archivo

Archivo de la etiqueta: Proyectos

Está siendo un otoño de lo más movido, así que se impone echar el freno un segundo y armar la periódica lista de cosas que hago, cosas que dicen que hago, dónde aparezco, dónde estoy y qué se cuece. Ahí vamos.

COSAS QUE HAGO

Mutilació del Pas de Ball, con guión de Francisco Jota-Pérez y dibujos de Juan Francisco Mota, es una serie de historias cortas, en blanco y negro, autoconclusivas aunque con un nexo temático común.

Asentados en las bases teóricas de la hauntología, la new aesthetic y la teoría glitch, los relatos que conforman el proyecto pretenden ser una modernización de los tradicionales cuentos de fantasmas, llevando el género hacia la experimentación, el drama y la especulación filosófica para sacarlo de su marco habitual, proyectar ciertas preocupaciones contemporáneas y situar al lector en un juego de fantasmagorías dentro de fantasmagorías.

mutilació

  • Durante todo el mismo mes de septiembre, en entregas semanales, fue apareciendo en Láudano Magazine mi serie de artículos dedicados al ejercicio práctico del Ocultismo Noumenal con la excusa de una experiencia de juego-inmersión en la saga de videojuegos Bioshock, Siempre hay un faro, Siempre hay una ciudad y Siempre hay un hombre; ciclo al que ya dediqué una entrada AQUÍ

Realismo especulativo, transhumanismo, ontología cyborg y ontología orientada al objeto y ontología plana, teoría de la hiperstición, futurología, topografía profunda, shock por futuro, horror cósmico, conspiranoia, ciencia ficción, magia del caos, aceleracionismo, poesía y prosa experimental.

49ffc3cbfeeea865976b151798cb2bf0

Un relato de terror “slasher”, puro género, deconstruido y reformulado con la intención de convertirlo en un cuento que transmita otro tipo de terror (condicional, suspensivo y, sí, de nuevo, ocultista y noumenal).

10418421_10207964695103361_6532362836232734076_n

En una hondonada inmediata trata de mostrar el Averno como un lugar en el que la identidad y, por extensión, el lenguaje, se quiebran, se deshacen y se vuelven incognoscibles; donde los niños malos tiene sexo con ángeles que les enseñarán qué significan la obsesión y la decepción; donde todo, absolutamente todo, son juegos de dominación de suma cero.

librocirculosinfernales

Un peculiar trabajo de no-ficción, un ensayo en cómic sobre la miniserie británica “Utopía”, dibujado por Vicente Montalbá, y que es más bien un panfleto mezclando hiperstición con conspiranoia en las trincheras del Hecho y las trincheras de la Alucinación.

series3d

  • Y ya de cara al próximo mes de noviembre, coincidiendo con la edición de este año de la Hispacón, Esdrújula publicará también El Laberinto Mecánico, antología digital y gratuita (que será primero exclusiva para los inscritos al evento, y luego podrá descargarse desde la misma tienda online de la editorial y desde Lektu), a la que aporto Máquinas de Gracia (una adivinación)

Dustism, teología, New-Age, terremotos y fantasmas.

11-sigil

COSAS QUE DICEN

If in Aceldama (Origami) Francisco Jota-Pérez submerges the reader in psicogeography and boxing, in Pasaje a las dehesas de invierno (Esdrújula) he builds a psychological drama powered by urban witchcraft and “extreme” topography.

  • Y ya empiezan a brotar por ahí las primeras reseñas de Pasaje a las Dehesas de Invierno:
    • De Álex Portero, en Ángulo Muerto:
    • La novela narra, esencialmente, un viaje trascendente que pone en movimiento: género, sexualidad, magia, hipnagogia, tecnologías del yo, estados alterados de conciencia, topografía profunda, psicogeografía, amor, muerte, pérdida y expiación.

    • De Ekaitz Ortega, en C:
    • El paseo por una ciudad que se mueve entre lo gótico y la más absurda modernidad; la variable que incluye el punto de vista de la bruja, o el autor; sumada a la narración en presente, ofrecen un dinamismo que traslada al lector entre sus amplias avenidas y las esquinas más abruptas.

