inmundicia de su sexo y violencia les ahogará. Y todos los políticos y prostitutas mirarán hacia arriba y gritarán: “¡sálvanos!”… Y yo miraré hacia abajo y dire: “¡NO!”

Sentirse como Rorschach no es sentirse mejor, pero sí un alivio. A pesar del vientecillo que te cuartea los labios, notas una ligera y cálida vibración ascendiendo desde la suela de las zapatillas. Es el corazón de la ciudad, batiendo despacio y saliendo él mismo también de su civilizada ensoñación. Hora de ponerse en marcha.

Por cierto, la versión on-line de The Guardian publica hoy una preciosa galería sobre los primeros bocetos que Dave Gibbons hizo para Watchmen, lo más parecido a la Biblia para muchos de nosotros.