archivo

Archivo de la etiqueta: Tríptico Linde

PdA0

Petenera de Arrabal fue la performance ritual con la que el pasado jueves presentamos en Barcelona mi última novela, Ciencia Raíz. Pero fue algo más que eso, también: una celebración del equinocio, un canto de aproximación al exorcismo, una purificación, una poética de cuerpo y mente para conjurar la inmersión en el libro y una experiencia de bautismo perinatal magnífica.

PdA1PdA2

María Vera y Carmen Doorá, enmarcadas por el aparato tecnocronográfico de la exposición de Rai Escalé en esa sala Eat Meat que quisimos convertir en templo, se dejaron poseer durante algo menos de media hora por entidades que bien podrían ser partes de lo femenino que hay en Ciencia Raíz como superconductores de la fecundidad ficcional, tanto brujas como la-idea-de-una-bruja-que-es-por-tanto-y-perse-una-bruja, en la misma medida verdad y mentira, hecho y ficción.

PdA3PdA13PdA4

La voz y el embarazo y la ablución… El cuerpo y la contorsión y el comulgar… En Petenera de Arrabal tuvieron la misma importancia texto y sensación, intérpretes y público… El cénit del ritual fue un apostar por el futuro al rendir tributo a la criatura nonata en el vientre de la cantaora… Su articulación fue un tirar de palancas semióticas y pulsar botones perceptuales por parte de la intérprete y maestra de ceremonias… Y mi relato, velado por la fragmentación y la dramatización, arropándolo todo…

PdA5PdA6PdA7

Está la opción en la que el mundo apenas tiene unos cientos de años, y está el mundo regulado entre sombras por una conspiración de directores de orquesta. Está el relato por el cual Tesla logra al fin transmutar el plomo en oro, usando sólo una calculadora a vapor y el millón de millones de vatios de una tormenta de ideas, y aquél que asegura que el virus de la información no ha evolucionado por vía humana sino que se sofistica y crece en el ladrillo, grandes bloques de memes habitados por hombres y mujeres afectados por una regresión a lo síndrome de Down, por una falla evolutiva Alzheimer provocada por el exceso de marketing, por paranoia de supercuerdas por la que somos tullidos. Está la secuencia de siesta que pregona emociones esculpidas como estatuas de hielo, transitorias y danzando en coliseos enmoquetados de nubes; como está la línea argumental de las crisis económicas y la línea argumental de los que se enriquecen con éstas; y la teoría de la evolución y el Génesis en la Biblia, contando lo mismo con metáforas distintas.

En el principio fue el verbo, y el verbo se pronunció en referencia a un argumento probable. Poniendo en circulación una estructura de energía a la que dar forma.

PdA8PdA9PdA10

Quizá en la víspera del final escojamos todos, por consenso, ser agentes en un corpus |Hijos de Martín Gala| actuando para las cámaras de control del tráfico; avatares psicodélicos con la moral escondida que se sueñan un presente a medida porque, ahora sí, de verdad, empíricamente y dejando de lado toda superchería, el futuro no existe. Fin de trayecto.

PdA11PdA12

No puedo más que dar las gracias, muchísimas, a María y a Carmen, por el inmenso abanico de sensaciones que fueron capaces y tuvieron a bien desplegar y compartir allí, entonces, así como agradecer a los que asistieron al espectáculo (con mención especial a Mercé Martínez; amiga, madre y que, por un instante, fue también circuito cerrado) no sólo el haberlo hecho sino el haber accedido a ser cómplices de él, sirviendo como catalizadores del rito. Por supuesto, dar también las gracias a Riot Über Alles, por la paciencia y el espacio, y a Antonio Pérez por las fotos que ilustran esta entrada, así como al resto de los que hicieron posible que Petenera de Arrabal, para bien o para mal, vaya a quedar archivado en el expositor especial de mi memoria donde guardo las contadas ocasiones que he tenido la fortuna de acercarme a lo sublime. Gracias. De verdad.