    • De Javier Vayá, en La Huella Digital:
    • Pasaje a las dehesas de invierno exige lectores comprometidos con la verdadera literatura, dispuestos a abrazar complejas y angustiosas oscuridades, a hundirse en el fango de la pérdida y el dolor. Pero también, por supuesto, a transgredir dogmas en esta sublime búsqueda de la transcendencia personal en una de las más hermosas e inusitadas historias de amor que recuerdo.

11903767_702984496511856_1230348170746992525_n

Ahí estamos. Por aquí vamos. Adelante.

índice_espino3

Uno como estructura de oposición e inversión. Uno como estructura de exclusión y alteridad. ¿La forma inhumana se nos presenta dispuesta para su uso, o es sólo parte de nuestro trato con ciertas herejías derivativas?

 

Dicen: “el ser humano siempre está en relación consigo mismo o con el mundo. Y esos tipos de relación se solapan: el humano sólo puede entender al humano transformándolo en un objeto con el que poder relacionarse (mediante la psicología, la sociología…), al tiempo que únicamente puede relacionarse con la esfera de los objetos transformándola en algo familiar, accesible o intuido en términos humanos (a través de la biología, la geología, la cosmología…)”

Pero lo que aquí nos interesa es el, por decirlo de algún modo, albedo de ese solapamiento, la ventana formada por la razón entre la energía incidente y la energía difundida en éste, por donde asoma la forma inhumana… La encarnación de un ocultismo noumenal: una sombra tan oscura que ni siquiera es la proyección de una duda, un contrahumanismo necesario, de combate, una reacción alérgica a la geometría del templo en crisis del ahora…

…el ciego algoritmo de la selección natural, siendo ejecutado por una inteligencia artificial que dice que…

 

índice_luna2

Sistemas en descomposición de cero diferenciación del conocimiento, irreductibles convulsiones del Uno, el vacío y el amor, que son apartados de sus escalas, de las escaleras que los conducen a las habitaciones de castigo y desintegración; la disimulada suavidad de Uno es el yermo formativo que le dicta que cada casa está encantada.

 

…¿Y si reconociésemos la inconmensurabilidad del pensamiento y el ser, la imposibilidad de que ambos interrelacionen de manera conveniente, ese espacio concreto, ese proverbial abismo de desesperanza entre uno mismo y el vasto universo, como una sustancia cósmica en sí misma, de pleno derecho, fluyendo por el canal abierto entre el pensamiento y lo real? ¿Y si en los límites del conocimiento, a los que la humanidad puede apenas acercarse de forma virtual y mediante las tácticas y operaciones de la negatividad y el horror (los grados del miedo a lo desconocido, la angustia al vacío…), fuesen de hecho una cortina de desolación por definición que sólo puede ser traspasada por inteligencias metonímicas (formas inhumanas, estructuras materiales posthumanistas…), confundidas y semiconscientes?

 

índice13

La voluntad del urbanismo.

La solidez erradicada.

El mezclarse con la multitud.

Antes del cuerpo viene la inconsistencia lingüística, la filosofía del uso temerario de la palabra como entorno sólo posible a través del vitalismo, la duplicidad de los extremos, el grito del edificio y el edificio gritado, la raíz eternamente redescubierta, un aullido que asegura la proporción de material y producto.

 

De la Ontología Cíborg al Aceleracionismo a la hiperstición; de la hiperstición al Dustism; del Dustism al Evento de Extición a la forma inhumana… Al ocultismo noumenal… cuya importancia no radica tanto en su doctrina como en la repudia consciente de las teorías unificadoras, de los intentos de comprensión total en nombre de un lapso insalvable entre la ciencia-mito y sus competencias, entre saber y la capacidad de saber.

El ocultismo noumenal no es per se un “–ismo”, sino un acto de mostrar más allá de los parámetros de la prueba formal, la no-filosofización del universo, a ninguna de sus escalas. Es una manifestación del hecho de que la humanidad, en virtud de su ser —la forma humana de interrelación dual única—, es esencialmente incapaz de navegar intelectualmente la negatividad inherente al pensamiento y al ser, incapaz de arrojar luz sobre su relación con lo real.

 

índice_semper2

y él supo que yo me iba a negar —no por capricho sino por necesidad: lo que ya no es, no puede actuar físicamente sobre lo que es, apenas en modo especular y narrativo sobre lo que fue, y tampoco era que eso se me estuviese dando demasiado bien.

 

índice_sever2

El futuro de los materiales es unificarse en el campo de lo material, desactivar la frontera secular entre lo vivo y lo inerte; piedra líquida, espuma de metal, fluido de madera, vapor de plástico…. Los antiguos elementos de composición por ensamblaje (armazón, cubierta, aislantes o pavimentos como entidades diferenciadas) podrán dar paso a nuevos artefactos en los que lo formal y lo funcional se articulen de manera indistinta, una vez hayamos cedido la palabra en telepatía sintética a las cosas

 

Dicen: “La tecnología nos permite descubrir ciertas dimensiones ocultas de la naturaleza, al tiempo que nos aleja de ésta”.

No. En realidad, lo que nos proporciona es acceso cada vez más cercano a los límites de la naturaleza y nos libera de los ritmos naturales. Así, gracias a la revelación de esas dimensiones, hoy sabemos que han sido grandes Eventos de Extinción los que han dado forma al planeta… La Tierra, uno de los Primigenios principales, el cíborg total, un compuesto de biología y tecnología que ha servido, en los últimos tres millones de años, de plataforma de lanzamiento de nuevos cíborgs… Sabemos que son las potencias cósmicas, los efectos geológicos y las mutaciones evolutivas las que han llevado al planeta al punto exacto en el que se encuentra.

Nosotros mismos, como amalgama absoluta de biología y cultura, somos el último, el más nuevo Evento de Extinción.

La forma inhumana… posthumanista, anticonvencional…

…Armada a base de prótesis de ficción.

 

índice12

en Mil Mesetas, en lo que Brassier describe como manotazos que vinieron a continuación, en los inconscientes materiales thanatrópicos, de su estómago reptamos por la trampilla a la inevitabilidad de la esquizofrenia cósmica, en sus colegas, más que la mascarada de la que se sirve La Bella, están algunos periódicos haciendo referencia a la izquierda parlamentaria, la disolución en máquinas de silicio, bacterias, rayos cósmicos, en postulaciones continuas que son la historia del universo y, tras lo impersonal, lo colectivo, lo social, lo inevitable, nos parece que esta lucha ha tenido características de autodeterminación

 

Admitir la condición de Evento de Extinción, superar el “shock por futuro”, formular nuevas ficciones, nuevas historias que nos guíen hacia el porvenir…. La actualización de lo real se da gracias a cómo nos relacionamos con la ficción, cómo invocamos al plano material algo que en principio es exclusivo de la esfera de las ideas; ¿y si, ahora que gracias a esa facultad inherente al cíborg humano que es la capacidad para el raciocinio y el análisis y el reconocimiento de patrones, hemos desvelado otra trama oculta… De la Ontología Cíborg al Aceleracionismo a la hiperstición; de la hiperstición al Dustism; del Dustism al Evento de Extición a la forma inhumana… empezásemos a ser conscientes de ella y, responsablemente, tomásemos la iniciativa y empezásemos a configurar nuestro propio paradigma? ¿Adónde podría esto llevarnos?

En Roma, cuando la ciudad era la capital de un imperio, existía un templo consagrado al Dios Desconocido, en el que dar cabida a aquellos que llegasen a la ciudad llevando consigo el culto a una deidad que no figurase en el “registro oficial”. Ahora, aquí, en un templo en crisis pero consagrado a la ficción (algo muchísimo más abstracto que un Dios), ¿qué nos impide permitirnos el lujo de afectar tanto al inmediato como al futuro con los fondos y formas de nuestras ideas, traídas de cualquier manera?

Hagámoslo, ¿por qué no?

 

índice_copro1

Vivo cambiando de localización sin motivo aparente y siendo una güija que respira en un mundo sucio de espectros y en un paisaje de relojes marcando la hora del revés y un paisaje de casas con raíces tan hondas que van a pudrirse al calor del centro mismo de la tierra y un paisaje de visillos y cortinas y lo que hay detrás de éstas. Güija que cambia de localización sin visillos y lo que hay detrás del paisaje soy yo sucio de espectros y con raíces detrás de cortinas tan hondas que vivo respirando con el reloj en una mano y la casa marcando la hora en la otra. En el centro de calor del paisaje de las manos vivo ahora al cambio de raíces como agujas en el mundo güija tras las cortinas. El motivo aparente de la aguja cambia las casas por podredumbre de visillos marcados hondo tras la localización de la tierra de los espectros raíz. Tan hondo como las manos en el mundo y la suciedad de lo que hay detrás marcando raíces en horas y hundiendo motivos en agujas con el clima por güija localizada en el paisaje del ahora. Vivo. Cambiando de localización. Sin motivo aparente.