Estamos de vuelta en el estado del calor insoportable, Barcelona ciudad… Este narrador te está mintiendo… Aflorando del búnker en el que llevo recluido desde los fastos de Sant Jordi… Este búnker que es un escripto-laboratorio, ya sabéis… Nada serio, todo metáfora… Calmando la infoxicación a fuerza de red social… Aunque no mano sobre mano: releyendo a Jardiel Poncela y a Goytisolo… un verso, “no ocupar asiento en el festín de la ignominia”, que llega tras la polémica más absurda que me haya echado yo jamás a la cara y que lleva a saldarla con la firme intención de arrojar por la borda ciertos lastres que pasaban por amistades y deshacer contactos y quedarse con lo que brilla y no con lo que mancha… No te creas su sonrisa… Releyendo a Kristof y a Eduardo Chicharro y lo nuevo de Sterling y a Enzo Russo… Muy poco ocio, más que los videojuegos y la música que se han imbricado en mis percepciones como arte utilitario; mucho Half-Life y Doom Metal, mucho Condemned y jazz, mucho emulador en 16 bits y flamenco extraño y oscuro… Ya han empezado a controlarte… He vuelto a la magia (aunque nunca me fui de ella) como resistencia a la máquina autárquica, como me enseñó Joel Biroco y sigue enseñando Phil Hine…Porque a los bardos que traicionaron a la alucinación ahora los llaman “copy”, pero las armas están aquí, por todas partes, y sólo hay que aprender a usarlas y practicar, practicar, practicar para llegar a conjurar contra sus eslógans y romper el código publicitario con códigos abiertos a la imaginación infinita… Mundo Karaoke nos metió en esto… en la crisis, en la depresión, en la deuda, en el deseo implantado, en la manipulación, en la quiebra y en la mala mentira, en el buen rollito y el encogimiento de hombros que pasa por idiosincrasia de todo un país, y sigue sumando etcéteras… La ficción nos sacará de ello… El flamenco extraño del que hablaba antes, y la magia, acabaron yendo de la mano en el manuscrito, ya entregado a editorial, de lo que (esperemos) será la tercera y última entrega, el culmen de mi Tríptico Linde, la serie inciada con Cinco Canciones de Cuna, seguida por Orígenes del Lodo y que acabará con esto, que se articula a partir de tres citas:

“Niega, tu enfermedad

Aíslate, puro

Puro, solo

Estoy tan impresionado, puro

Puro”

Godflesh, Pure

 

“El duende tiene su morada en las últimas habitaciones de la sangre y es

allí donde hay que atreverse a despertarlo para pelear con él y quemarse

con su fuego […]; para encontrarse con él es preciso rechazar al ángel y

dar un puntapié a la musa”

José Matínez Hernández, Poética del cante Jondo

 

“Las largas horas se mueven por las grietas como esmeraldas que se encienden y apagan, en la noche sonrosada del sufrimiento. Cada destrucción pone su epígrafe espeso en la jaula que elige.”

Juan Eduardo Cirlot, Oración Atonal

Y aún quedaba algo por hacer… un par de colaboraciones, un desquitarse de nuevo y el fuelle aún lleno… Porque quedaba algo por hacer… Tenía otra novela dentro… Cuando miras al abismo, éste a veces te guiña el ojo… Este segundo artefacto no casaba con el anterior, aunque en gran medida sus primeros engranajes van engrasados con el placer de haber participado de ese ritual llamado “Encante”, perpetrado por Carmen Doorá y María Vera… Flamenco rancio y magia ritual y poesía visual y… un hilo superconductor… ¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué esperar?.. Y así, ahora mismo el primer borrador aún caliente de un segundo manuscrito espera en el escritorio de mi portátil y, satisfecho, el fuelle vacío se ha henchido de nada que pesa lo que pesa el orgullo y huele a victoria sobre uno mismo… Porque esta segunda cosa es mi reacción a Mundo Karaoke, un pedacito de resistencia y una carta de amor a la Ciencia Ficción,  que empieza citando:

“Los nuevos centros históricos son, junto con las fortalezas del mercado, otra de las principales formas de la arquitectura del presente: espacios sin historia, sin memoria, artificiales, que encierran un tiempo ahistórico en el que nada fluye. El pasado se ha convertido en un espécimen conservado en un tarro de formol. Está, pero no se vive.”

Luis Montero, La Nueva Calle 42  


“Nos mordemos y mordemos a nuestros perros

Y estiramos la piel inamovible

Aquí estamos, amigos

Vivos y colocados, pero todos tan hermosos”

Monster Magnet, Dopes to Infinity

Por supuesto, de ambas cosas hablaremos más adelante… Aquí o en los bares o en las tabernas de la virtualidad social… De ambas cosas; de pisar el freno; de cosas nuevas; y, en la próxima entrada, de una muerte roja y enmascarada… Sean ustedes buenos…