large

 

El próximo sábado 14 de marzo, en el marco del TransHuman Fest 2015, impartiré la conferencia “Tecnogénesis, Ontología Cíborg y la Cuarta Discontinuidad”, cuyo resumen vendría a ser lo que sigue:

La idea del ser humano como ente específico y único, pensado como singularidad absoluta y diferente al resto de lo real, ha sido cuestionada históricamente por una serie de científicos y pensadores que encontraron mecanismos capaces de salvar la discontinuidad entre el Hombre y el Mundo. En la actualidad, nos hallamos sumidos en el cuarto de esos desajustes teóricos, el que aún hoy diferencia al hombre de las máquinas por él creadas.

En la presente charla repasamos las bases filosóficas del transhumanismo y el posthumanismo especulativo, haciendo hincapié en cómo el prejuicio de la cuarta discontinuidad se ha hecho extensivo también a ambas disciplinas, y presentamos una propuesta teórica para la disolución y superación de dicho conflicto a partir de una aproximación general a la ontología cíborg (metafísica del cuer­po hu­mano en con­fluen­cia con las tec­no­lo­gías que le son connaturales) y a la teoría de la tecnogénesis (la re-descripción del ser humano como híbrido tecno-orgánico perpetuamente actualizable desde el nacimiento de la especie).

Así pues, igual que hice con mi última charla, detallo hoy aquí una bibliografía con los materiales usados para la configuración del guión y las referencias, tanto a modo de introducción como para aquellos que, una vez pasado el evento, quieran profundizar en lo hablado:

 

Libros:

La Cuarta Discontinuidad. La coevolución de hombres y máquinas, Bruce Mashliz (Alianza Editorial, 1995)

Ciencia, cíborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza, Donna J. Haraway  (Ediciones Cátedra, 1995)

Natural Born Cyborgs: Minds, Technologies, and the Future of Human Inteligence, Andy Clark (Oxford University Press, 2004)

Ontología Cyborg. El cuerpo en la nueva sociedad tecnológica, Teresa Aguilar García (Gedisa Editorial, 2008)

Critica de la Razón Pura, Immamuel Kant (Editorial Alfaguara–Santillana, 1997)

Fanged Noumena, Nick Land (ed. Urbanomic / Sequence Press, 2011)

Cyclonopedia: Complicity with Anonymous Materials, Reza Negarestani (ed. Re.Press, 2008)

 

Artículos:

Ontología cyborg en perspectiva compleja desde la biología filosófica“, de Oscar José Fernández. En Ontogenia.cl

Una historia del pensamiento transhumanista“, de Nick Bostrom. En Argumentos de Razón Técnica nº14

A Cyborg Manifesto“, de Donna J. Haraway. En Simians, Cyborgs and Women

La ruptura de la cuarta discontinuidad. Trazos para una filosofía de la técnica y la tecnología“, de María Eugenia Esté. Ensayo ganador del Premio Federico Riu a la Investigación Filosófica 1999

Time without becoming“, de Quentin Meillassoux. Conferencia en la Universidad de Middlesex

Antesalas del Posthumanismo“, de OBSERVER. En La Industria del Placer

Posthumanismo #1: Transhumanismo“, de OBSERVER. En ¿Pero tú a esto le llamas arte?

The Coming Technological Singularity“, de Vernor Vinge. Simposio durante el VISION-21

H-: Wrestling with Transhumanism“, de Katherine Hayles. En Metanexus

 

Y esto es más o menos todo. De nuevo: a por ello.

 

Para cerrar el asunto de mi conferencia “Hiperstición: leyendas urbanas, mitos populares, publicidad y otras ficciones fronterizas”, dejo aquí el vídeo íntegro de la charla, así como una recopilación de algunas de las primeras reacciones de los que pudieron asistir.

 

http://elisabetrosello.blogspot.com.es/2014/12/larga-cronica-de-hispacon-mircon-2014-1.html?m=1

 

http://www.lacasadeel.net/2014/12/cronica-de-la-mircon-2014-sabado-6.html

 

Por mi parte, sólo dar las gracias de nuevo a los que estuvieron allí, así como a la organización del evento, por permitirme hacer, en esencia, lo que me dio la gana.

Seguimos.

the_madness_of_cthulhu_by_nicktheartisticfreak

 

El próximo sábado 6 de diciembre, en el marco de la MirCon 2014, impartiré la charla titulada “Hiperstición: leyendas urbanas, mitos populares, publicidad y otras ficciones fronterizas”, en la que pretendo ofrecer una introducción a la teoría básica del concepto y del “objeto hipersticioso”.

De momento, a modo de introducción, así como de complemento para los que asistan a la conferencia y quieran profundizar en lo que se cuente, dejo aquí una bibliografía sui generis con el material que he usado para configurar el guión, los textos de apoyo y las referencias…

Libros:

“Fanged Noumena”, Nick Land (ed. Urbanomic / Sequence Press, 2011)

“Cyclonopedia: Complicity with Anonymous Materials”, Reza Negarestani (ed. Re.Press, 2008)

“Capitalist Realism”, Mark Fisher (ed. Zero Books, 2009)

“Civilizaciones”, Felipe Fernández Armesto (ed. Taurus, 2002)

“Nihil Unbound”, Ray Brassier (ed. Palgrave macmillan, 2010)

“The Conspirancy Against the Human Race”, Thomas Ligotti (ed. Hippocampus Press, 2011)

“La Máquina de Visión”, Paul Virilio (ed. Cátedra, 1998)

“Leyendas Urbanas y Conspiraciones”, Pedro Palao Pons (ed. Libros Cúpula, 2009)

“Picnic Junto al Camino”, Arkadi y Boris Strugatski (ed. Ediciones B, 2001)

“Hacia una era Post-Mediática”, Francisco José Martínez (ed. Montesinos, 2008)

“Psicogeografía”, Merlin Coverley (ed. Carpe Noctem, 2014)

 

Artículos:

“Abstract Culture: Meltdown”, de Nick Land. En CCRU.net

“Accelerationism”, de Ray Brassier. En moskvax.wordpress.com

“Renegade Academia”, de Simon Reynolds. En virtualfutures.co.uk

“Guttenberg´s Monster: Slender Man and the Information Age”, de Cambot. En Sojours in Somnolence

“Polybius”, de Brad. En Knowyourmeme.com

“Hyperstition: an introduction; Delphi Carstens interviews Nick Land”. En merliquify.com

“Hipersticiones y Quimeras”, de Gerardo Sifuentes. En Facto!

“La Ley de Moore: uno de los pilares fundamentales de la electrónica”, de J.J. Velasco. En Think Big.

“Real Stalkers of Chernobyl Exclusion Zone”. En chornobyl.in.ua

 

Otros (Webs / Blogs / Charlas):

“Accelerationism”, de Ray Brassier (audiocomentarios al artículo original)

“Hyperstition”, de Delphi Carstens (en TED)

merliquify.com

Energy Flash

Outside In

Deracinating Effect

CCRU.net

Hyperstition

La Industria del Placer

FACTO!

“Algo muy grave va a suceder en este pueblo”, de Gabriel García Márquez (relato)

“El continuo de Gernsback”, de William Gibson (relato)

 

 

…a la que cabría añadir mis propios experimentos, realizados en este mismo blog, sobre el tema en cuestión: “Quintaesencia”, “Hiperstición”, “Re:Hiperstición” e “Hiperstición: Magna Cortica”.

Y poco más por mi parte.

A por ello.

 

 

2 viral

 

Si no puedes alterar algo, significa que no lo posees. No es tuyo, ni es tú…

Los planificadores urbanísticos aprovechan el mes de agosto para desatar una batería de estrategias de mantenimiento, descompensando por partida doble los biorritmos del barrio: la pereza de acumular calorías al sol se alía de manera imposible con el ruido y herida de los martillos neumáticos y los camiones a rebosar de runa… el óxido del verano impregna las vigas a la vista cuando en éstas aún no se ha acabado de decorticar el de la primavera y el invierno pasados… Es una bofetada turística, a pesar de la asfixiante masificación de todas esas fundas de plástico con patas que no andan como tú o yo andamos sino que se arrastran, con la embocadura muy abierta y a ras de suelo, para capturar y rellenarse de todo lo superficial, superfluo y superconcreto; es una incómoda alegría para el ciudadano residente… Pero queda un filo de infancia en esta hondonada verde (ya sabes: cuando el estío era aquel paréntesis; a eso refiere todo y su importancia: el estío era aquel paréntesis que el común denominador humano trata ahora de reproducir año sí y año también, fracasando miserablemente cada vez), que ensancha un Complejo()Agujero a la altura de la Torre del Fang y se coordina con otro en el Arc de San Sever y otro más bajo los cimientos del Hipercor de Meridiana; tres puntos de pivote en los que me detengo a menudo durante mis paseos de los últimos meses, en una triangulación mediante la que me obligo a mí mismo a servir de fusible entre la ficción y el hecho… Porque si no puedes alterar algo, significa que no lo posees. No es tuyo, ni es tú… Altero pues mi aparato cognitivo para que el territorio, al que quiero llamar “mío” (al que quiero llamar “yo”), me cambie y para que ese cambio altere el territorio que, alteración del aparato cognitivo mediante, me cambiará… Una rueda en la que la Visión Interior derrota siempre a la Verdad… La cafeína, la nicotina, el sueño lúcido, el sígilo, la poesía, la cartografía, el costumbrario, la mediúmnica, la paranoia y el ejercicio físico como herramientas para mi propia estrategia de mantenimiento… Yo, la cavidad resonante… La fascinación y el miedo… “Uno no puede engendrar un egregor, un parásito mental colectivo, de signo positivo. Esto es debido a que el parásito mental es energía psíquica cuajada, coagulada. Así, por definición, el egregor ‘envuelve’, mientras que lo bueno, lo positivo, ‘irradia’. El primero es un movimiento de contracción, introspectivo, mientras que lo segundo resulta expansivo, radiante”, dice Robert Godwin… Expando el campo de injerencia del territorio cuajando la ficción que mal que bien puedo captar de él… Torre del Fang, Arc de San Sever e Hipercor de Meridana… “El ayuntamiento ha cercado finalmente el yacimiento arqueológico de la Torre del Fang. Una valla electrificada rodea la necrópolis medieval que descubriesen las obras de la línea de ferrocarril de alta velocidad, así como la villa romana en el substrato siguiente y el asentamiento neolítico aún un estrato por debajo. El pilar de los apuntes para la biografía del sitio, ahora blindado e inspirando un temor ramplón mediante los cartelones de advertencia en gruesas sílabas institucionales sobre fondo amarillo fatal.” “Últimamente está supurando vibraciones retorcidísimas. Si se pone agresivo, Dios no lo quiera, volverá la racha taimada de benzodiazepinas, volverán las luces gris gas cerúleo de inhibición en su jardín a aterrizar y la sucia estridencia de los paneles LED publicitando estupideces tirará de él en cien direcciones a la vez, y ya no cuenta con que San Severo les mande a todos a tomar por el culo.”“—Los ecos de los veintiún muertos en el atentado de Hipercor, en Meridiana, están preparando ya la migración de otoño —dice el muchacho—. Diecisiete adultos y cuatro niños. Apiñados en la Sagrera literal. La Sagrera como el espacio que rodea las iglesias, el que tiene la consideración de territorio sagrado, protegido de la violencia feudal —dice—. Los ecos de diecisiete adultos y cuatro niños se aferran a patrones de conducta pretéritos alrededor de la parroquia de San Juan Bosco. Memoria contaminada. Se pelean, burlando la literalidad. Es un ballet de clientas discutiendo con dependientes por una derrama sin aclarar, inconexa con respecto al entorno. Clientes que preferirían estar en el Museo de la Cerveza, al otro lado del borde sacro —dice—. Los críos echan carreras. Quedando tan poco para la caída de la hoja, resulta hermoso.”… Tres partes móviles en tres piezas, para tres puntos hiperespecíficos de mi lugar y mi tiempo, que sirven a la apropiación del entorno mediante la violación sostenida y constante de la Magna Cortica, la hipotética carta de derechos del sistema cognitivo alterado. Contribuyo a la reforma dejándome poseer y poseyendo. Ya sabes: de otra forma, no es tuyo, ni es tú.

Guide-psychogeographique-de-Paris-518x306

Digamos que…

Hay una vibración subyacente a la ciudad que es el zumbido constante de lo eléctrico y lo electrónico al que ya nos hemos habituado y que se sitúa, aproximadamente, en una frecuencia constante entre los 60 y los 65 hertzios… Este ronroneo de salmodia puede alterarse, afinarse o amplificarse; puede escindirse del resto del paisaje sonoro, del ruido del tráfico, de las interferencias de la naturaleza y de la tecnología pesada, del tictac del biorritmo urbano y volverse accesible gracias al uso de ciertas extravagancias funcionales tales como la psicogeografía o la sintonización ontolingüística… Debido a la  poromecánica del territorio, de la Zona de Operación Humana, en esa vibración se generan Complejo()Agujeros como notas sueltas en el pentagrama para la composición de sólido y vacío que conforma lo real-factual… Entidades meméticas, a las que nos referiremos como Corredores Fantasma No Gregarios, emanan de ellos constantemente, solapando su carrera al trazado de la calle y de la línea de metro, a la arquitectura y circunscripción del sustrato de bodegas y garajes tanto como de edificios y monumentos… Son radicales libres en las historias y las leyendas de la urbe, enraizados en el fondo documental aunque no por ello impermeables a la interpretación subjetiva… Persigo esta noche a uno de ellos, uno de los más pequeños y lentos, que acaba de usar un Arco del Triunfo de estilo mudéjar como punto de control para su maratón perpetua y al que pido humildemente que me guíe hasta casa… Tras su estela ectoplásmica se alzan conexiones con la hueste de escritores y artistas cuya huella en la acera aún resuena… En el área entre el Arco y la Estación del Norte incide con fuerza la radiación residual emanada por el relativamente cercano Parque de la Ciudadela y su masónica Puerta de Europa. No es casualidad que aquí se hayan reunido con asiduidad, durante el último siglo y pico, tertulianos decadentes y conspiradores de la pintura y las letras… En la Estación, el Corredor entretiene la espera hasta que le alcance haciendo cabriolas en el Cielo Caído de Beverly Pepper, el raro grupo escultórico de mosaicos integrados al terreno aledaño (“invertir el espacio y llenarlo con el mundo que lo rodea”, defiende la autora en sus varios manifiestos)… Prosigue, y prosigo yo con él, deteniéndose a menudo a libar la esencia de la sangre vertida por motoristas en los frecuentes accidentes que acontecen en los cruces de calzadas perfectamente verticales y horizontales, venas gordas de Ensanche… Llegamos a una plaza de toros desnaturalizada tras las recientes prohibiciones pero que aún huele a espíritu de degüello bárbaro y sádico sudor ácido de represión sexual mal encauzada; este mes se ha instalado un espectáculo circense aquí y, mira, ahí está el payaso jefe de pista, en el cartelón, con la mirada triste del que implora un perdón culpable al carpetovetónico supervisor de lo rancio… El Corredor rodea la plaza y me hace cruzar un parque a oscuras… Nos detenemos de nuevo, ahora para una micción en una cresta de ladrillo grafiteada con un rostro cubista en azules metalizados que le grita vaya usted a saber qué a los vetustos almacenes que flanquean la glorieta hacia la que se encara; orín dejando una marca de uve invertida en la boca del pelele… Una alfombra ocre de luz de las farolas se desenrolla en línea recta sobre el recuerdo apenas medio formulado de las voces narrativas de algunas de las fábulas ambientadas en el barrio: la crónica del asesinato de la camarera de aquel Snack Bar y su investigación posterior, que llevó a destapar una trama de sobornos para conseguir infladas pensiones alimenticias e injustas custodias maternas en procesos de divorcio amañados; el incendio y la explosión de aquel templo para los mercaderes de la segunda mano, que dejó huérfana a una niña que posteriormente contaría en un escandalosísimo libro su adopción como sirvienta por parte de un matrimonio de potentados fascistas que la introdujeron en el circuito subterráneo de orgías fetichistas entre prohombres de la urbe; el sitio a los trabajadores sindicados en aquella antigua planta procesadora de harina, resuelto con la entrega de un cabeza de turco acusado de sabotaje de los medios de producción absolutista… El barrio de la Hondonada, donde antaño se producía miel para los señoritos del Casco Antiguo y el Centro Neural; miel que aún fluye, radial, bajo los depósitos pluviales, almacenada en dulces grutas apuntaladas por raíles ferroviarios descartados… Mi barrio… Ya casi hemos llegado… Hilaza de pensamiento enhebrada en el Complejo()Agujero; aguja magnética; cuerpo urbano diluido en vibración con la Zona de Operación Humana… Toda la libertad del mundo para deambular al tiempo por el espacio físico y por una imaginaria fotografía mental en blanco y negro, emocionalmente reactiva… La vibración subyacente sube una octava que es un cordón rojo enredándose en chinchetas pinchadas en el mapa recorrido… Cae la última; fachada: 1902; edificio reformado en 1992; rehipotecado en 2012; pintada: EL PUEBLO OLVIDA… Dudo un segundo si llamar al timbre en el portal de casa para despedirme del Corredor con un pitido que desgaje nuestra sintonía. No es necesario; basta con el tintineo de las llaves y con desconcentrarse listando lo que haré al entrar: un beso de bienvenida, un descalzarse, una morosa actualización de estado y un planear el poner esto por escrito… El Corredor Fantasma No Gregario se marcha en espantada. Va a por alguien que podrías ser tú, atento al ruido. Síguele.

Ciclope gr

Formulémoslo así…

Hiperstición: la superación de la superstición, la profecía autocumplida por el ensalmo del hype, elementos de ficción que se abren paso a la realidad factible… En el principio fue el verbo, sí, pero el verbo refería a algo; refería a una arquitectura que, verbo mediante, se autorrealizó en un discurso performativo que se bautizó a sí mismo como realidad… Luego se encarnó en un ojo en el cielo, dador de vida pues al ser un aparato esencialmente cognitivo creaba al ver, delimitaba al comprobar, plantaba progreso al supervisar… El pecado está en los ojos del que mira; el resultado depende de la coordenada espacio-temporal-sensitiva en la que el observador se encuentre… A imagen y semejanza, el único ojo del Cíclope (esa hipotética raza de gigantes guardianes de la ansiedad por falta de vínculo con lo divino del primer Hombre) fue la especulación materialista del verbo… El primer Hombre llevaba a cuestas una concha de caracol hecha de conceptos secretados por él mismo, carga informativa cristalizada en algo físico e integrada a lo aparentemente no-informacional, a lo material, a lo estructural, y bajo el peso de esa concha el Hombre se arrastraba por la Tierra, dejando un rastro de baba para que el Cíclope pudiese seguirle, encontrarle y, en el mejor de los casos, prever su rumbo y quizá (la eterna esperanza del Hombre puesta en la acción que nunca se realizará) intervenir, como un padre severo pero justo o como una confirmación de que tras el verbo había alguna clase de Gran Plan Último… Aunque dentro de la concha resonaba cada noche la misma pregunta: ¿existía tal Cíclope, o era sólo una invención del Hombre, un consuelo?… Los caminos del Hombre y el Cíclope nunca llegaron a cruzarse, pero siempre quedaba la fe… Cosa que no evitó que el Cíclope se extinguiese, cuando la concha del primer Hombre fue tan grande como para albergar a su descendencia de millones… Ahora la concha como una epidermis y un mapa es explícita, y tira de magia barata al exhibir el concepto en, digamos, una valla publicitaria o una campaña de concienciación o la especulación de los mercados bursátiles, antes de escarcharse en concretamente ese producto que tras mucho anunciarse ya está a la venta, en concretamente ese éxito de público que ya venía pregonándose al público mismo antes de que éste tuviese la oportunidad de juzgar, en concretamente ese repunte en el valor de la empresa… Hiperstición; ficción tornándose realidad… En honor al Cíclope, en legado y por si acaso, queda el ojo en las cámaras del telediario y el ojo en el medidor de audiencia, el ojo en las comisiones de control gubernamental y la pregunta: ¿acaso el supervisor del Hombre no es más que una invención del Hombre?… El ojo en el papel moneda, el ojo en el tratado de anatomía topográfica y, más allá del ojo, el verbo, todo eso que tú y yo usamos para contarnos de qué va este contexto mientras lo recorremos en círculos, paso a paso a paso a paso.